La 'Tardebuena': una tarde buena, muy buena


Cientos de cordobeses disfrutan durante esta tarde, del día 24 de diciembre, de la tradicional 'Tardebuena', que varios establecimientos realizan en la capital cordobesa

Desde hace ya bastantes años, la tradición de disfrutar del día 24 en la calle, tras salir del trabajo es algo muy arraigado en la cultura cordobesa, sobretodo, en las generaciones más jóvenes. Cada uno lo llama de una forma. Unos, más finos y cosmopolitas dicen, que es el “after-work”, que traducido viene a significar “pararse después de trabajar y tomarse unas cañas con los amigos”. Otros, prefieren llamarlo la Tardebuena, este último es el término más acuñado por los vecinos de Córdoba. Según nos explica un grupo de jóvenes que disfrutan año, tras año de este festejo, “la Tardebuena comienza sobre las 14:00 cuando nos juntamos en algún bar, a partir de ahí, la mayoría de los bares ofrecen tapas, junto a las cañas, a sus clientes, y, casi siempre, es eso lo que comemos”. Así, tras la quedada, “lo que hacemos es dirigirnos a otros bares y hacer exactamente lo mismo que en el primero”. Ya, sobre las 17:00, “comenzamos a consumir otro tipo de bebidas y, de ahí, hasta que aguante el cuerpo”, concluyen los jóvenes.

Jóvenes en la
Jóvenes en la ‘Tardebuena’. /Foto: LVC

Los establecimientos, conscientes del tirón que tiene esta celebración, ofrecen a sus clientes todo tipo de ofertas, entre las que se incluyen: tapa más consumición, dos por uno, o, incluso, los hay más originales e invitan a una bebida, o chupito, a cambio de que el cliente les cante un villancico. Por supuesto, la música es algo que no puede faltar en la Tardebuena, cientos de bares contratan a Dj´s para que animen la celebración, otros prefieren grupos flamencos, por aquello de no perder las costumbres. Precisamente, Alfonso Millán que es propietario del bar Casa Millán explica que “ya es tradición que todos los años se junte parte del barrio de San Lorenzo aquí”. Por otro lado, las hermandades también han organizado “zambombás”. Este es el caso de la Hermandad de la Paz y Esperanza, en la que el coro que lleva el nombre de esta corporación ameniza la tarde con villancicos, sevillanas, rumbas y todo tipo de cánticos para festejar la Navidad.
¡Tardebuena
¡Tardebuena’. /Foto: LVC

Efectivamente es una tarde, muy, muy buena para algunos y no tan buena para otros. Los padres son los más perjudicados con esta situación. Según afirma, por ejemplo, Dolores Tejada, madre de uno de los jóvenes que disfrutarán de la Tardebuena, “me paso toda la tarde esperando que el niño llame al móvil, tanto yo como su padre”. Tejada cuenta que “el año pasado, hasta las 23:00, mi hijo y sus primos no llegaron a casa y estábamos toda la familia esperando con la mesa puesta”.
Eso sí, hay otros padres que no dejan pasar la oportunidad y se unen a sus hijos en esta vespertina celebración. Es el caso de Rosario Pérez y Manuel Quesada. Ambos, explican que “nosotros ya nos hemos dejado todo preparado en casa para cuando lleguemos por la noche y así sólo tenemos que ducharnos, cambiarnos y disfrutar de la cena”. A esto, añaden que “¿por qué van a disfrutar nuestros hijos y nosotros no?”, además, “en nochevieja hacemos exactamente igual”.
Lo que, desde luego, se debe tener muy claro, es que la precaución va ante todo y el control es fundamental. Tampoco, hay que olvidar que, es cierto que esta tarde es Tardebuena, pero que esta noche es Nochebuena y que mañana es Navidad y hay que saber honrar el verdadero significado de estas fiestas.