El Mercado Medieval afronta su recta final


Lo de medieval es lo de menos en este mercado cuando salvo la decoración de las calles y la indumentaria de los artesanos ponen en evidencia anacronismos que no existieron en el medievo

El buen tiempo del sábado y del domingo ha hecho olvidar tanto a los artesanos como al público cordobés el chaparrón de agua en la inauguración y el apagón eléctrico de la noche del viernes en el Mercado Medieval. Vueltas las aguas a su cauce, las jornadas del fin de semana se desarrollan con normalidad, con afluencia de cordobeses en las calles de Miraflores que por unos días se convierten en un atractivo que ha incluido este último fin de semana de enero en el calendario festivo de la ciudad.

Grupo de atracciones en el Mercado Medieval.
Grupo de atracciones en el Mercado Medieval. /Foto. LVC

Lo de medieval es lo de menos en este mercado cuando salvo la decoración de las calles y la indumentaria de los artesanos ponen en evidencia anacronismos que no existieron en el medievo que, más allá de la bisutería y de los productos cosméticos,  con patatas y tomates que aún no habían llegado de América o gofres y kebab que se desconocían en estas latitudes, sin olvidar el aire celta que estéticamente queda muy bien pero que en realidad estuvo lejano de la edad media cordobesa.
Los niños son los que más disfrutan en esta cita por la sucesión ininterrumpida de actividades que se suceden en distintos puntos del Mercado Medieval. En el jardín situado junto a la calle Carmen Olmedo, se encadenan las actuaciones de charangas, trapecistas y acróbatas mientras en otros rincones se pueden encontrar diversas atracciones infantiles.
Pero el Mercado Medieval no se circunscribe a las calles en la que se suceden sin interrupción los puestos de los artesanos, sino que también se extiende a su entorno inmediato del Campo de la Verdad donde, además de la animación que cobran sus calles en estos días, los bares y sus terrazas se ven abarrotadas de grupos que deciden optar por las fórmulas más tradicionales de la gastronomía cordobesa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here