El 'black Friday' se vuelve solidario con el Banco de Alimentos


Además del viernes de los descuentos, el 25 y 26 de noviembre son los días de la gran recogida del Banco de Alimentos de Córdoba que espera ayuda de los cordobeses

Aprovechando que el viernes se celebra la americanada del ‘black Friday’ con descuentos en las tiendas, se puede aprovechar el día de shopping para echar una mano al Banco de Alimentos de Córdoba que este viernes y el sábado organizan su gran recogida de alimentos en hasta 169 establecimientos de Córdoba y provincia. Es muy fácil identificar a los más de 3.000 voluntarios que estarán en la puerta de grandes superficies y cadenas de alimentación con su peto blanco y el anagrama del Banco de Alimentos.

Los voluntarios organizan los alimentos que les van llegando para ser clasificados correctamente. Fuente: LVC.
Los voluntarios organizan los alimentos que les van llegando para ser clasificados correctamente. Fuente: LVC.

Lo mismo que en las tiendas de ropa, seguramente, por eso de estar a final de mes, las coordenadas son “bueno, bonito y barato”, para el Banco de Alimentos lo que hacen falta son alimentos no perecederos para que puedan llegar en buen estado a las 30.000 familias cordobesas que lo necesitan.
Y ante las reticencias que puedan surgir tales como: ¿seguro que los alimentos van verdaderamente para quien los necesita y no para una entidad determinada?. Pues bien, en su sede de la capital, en el antiguo matadero comarcal, en el Campo de San Antón, llama la atención un cartelito que reza: “Código de buenas prácticas de los bancos de alimentos”. Aquí dicen que son “apolíticos y aconfesionales”, que sus miembros directivos nunca son remunerados, que se evita la presencia de cargos públicos, que no piden compensación económica a las entidades a quienes atienden, que el destino de las donaciones se justifica documentalmente y que además de su función en sí, alimentar a quien no tiene recursos, “la satisfacción y el adecuado ambiente de los voluntarios” son su objetivo.
En Córdoba, hay alimentos para todos
En este sentido, todo aquel que necesite de ellos tiene que ser valorado por los trabajadores sociales de su zona y solicitar los lotes a través de entidades sociales (oenegés, fundaciones, instituciones humanitarias). Este punto es de especial relevancia a tener en cuenta cuando nos encontramos a personas en la calle mendigando o se nos acercan para pedir algo para comer. Además de la solidaridad que surja en ese momento, es importante informarles que “en Córdoba hay recursos para que nadie pase hambre” según ha indicado a este periódico el presidente del Banco de Alimentos de Córdoba, Carlos Eslava. Hay comedores sociales, como el de Prolibertas y se atiende a las familias que lo necesitan a través, por ejemplo de Cáritas, Cruz Roja y demás entidades humanitarias que se ponen en contacto con los Bancos de Alimentos para prestar la atención necesaria.