Ruido insoportable para los niños de los colegios de Colón



Si un operario utiliza cascos que amortigüen el ruido mientras realiza su trabajo, parece evidente que el impacto acústico es importante. Esto sucede con los empleados que se encargan de la limpieza de la vía pública. Y es que para la labor de barrido del piso que llevan a cabo con las sopladoras van protegidos con dicho elemento.
Un ruido que, más allá de la molestia momentánea de los transeúntes y de los vecinos de la zona, no debería ir más allá. De no ser porque en algunos enclaves donde realizan su trabajo llama la atención el horario elegido para el mismo. Y es que los empleados designados por el área municipal suelen utilizar las sopladoras en los Jardines de la Merced a primera hora de la mañana (alrededor de las 09:00). Una tarea que coincide, de lunes a viernes, con la entrada de los niños de los colegios de Colón y Ferroviarios a clase.
El ruido es bastante potente y prolongado en esa zona, ya que los jardines son amplios y los operarios no suman el número suficiente como para realizar de forma breve la amplia tarea. Así que, como se puede apreciar en la reproducción, los pequeños tienen que soportar el fuerte impacto acústico que provoca el fuerte ruido de las sopladoras.
Oscuridad

Imagen de los Jardines de la Merced del pasado 5 de febrero./Foto: @desdelacalleCor

Otro de los males que aquejan a la zona es el de la oscuridad. Y es que, durante las últimas semanas, repetidas han sido las noches en que la iluminación de los Jardines de la Merced se ha encendido parcialmente o, directamente, no se ha encendido. Numerosos ciudadanos han mostrado su malestar por esta situación, como era el caso de los vecinos que, agrupados en el perfil de Twitter @desdelacalleCor, han denunciado ésta y otras situaciones

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here