"No necesariamente la gestión pública es mejor que la privada"


El presidente del Foro Europa Ciudadana mantiene que la gestión del Conjunto Monumental Mezquita-Catedral es muy positiva y reconocida por la Unesco

El presidente del Foro Europa Ciudadana, José Carlos Cano, realiza diversas consideraciones, desde el ámbito universitario, acerca de la transversalidad y multiculturalidad que se aborda en el seno de la Unión Europea. Al hilo de estas consideraciones explica que “no necesariamente se debe resolver que la gestión pública es mejor que la privada. No tiene por qué y es lo que nosotros sostenemos”. Pondera favorablemente la gestión realizada por la Iglesia, en relación al monumento; y anuncia la presentación de una monografía sobre el ciclo de conferencias que, este Foro, viene realizando en Córdoba durante los últimos meses.
-¿Cómo nace el Foro Europa Ciudadana?
-En 2013. Es una asociación universitaria para promocionar cuestiones de la Unión Europea (UE). Hemos trabajado cuestiones variopintas, como en la transparencia y la mejora democrática o la participación ciudadana en las instituciones. Temas diversos, pero siempre relacionados con Europa. Por eso, cuando estudiamos esta situación en Córdoba nos pareció que no era un tema local o nacional, sino que tenía un trasfondo comunitario porque esta dialéctica afecta también a otros países, como Alemania o Francia, donde hay un multiculturalismo y una transversalidad de en cuanto a la integración. Entonces, hay que determinar qué lo que hay que ceder y lo que no. Y decidimos salir de nuestro ámbito tradicional porque esta cuestión nos parecía interesante.
-Habla de transversalidad en cuanto a la cultura ¿Cree que ese debate se ha banalizado?
-El futuro de la UE en el siglo XXI se basa en esa multiculturalidad, en su capacidad integrativa, pero también en resolver esas cuestiones de fondo que plantean hasta qué punto la integración supone ceder en los asuntos ciudadanos de fondo, el núcleo duro de la cultura de un país, que han formado parte de su historia y tradición. Además, en el caso de España han supuesto la unión, como identidad nacional. Por lo tanto, hay que llegar a un término de ponderación entre integración y cesión. Hay que valorar otros aspectos como reflexionar hasta qué punto las instituciones públicas pueden gestionar mejor bienes de titularidad privada, caso de la Mezquita-Catedral, frente a sus titulares dominicales. Es decir, la dialéctica gestión pública y gestión privada. No necesariamente se debe resolver que la gestión pública es mejor que la privada. No tiene por qué y es lo que nosotros sostenemos.
-Este ciclo de conferencias atiende a la libertad religiosa ¿Se entiende ésta, con frecuencia, desde un prisma ideológico determinado?

José Manuel Chozas y José Carlos Cano , durante el desarrollo de la ponencia./Foto: LVC
José Manuel Chozas y José Carlos Cano , durante el desarrollo de la ponencia./Foto: LVC

-La libertad religiosa, ideológica y de culto es fundamental en el nacimiento del estado democrático en los siglos XVIII y XIX. La separación Iglesia-Estado, que en España es una realidad, es un logro de la civilización occidental irrenunciable. Pero eso es compatible con el reconocimiento de los derechos que tengan las confesiones religiosas de cada país. Esa separación no supone que se trate de dos bienes jurídicos opuestos, sino que son dos componentes que deben girar alrededor del mismo eje, que es el bien común. La definición de éste se encuentra en manos del legislador que, a su vez, debe tomar en consideración la cultura la tradición y el pensamiento acendrado en una sociedad.
-Cuando habla de bien común, relacionado con el debate que surge en torno a la Mezquita-Catedral ¿Piensa que, desde algún sector ideológico, ha podido no prevalecer el bien común y sí cierta tendencia populista?
-La valoración del bien común tiene perspectivas distintas, depende desde que tendencia ideológica se pueda manejar. Pero lo que es importante saber si la gestión del bien está siendo positiva para la sociedad. Y, en el caso de la Mezquita, creo que la opinión es unívoca, dado que la conservación que ha dictaminado la Unesco es buena; el grado de socialización es muy amplio, en el sentido de que se puede visitar con una holgura que no tiene ningún museo de España. Todo esto nos hace ver que esa gestión que aporta al bien común es muy positiva. Por lo tanto, en el status quo se debe llevar a cabo, en algunas ocasiones, cuando esa tarea es negativa, pero hay que probarlo.
-Ese aspecto también sería aplicable, si la gestión negativa fuese por parte del sector público.
-Por supuesto. Lo que sucede es que es más complicado (risas).
-¿Qué proyectos inmediatos tienen?
-Nos queda una conferencia más, dentro de este ciclo. Y luego vamos a presentar una monografía con las intervenciones de los ponentes, en un acto público, de cierto calado, con alguna persona de mucha relevancia que vendrá a presentar ese trabajo. Todo con la idea de aportar al debate público. Nosotros no venimos enarbolando ningún estandarte, sino que queremos contribuir desde una postura positiva y, desde el ámbito de la universidad, criterios que puedan ser objetivos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here