Consejos que salvan vidas


El servicio de emergencias andaluz ofrece a la ciudadanía una serie de recomendaciones y consejos para prevenir incendios

consejos
Incendio doméstico.

El servicio de emergencias andaluz ofrece a la ciudadanía una serie de recomendaciones y consejos para prevenir incendios y actuar en caso de que se produzcan, especialmente ahora que con la bajada de temperatura aumenta el uso de braseros y calefacciones. En primer lugar, si se origina un incendio en un domicilio, es fundamental mantener la calma y llamar, lo antes posible, al 1-1-2 para pedir ayuda y explicar qué ocurre y dónde. El servicio de emergencias andaluz ofrece a la ciudadanía una serie de recomendaciones y consejos para prevenir incendios y actuar en caso de que se produzcan, especialmente ahora que con la bajada de temperatura aumenta el uso de braseros y calefacciones. En primer lugar, si se origina un incendio en un domicilio, es fundamental mantener la calma y llamar, lo antes posible, al 1-1-2 para pedir ayuda y explicar qué ocurre y dónde.
Si las llamas están dentro de la vivienda, hay que intentar salir del inmueble con celeridad, pero sin perder el control, lo más importante es ponernos a salvo por lo que, bajo ningún concepto, nos pararemos a recoger objetos personales. Es importante que mientras salimos de la casa cerremos todas las ventanas y las puertas que podamos y, una vez fuera, entreguemos la llave a algún efectivo de bomberos.
El humo acumulado puede dificultar nuestra visibilidad e impedirnos respirar bien, si se da este caso, lo mejor es gatear lo más cerca del suelo. Antes de abrir cualquier puerta, es crucial comprobar que no está caliente y que no sale humo por las rendijas, si es así, no debe abrirse porque el oxígeno alimentaría las llamas y empeoraría la situación.  Si se está en una planta superior, se bajará por las escaleras, a no ser que en el hueco haya humo. En todo caso, nunca se usará el ascensor.  Si el incendio no permite salir del inmueble, se deben cerrar todas las puertas que haya entre el fuego y el lugar donde nos encontramos y trataremos de refugiarnos en una habitación próxima a la calle, para que los operativos de emergencia puedan llevar a cabo el rescate. Es muy recomendable, siempre que se pueda, humedecer alguna prenda de ropa y colocarla en las rendijas para evitar que el humo pase a la estancia en las que nos hayamos guarecido. A continuación, se debe llamar al 112 y pedir ayuda por una ventana o balcón para que seamos visibles a los operativos de emergencia.
Si las llamas nos alcanzan y prenden nuestra ropa no hay que correr sino   que hay que tumbarse en el suelo y rodar sobre uno mismo para apagarlas. Las personas que vivan en una misma vivienda deben concretar un plan de salida en caso de incendio y una zona de encuentro en el exterior y si se produce una emergencia de este tipo, comprobar si todos los ocupantes de la vivienda están en esa zona de encuentro. Además, todo el mundo debe conocer la ubicación de las llaves de rejas abatibles para poder huir en caso necesario.