La UCO se une a la lucha contra la violencia a las mujeres


La Universidad de Córdoba firma un manifiesto institucional en el que expresa su compromiso para incluir la formación en igualdad, prevención y protección contra la violencia de género

La Universidad de Córdoba (UCO), el Ayuntamiento, la Diputación, la delegación de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, y la Plataforma Cordobesa contra la Violencia a las Mujeres han firmado esta mañana en el Rectorado un manifiesto institucional por el que expresan su compromiso para incluir la formación en igualdad en todos los niveles del sistema educativo y reforzar las políticas de prevención, sensibilización y protección contra la violencia de género. Este acto se encuadra dentro de las actividades programadas con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, que se conmemora el 25 de noviembre.

Firma del manifiesto contra la violencia de género. /Foto: LVC
Firma del manifiesto contra la violencia de género. /Foto: LVC

Tras la firma, el rector de la Universidad de Córdoba, José Carlos Gómez Villamandos; la alcaldesa, Isabel Ambrosio Palos; el presidente de la Diputación, Antonio Ruiz; Cruz la delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta, María Ángeles Luna; el rector de la UCO, José Carlos Gómez Villamandos, y Dulcenombre Rodríguez, en representación de la Plataforma Cordobesa, han dado lectura al manifiesto, en el que se aboga por la necesidad de luchar contra la violencia de género con “medidas específica que proporcionen elementos de prevención y protección reales”. En este sentido, las instituciones firmantes afirman en el documento que “la mejor manera de contrarrestar la violencia es la prevención dirigida al tratamiento de sus causas estructurales, a través de la educación de niños y niñas, promoviendo relaciones de respeto y de igualdad, muy especialmente entre los jóvenes”.

En el manifiesto las instituciones expresan entre otros puntos, su compromiso de dotar económicamente las políticas de igualdad; avanzar en la formación de profesionales implicados en la atención, tratamiento y apoyo de mujeres y menores víctimas de violencia; intensificar los mecanismos de coordinación y la puesta en marcha de políticas integrales de atención, protección y apoyo a las víctimas, reforzar las políticas de prevención, sensibilización y protección contra la violencia de género, priorizando la educación afectivo sexual desde etapas tempranas, así como apoyar un pacto de estado para la erradicación de la violencia machista. “Sólo una sociedad que combate y condena la violencia de género es digna de llamarse democrática”, concluye el manifiesto.