Fitflamc, el flamenco del siglo XXI


La modelo María Carrillo (Miss Córdoba 2002) ha creado FitFlamc un sistema de ejercicios por bulerías, tangos, tanguillos y rumbas con el que ella misma perdió casi 30 kilos

María Carrillo ha desfilado en pasarelas internacionales como Gaudí. Pero al convertirse en mamá, se vio con una bebé a la que atender, 30 kilos de más y sin poder hacer el ejercicio físico con el que se mantiene en forma una modelo porque estaba dándole el pecho a su hija. “¿Desfilas en Gaudí novias?”, le propusieron con ese panorama y dado que ella es una flamenca todoterreno que no le tema a nada, aceptó el trabajo.

María Carrillo en una de sus clases en Hidrosport. Fuente: LVC.
María Carrillo en una de sus clases en Hidrosport. Fuente: LVC.

¿Cómo iba a perder 30 kilos en tan poco tiempo? No se lo pensó dos veces y con su desparpajo natural se puso su “flamenquito” en el móvil y empezó a combinar pasos de fitness con salerosos movimientos de manos y piernas. “Al final, logré subir la cremallera del vestido”, ha contado sin perder nunca la sonrisa.
Así, María fue desarrollando un manual con los pasos que de flamenco y de fitness que le funcionaron para perder tanto peso. “Fitflamc es una técnica que funciona, con la que te lo pasas bien, sudas pero con mucha alegría porque es como si estuvieras bailando en una caseta de la feria”.
Además, de paso se aprende algo de este arte Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco como es el flamenco. Pero no es un método para expertos en este baile, “lo único que tienes que tener es ganas y alegría”. Los pasos son asequibles para todo el mundo, el sistema es ondulatorio; hay pasos de bajo y alto nivel para ir recuperando oxígeno con el ejercicio. Lo hacen niños en colegios, ancianos en centros de mayores. Fitflamc está presente en medio centenar de centros de toda España y próximamente se implantará en otros países europeos.
María, que fue Miss Córdoba en el año 2002 y que ha desfilado en pasarelas internacionales con modistos de primer nivel, se encarga además de la formación de las monitoras, 45 en solo un año de funcionamiento, mediante un método supervisado por deportistas y médicos “que avalan la efectividad y la innovación” de una manera de hacer deporte muy arraigada al folklore español por excelencia.
Ella lleva el flamenco “en la sangre”, viene de una familia de artistas, figuras de la talla de Lidia Reyes, bailaora afincada en Valencia que trabaja en una compañía de danza en Francia con artistas de nivel internacional.
Pero es que además, Fitflamc está recomendado por psicólogos por los beneficios de la liberación de endorfinas que se produce mientras se hacen sentadillas a compás de bulería, rumba, tangos o tanguillos de Cádiz. Con cada paso se trabaja una parte del cuerpo, se fortalecen las piernas, los brazos, el abdomen. Pero nada de sufrir agotadores sesiones de gimnasio, las alumnas de Hidrosport, uno de los centros de la capital donde se dan clases, no paran de reír y aseguran que es un “momento antiestrés” donde descargas la tensión acumulada del día, escuchas música “flamenquita” y desconectas de todo.
Se queman hasta 700 calorías en una clase, se tonifica el cuerpo, se moldea la figura, se mejora la autoestima. Todo ello, como si estuvieses en una caseta de la Feria de Mayo pasándotelo de lujo con tus amigos.
María segura que Fitflamc “es el flamenco del siglo XXI”: cercano, divertido, asequible para todo el mundo, no hace falta ser un entendido ni un experto bailaor, “pretendemos trasmitir alegría de vivir” y qué mejor manera de hacerlo “cogiendo el compás” con mayas con volantes y deportivas.
 
 

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here