Según el PP, la Junta deja sin comedor a 1.000 escolares


El PP lamenta que en algunos centros de Córdoba hay listas de espera para el comedor de hasta cien niños, como es el caso del colegio Salvador Vinuesa o el Al-Andalus

La concejala del Partido Popular en el Ayuntamiento de Córdoba, Luisa María Arcas, ha mostrado su descontento sobre la situación de las familias que están en lista de espera en lo que refiere a los comedores escolares. Según Arcas, “la Junta de Andalucía ha dejado a más de 1.000 niños cordobeses sin comedor en este curso 2016-2017”. La concejal popular ha calificado esta situación de “terrorífica” en una comunidad autónoma donde la inversión por alumno es de “600 euros menos que en la media nacional”. Este, además, es un hecho, ha confirmado Arcas, que provoca que “en Andalucía seamos líderes en fracaso y abandono escolar”.

Niña comiendo. /Foto: LVC comedor
Niña comiendo. /Foto: LVC

Así mismo la concejal ha desgranado las listas de espera por los distintos centros escolares de los barrios cordobeses. De esta forma, la edil ha confirmado que en la “zona del Tablero hay unos 152 niños en lista de espera; en el Distrito Norte Sur, con colegios como el Hernán Ruíz, unos 23 niños; en el Distrito Levante, en centros como el Juan de Mena o el Concepción Arenal, 170 niños; en el barrio de la Fuensanta, 105 niños”. El caso más grave se da en Ciudad Jardín y Noroeste donde hay “más de 328 niños sin comedor”, este es el caso de centros como el colegio Alfonso Churruca o el Eduardo Lucena.
Precisamente, en Córdoba, el servicio de comedor no supera “el 55 por ciento del total de la demanda”. Sólo Jaén está por debajo con un 43,9 por ciento. Según Arcas, no es un hecho sorprendente, porque en el conjunto de la Comunidad Autónoma “más del 40 por ciento de los niños que solicitan este servicio están en lista de espera”. La concejala popular considera que es impensable que “en una sociedad moderna, en la que se debe conciliar la vida laboral y familiar esto suceda”. Además, ha afirmado que ha recibido la llamada de madres diciéndole que “se sienten de prestado al tener que dejar a sus niños con familiares, amigos o vecinos”. Frente a esto, el Partido Popular va a iniciar una campaña junto a las asociaciones de padres y madres de distintos centros y los sindicatos educativos para “tener más conocimiento de este asunto y tratar de buscar una solución entre todos”.