Cerca de 4.000 perros en Córdoba son "potencialmente peligrosos"


Se califica así a los perros que por sus condiciones físicas, tienen el potencial de realizar ataques causando graves daños que en ocasiones pueden ser letales

Los perros potencialmente peligrosos es la denominación que utilizan algunas legislaciones para nombrar a determinadas razas de perros que son consideradas potencialmente peligrosas por sus atributos físicos, su agresividad en ataque y en defensa, su resistencia al dolor y su tenacidad. Este tipo de razas suelen ser el fruto de una serie de cruces en busca de perros de pelea, ataque, defensa, custodia y vigilancia. Así, por sus condiciones físicas, tienen el potencial de realizar ataques causando graves daños, en ocasiones letales, lo que lógicamente, ha obligado a las leyes a regular su control.

Doberman. /Foto: LVC perros
Doberman. /Foto: LVC

Según un estudio emitido por la Junta de Andalucía en Córdoba hay un total de 3.754 perros peligrosos. Si se desgrana por razas el balance quedaría así: Akita Inu, 29; American Staffordshire Terrier, 674; Doberman, 458; Dogo Argentino, 203; Fila Braseileño, 15; Pit Bull, 1.055; Rottweiler, 933; Starffordshire Bull Terrier, 199; Amerycan Bully, 72; y American Stafordshire Bull Terrier, 116. Con este número y con lo peligrosas que estas especies suponen por sus características se ha establecido un Real Decreto Ley de Razas Potencialmente Peligrosas. Esta normativa va dirigida a la regulación del comportamiento de los dueños de estos perros y la identificación de estas mascotas que podrían ser peligrosas si no se adiestran adecuadamente, es decir, desde la ley se pretende establecer unas pautas de conducta para su adiestramiento.
En primer lugar se debe obtener una licencia administrativa en el Ayuntamiento de la ciudad para lo que se deberá ser mayor de edad. Según la normativa, también se establece que el dueño carezca de antecedentes penales graves, que tenga un certificado de aptitud psicológica y un certificado de responsabilidad civil. Así mismo, la Ley exige que estos animales estén identificados mediante un microchip, también que tengan una cartilla veterinaria con las vacunas al día. A todo esto, la normativa suma una serie de requisitos para que este perro pueda ser paseado por la calle: que sea conducido por la única persona autorizada, que el perro lleve bozal y que vaya atado con una correa que no supere los dos metros de longitud.
En Córdoba, y en toda España, con el amplio número razas de perros potencialmente peligrosos es de primordial importancia el cumplimiento de esta normativa, ya no por la seguridad, solamente de los residentes, sino también por la salud de los propios animales. Además, hay estudios que certifican que sin un adecuado adiestramiento estas mascotas pueden llegar a suponer un peligro para ellos mismos, llegando a autolesionarse o a sufrir heridas graves por peleas con otros perros. Tampoco se debe olvidar que el incumplimiento de esta Ley podría conllevar multas de comprendidas entre los 150 y los 15.000 euros.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here