Decoración navideña: proporcionada y tradicional

61

Miguel Ángel Valenzuela y Rafael Cuevas, especialistas en el arte de la decoración, explican cómo realizar una buena ornamentación navideña las casas.

La decoración navideña de las casas ha variado a lo largo de los años. Lo que antes estaba de moda ahora resulta obsoleto y lo que ahora prima, seguramente en unos años también se considerará “cateto”. Sin embargo, el gusto no tiene claves, ni leyes y cada uno puede preparar su casa para recibir la Navidad como quiera. Lo que sí es cierto es que existen unos cánones, unas claves que expertos en decoración han querido exponer en este medio para ayudar a todos aquellos que aún no saben como decorar sus casas para estas fiestas navideñas. De esta forma, Rafael Cuevas y Miguel Ángel Valenzuela, ambos expertos en el mundo artístico y decorativo nos ofrecen las claves de este complicado arte de la decoración navideña.

Casa decorada de Navidad por Miguel Ángel Valenzuela. /Foto: LVC
Casa decorada de Navidad por Miguel Ángel Valenzuela. /Foto: LVC

En primer lugar, entre los elementos que no pueden faltar en una casa en Navidad, Valenzuela ha explicado que “no se pueden obviar la decoración natural, ya sea con un pino, flores, piñas, bayas rojas, o cualquier otro elemento. Tampoco las velas y, como manda la tradición, alguna representación del nacimiento de Cristo”. En este sentido Cuevas añade que “no se puede olvidar la ilusión del montaje, desde pequeños siempre hemos visto como este día era un día grande en nuestras casas. Esto supone, hacerlo en familia, con los nietos, los abuelos, es fundamental, más sencilla, más humilde, más cateta o más elegante, sobretodo la ilusión”. Hay tres grandes inspiraciones, según considera Cuevas, “las casas americanas, los escaparates de las tiendas londinenses o la decoración napolitana, centro europeo de la Navidad”. Precisamente, “Carlos III trae de Nápoles la tradición de montar el Belén tal y como lo conocemos a España”.

Decoración navideña por Rafael Cuevas. /Foto: LVC
Decoración navideña por Rafael Cuevas. /Foto: LVC

Córdoba, también sus tradiciones en lo que refiere a la decoración navideña. “Lo nuestro realmente es lo popularmente conocido como el nacimiento o Belén. También, alguna representación del niño Jesus y luego la decoración natural de nuestros campos, las flores de temporada, el pino y las piñas”, ha destacado Valenzuela. A esto, añade Cuevas, “en Córdoba hay un aspecto muy bonito que es ir a por monte a la sierra: la juncia, la jara, el romero, el lentisco. Además de esto, existía un tipo de Belén alegórico y simbólico que hacían artista como Miguel del Moral o Pablo García Baena, eso es muy de esta ciudad”.

Casa decorada de Navidad por Miguel Ángel Valenzuela. /Foto: LVC
Casa decorada de Navidad por Miguel Ángel Valenzuela. /Foto: LVC

Es muy importante la proporcionalidad e intentar escapar de lo que se puede considerar cateto. Aunque esta tarea no es fácil. Según Valenzuela, “lo cateto en Navidad puede tener licencia, la fantasía, el colorido, la purpurina, los destellos, son fiestas en las que debemos deslumbrar nuestras casas y manifestar alegría también con la decoración. También, es cierto que todo esto se puede hacer de una forma elegante y proporcionada cuidando los detalles y el color”. Cuevas, por su parte, insiste en la proporción, “todo lo que esté dentro de unos cánones estéticos proporcionados y que no sea algo exagerado puede valer”. A esto, ha añadido que “al ser una tradición cristiana no podemos olvidar que, en algún punto de la decoración, parte importante es Belén o elementos católicos”.

El color para este año, opina Rafael Cuevas, “es el blanco y el rojo, aunque tampoco hay una regla estricta”. Por ejemplo, en la decoración, ahora, “se está mirando mucho el estilo del siglo XVIII, en el que primaba el dorado, por lo que este color también puede estar presente en nuestra decoración navideña”. Miguel Ángel Valenzuela coincide en este aspecto. Según el artista, “el color por excelencia de la Navidad es el rojo y el dorado, aunque cada vez es más ecléctica en este aspecto, los tonos pasteles y empolvados, también, son muy empleados”.

Casa decorada de Navidad por Miguel Ángel Valenzuela. /Foto: LVC
Decoración navideña por Rafael Cuevas. /Foto: LVC

Los artistas también nos explican cuando hay que poner los motivos navideños en casa y cuando hay que quitarlos. Según Cuevas, normalmente, “se pone el día de la Purísima, como se decía en Córdoba, el 8 de diciembre, y se quitaba el día de los Reyes. En algunos casos, los Belenes se quedaban hasta el día de la Candelaria, así daba más tiempo a que los amigos pudiesen disfrutar de éste”.Valenzuela, por su parte, afirma que “aunque cada vez lo hacemos más temprano, se suele tener en los primeros días del mes de diciembre”. También coincide con Cuevas en que lo mejor es “quitarlo el día de Reyes, aunque, tradicionalmente, también se ha retirado el día de la Candelaria, 2 de febrero”.

En definitiva, y por hacer un resumen, para esta Navidad se debe tener en cuenta las proporciones del lugar que queremos decorar, no sobrepasar la línea de lo exagerado. De la misma forma, aunque no hay nada escrito, es recomendable la utilización del color blanco, rojo y dorado. También es muy importante no olvidar que las raíces de esta celebración son católicas y, como tal, se debe tener en cuenta a la hora de decorar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here