Aviso navegantes: Cruz Roja busca voluntarios con ganas de hacer cosas por los demás


El Día Internacional del Voluntariado desde Cruz Roja, hacen un llamamiento claro a la dinamización para ganar músculo y poder desarrollar más proyectos en beneficio de la comunidad

Cándida Ruiz es pura energía. Una mamá todoterreno. Además, es abogada y la nueva presidente de Cruz Roja en Córdoba; por ese orden, esas son sus prioridades en la vida. “Aunque llegue a casa a las 11 de la noche, si mi hijo necesita que le explique algo de Filosofía lo voy a hacer poniendo todo el empeño para que entienda la lección”. De esta manera, esta montillana afincada en Córdoba tiene muy claro que a pesar de los más de 3.000 voluntarios con los que cuenta la institución humanitaria en Córdoba y provincia, hay que involucrar a más gente. Por una cuestión muy sencilla: está convencida de que lo que Cruz Roja hace por la sociedad es “bueno” y el altruismo, aunque sea con un poquito de tiempo a la semana, “es una parcela que todo el mundo necesita llenar en su vida”. Eso sí, no tiene por qué ser en Cruz Roja. De hecho, su marido sigue en Cáritas repartiendo bocatas por la noche porque lleva muchos años en ese proyecto. No hay competencia en la solidaridad. Todo suma.
img_0178
– A pesar de que fue elegida presidenta de Cruz Roja Córdoba hace tan solo un mes, ¿podría hacer un balance al respecto o, al menos, abordar sus expectativas?
– Pues por el momento estoy intentando compatibilizar mis tres frentes; el primero, por supuesto, mi familia; mi trabajo y mi dedicación en Cruz Roja. Pero mi balance es más positivo del que podría esperar. El pasado fin de semana estuve en Almería en un encuentro de presidentes locales y aunque ha sido algo agotador, la satisfacción y la gratificación que uno obtiene cuando ve que este proyecto es bueno, que se hacen cosas por los demás, lo compensa. Es mucha la implicación que tiene la gente con los demás, las necesidades que existen y que no somos conscientes. Cuando te pones en actitud de escucha consigues que te cale y para mi es una forma de entregar una vida que te salva.
– De ese encuentro, ¿destaca algo en concreto?
– Bueno, ese encuentro fue sobre todo organizativo pero he asistido a una entrega de premios en Sevilla donde me caló el testimonio de un Guardia Civil de Tarifa que saltándose todos los protocolos, con el mal revuelto, nadó a por un inmigrante pero no logro salvar la vida de una segunda persona y volvió a casa con la sensación de que no había podido salvar una vida. Lo hice valer el otro día. Del mismo modo que este chico salvó una vida, creo que las empresas con su colaboración también son salvadoras de vidas, porque dan empleo a familias con falta de sustento. He aprendido que la gratitud es siempre nuestra porque hay muchas formas de salvar vidas. El granito de arena de quien forma parte del proyecto de Cruz Roja contribuye a que ayudemos a que hagamos una sociedad más sana, un ejemplo para que la sociedad navegue en valores.
– Granito de arena como el suyo. Que ha pasado de ser una especie de auditora interna a ser presidenta. Un gran cambio y un gran reto.
– Pues sí, me embarco en un barco que desconozco pero en el que tengo puestas muchas ilusiones. Hace unos años me pidieron colaboración, y comencé en una comisión autonómica de Derechos y Deberes que es como un órgano de control que garantiza la transparencia y la legalidad. Era instructora de expedientes disciplinarios en prácticas garantistas para los voluntarios pero, a la vez, transparentes para la institución donde la persona tiene la oportunidad de defenderse pero también de corregir el comportamiento o la acción que no se ajusta a las normas de la institución. Esto me ha permitido ver la gran labor de Cruz Roja. Lo que más me llamo la atención, ha sido conocer un grupo de personas de mucha talla profesional pero sobre todo humana. A mí lo que me captó fueron los valores de estas personas. Eran entrañables y muy cercanas. Con ellos he descubierto que si das 1 recibes 100. Es una gratificación que no se puede medir en dinero, no es económicamente cuantificable.
img_0179
– ¿Cuáles son sus proyectos más inmediatos?
