Al campo no le salen las cuentas


La subida de los costes de producción, una alta fiscalidad, la nueva normativa laboral y la PAC, entre los problemas que afectan al sector primario

Recogida de cereales./Foto: Asaja
Recogida de cereales./Foto: Asaja
asaja
Cultivo. /Foto: LVC

«En estos momentos, nos encontramos en una situación ruinosa para todos los sectores productivos de Córdoba debido a los altos costes de los inputs necesarios para producir, la falta de mano de obra, mayores requisitos laborales, una reforma de la PAC que nos exige más con menos recursos y que castiga a la agricultura y ganadería más productiva, la falta de reciprocidad con las importaciones y una ley de la Cadena Alimentaria que no soluciona los problemas del sector”. Las asociaciones y patronales del campo vuelven a avisar de que no pueden más. Asaja Córdoba, COAG, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) y la Cooperativas Agroalimentarias de Andalucía emitían recientemente un comunicado en el que repiten lo que vienen denunciando desde hace varios años y sobre todo en los últimos meses, en los que se ha agravado la situación con la crisis de Ucrania, la aplicación de la nueva normativa laboral y sobre todo la PAC: no le salen las cuentas. Y que al campo y la ganadería no le salgan las cuentas significa que tampoco cuadran para nosotros, los consumidores.

Comencemos por los costes de producción, que se han visto en algunos casos hasta triplicados respecto a los precios de hace solo un año y a niveles “nunca vistos”, como apuntan agricultores y ganaderos. Por ejemplo, Los piensos para el ganado se han encarecido más del 100% en los últimos dos años. También son más caras las semillas (+30%); los abonos (entre +78% hasta +156% la urea); los plásticos para el encamado de cultivos hortícolas (+66%) o los goteros de riego (+31%). Las subidas más espectaculares son las que afectan al gasóleo que usan los tractores (+142%), herbicidas como el glifosato (+233%) y a la energía eléctrica (+270%). También, el SMI ha subido un 29,7% en los últimos tres años.

Los alimentos son más caros para los consumidores mientras que los agricultores y ganaderos siguen sin cubrir sus costes. Y lo que es peor: la propia actividad agraria está en peligro por la escasa y ,en algunos casos, nula rentabilidad para los productores. 

La reforma laboral y la mano de obra

Los agricultores y ganaderos insisten en el “absoluto desconocimiento” del sector, en materia de empleo, por parte del Gobierno de Sánchez. “Las nuevas normas laborales que se están implantado o se pretenden implantar en el campo, se hacen desde un absoluto desconocimiento de la realidad del sector y son inaplicables”. Si uno de los objetivos de la reforma es solucionar la temporalidad excesiva de la contratación en el mercado de trabajo, los agricultores señalan que  “en modo alguno puede ser imputado a nuestro sector, cuya temporalidad es similar a la existente en los distintos países europeos del centro y sur de la UE”. Asimismo, la conversión en fijos discontinuos que se está haciendo de forma unilateral por parte del Gobierno “está creando enormes dificultades tanto para empresas como trabajadores, pues no reflejan la realidad del trabajo en el campo”. Desde la patronal denuncian que “están suponiendo y van a suponer una enorme pérdida de competitividad y el abandono de muchos cultivos, sobre todo los de las zonas más marginales y que no puedan ser mecanizados”.

Además los datos de los servicios públicos de empleo indican la insuficiencia de mano de obra para recoger las principales cosechas agrícolas de la provincia de Córdoba, fundamentalmente olivar, cítricos y ajos, problema acrecentado por el mantenimiento de desempleados durante las cosechas al estar percibiendo subsidios agrarios.

Fronteras y competencia desleal con terceros países

Un numeroso grupo de países no europeos, o no pertenecientes a la UE, pueden, entre otras cosas, utilizar fitosanitarios no permitidos en Europa o contar con unas condiciones laborales muy laxas, que hacen que sean más competitivos. Luego esas producciones son importadas a nuestro mercado y los agricultores denuncia que esto «no es razonable, ni justo, ni estratégico».  

Cerdos ibéricos asaja módulos Pozoblanco cerdo PP
Cerdos ibéricos. /Foto: LVC

Además de ello, la nueva Reforma de la PAC, de no cambiarse, «sólo va a servir para crear una brecha cada vez mayor entre el campo europeo y nuestros competidores internacionales, que va a dar lugar a una deslocalización de parte de nuestra agricultura y ganadería hacia terceros países». Así lo reconocen los propios informes de la Comisión Europea y del Departamento de Agricultura de Estados Unidos entre otros. Y avisan que «de no cambiar esto, algún día, quienes lo pagarán serán todos los consumidores, bien con precios más altos o, aún peor, con desabastecimiento en los mercados».

Ante esta situación, los agricultores y ganaderos solicitan que hay igualdad de condiciones laborales y de uso de productos fitosanitarios con las producciones de terceros países, controles rigurosos en las fronteras y acuerdos comerciales justos para las producciones.

Y un punto no menor: «Trabajar para desmantelar el malentendido y políticamente correcto concepto del medio ambiente que tienen en la UE algunos políticos y burócratas que lo impregna todo a costa del sector agrario. Exigimos rigor científico y no más demagogia».

La reforma de la PAC

Desde la patronales y cooperativas consideran que el plan estratégico que va a aprobar el Gobierno de España, es muy lesivo para el campo cordobés. Esta nueva PAC, de no cambiarse las propuestas del Ministerio de Agricultura, «conlleva menos presupuesto, más burocracia, más obligaciones y menos producciones». Es decir, «exige más a los agricultores y ganaderos, pero con menos recursos y castigando a la agricultura y ganadería más productiva».

b2e162a709b1f4aced42c97d3f2103c6 300x195

La nueva situación geopolítica provocada por la invasión de Ucrania «ha demostrado la necesidad de una PAC fuerte y enfocada a la producción de alimentos, justo lo contrario que propone la actual propuesta». Añaden que «es necesaria una reorientación de la PAC por el interés general que la misma supone al conjunto de los consumidores europeos».

De esta manera solicitan que Bruselas reoriente la PAC hacía la producción de alimentos que sea rentable para los productores y a precios razonables para los consumidores, «con criterios de sostenibilidad científicos y no basados en prejuicios ideológicos como contempla la actual propuesta de Reforma de la PAC». «No puede olvidarse que la alimentación es la primera necesidad que tienen todos los consumidores europeos», concluyen. 

Y para colmo, la sequía

La actual sequía que padecemos ha venido a agravar los problemas en el campo. Desde la patronal ya se han manifestado varias veces al respecto, solicitando soluciones concretas «para tener una agricultura cordobesa más competitiva» y recuerdan que  «debe autorizarse el incremento de los regadíos». También dicen que debe permitirse la construcción de balsas y microembalses y autorizar el llenado de las mismas con aguas de escorrentía invernales. Asimismo, debe garantizarse el agua para los ganaderos, permitiendo obras básicas de acumulación de aguas de escorrentía.