– Uno de mis proyectos es impulsar las asambleas locales; contamos con diez repartidas por toda la provincia, además de la asamblea local de Córdoba y la comarcal del Valle del Guadiato. Estoy convencida de que en la provincia hay mucho campo donde trabajar. Me gustaría que Cruz Roja sea mucho más conocida y que crezca su actividad local, para lo que es necesario que crezca el voluntariado porque nosotros no somos una asociación con voluntarios sino de voluntarios. Ellos son el motor de la institución y hay algunas asambleas que necesitan un impulso en su dinamización porque la provincia tiene mucho potencial pero quizá necesitemos que los alcaldes comprendan que Cruz Roja es auxiliadora de los poderes públicos, que podemos hacer mucho más por los vecinos si se involucran con nosotros. Después de Coca Cola, probablemente, el logo de Cruz Roja somos los más conocidos en el mundo. Además, también quiero trabajar por incentivar más a los voluntarios, transmitiendo mensajes y estímulos para que entiendan que Cruz Roja es única, moderna y cercana y que aquí hay sitio para todo el mundo. Esto pasa por incentivar a trabajadores también, para que sientan ese valor añadido de Cruz Roja y lo sepan transmitir, que la sientan como algo suyo, porque además es que queremos ofrecer algo que es muy bueno. Cruz Roja necesita de la sociedad y ella necesita de nosotros, para estructurar una sociedad sana. También me gustaría llegar más a las personas mayores, porque la pirámide poblacional sigue en la tendencia del envejecimiento y su mayor problema es la soledad, les hace falta que le presten atención, que los acompañen a sus tareas, les den compañía.
– ¿No se puede entender este mensaje como que sustituimos a trabajadores por voluntarios?
– No, yo creo que Cruz Roja tiene espacio para todos. Además, la actividad voluntaria está regulada por Ley del Voluntariado que marca qué pueden hacer y qué no.
– En el caso de Cruz Roja, han logrado una retroalimentación ejemplar; muchos de los voluntarios han sido o son, a la vez, usuarios de algunos departamentos.
– Suele ser más generoso el que menos tiene, hay personas que han pasado necesidad, han sido usuarios y se han impregnado de la cadena. Pero el denominador común, es que la gente a Cruz Roja no se acerca ni por orientación política ni religiosa, se acerca con el corazón.
– ¿Cuáles son las necesidades más acuciantes en Córdoba?
– En Córdoba trabajamos muchísimos ámbitos: infancia, prostitución, maltrato, refugiados, inmigrantes, personas con sida. ¿Qué colectivo está más necesitado? No lo sé, ahora la cuestión de refugiados es importante, eso es una realidad. También apoyamos la economía de familias en paro que no necesitan pagar facturas o comprar alimentos. El plan de empleo también es muy fuerte. Pero, desde hace un año estamos llevando a cabo una nueva metodología de atención, un marco de asistencia integral a la persona. En vez de que una persona vaya a distintas ventanillas, ahora la persona es el centro y un facilitador la conduce de manera individual y tutorizada para atender sus necesidades familiares, asistenciales. Se trata de un itinerario personalizado de intervención para dignificar más al usuario y atajar el problema por completo, no solo parches puntuales.
– Hablemos de cifras, que en eso Cruz Roja es muy potente.
– Hay unos 100.000 usuarios en toda la provincia, más de 3.000 voluntarios, 15.000 socios y en plantilla más de 180 sin contar con el Hospital cuya gerencia es aparte. Pero nunca se puede bajar la guardia. Cruz Roja tiene un sitio para todo el mundo.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here