«La que se nos viene” con la inflación


El economista Samuel Díaz ofrece las claves de la subida desmesurada de los precios

inflación
PIC.
inflación
PIC.

La inflación del mes de junio –según el dato adelantado del Instituto Nacional de Estadística (INE)- se ha colocado en los dos dígitos. Un 10,2% de tasa interanual que debe llevar a algo más que la preocupación, pues la escalada de los precios parece que de momento no ha encontrado su techo.

En este contexto, el economista Samuel Díaz recuerda que “hace unos meses cuando la inflación comenzó a repuntar muchos ‘expertos’ y analistas profesionales decían que se trataba de un fenómeno puramente coyuntural, que la inflación no venía para quedarse y tras más de 8 meses después de aquellos ‘exitosos’ análisis, los resultados difieren muchísimo de lo que comentaban”. 

En ese sentido, Díaz subraya que “muchos integrantes del Gobierno afirman que la inflación es la consecuencia del conflicto entre Ucrania y Rusia o que gran parte de la misma proviene de factores energéticos y, por último, otros tantos afirman que es un problema a nivel global que está afectando a todas las economías de forma muy violenta”.

“Y en parte tienen razón”, expresa Díaz, que se pregunta “¿El conflicto entre Rusia y Ucrania ha afectado? íi, sí lo ha hecho. ¿La inflación ha crecido en parte debido a factores energéticos? Sí, sí lo ha hecho. ¿Supone la inflación un problema a nivel global? Sí, sí supone un problema. Pero eso no significa que sean las únicas razones y ni mucho menos las más relevantes para explicar la situación que tenemos ahora y ni por asomo la que se nos viene”.

¿Es importante la guerra de Ucrania? 

“Sí, por supuesto, pero antes del conflicto la inflación ya se situaba en un 6,1%, nivel inflacionario no visto desde la década de los 90”, responde el economista. 

¿Son importantes los factores energéticos? 

“Sí, por supuesto, pero, por ejemplo, en Alemania el dato del IPC de junio es del 8,2% sin tope de gas y teniendo en cuenta que es una de las economías que está más expuesta a los vaivenes de precio del gas ruso. Mientras que en España la inflación como conocimos ayer se sitúa en el 10,2% (dos puntos por encima de Alemania) con el tope de gas y sin exposición al gas ruso, ya que, nuestras importaciones de gas proceden, de momento, de Argelia, de momento”, destaca Díaz. 

¿Realmente la inflación es un problema a nivel global? 

Sí, por supuesto, pero no afecta a todos los países de la misma forma y hay un ejemplo muy clarificador con el que se entenderá cuál es el verdadero problema que tenemos. El ejemplo es Suiza, país el cual su inflación asciende a un 2,6% frente al 10,2% que tenemos en España”. 

¿Por qué una diferencia tan abismal? ¿Siendo un país europeo y tan cercano al nuestro que explicación tiene tal diferencia?

“La diferencia se explica de forma muy sencilla, España tiene una divisa llamada euro, emitida por el BCE, la cual solo en este año se ha depreciado un 7% y que, desde hace 8 años, por parte del organismo central, se han practicado políticas monetarias ultra expansivas que representan gran parte de nuestros males presentes y que en algún momento había que pagar, ese momento, es ahora. Por el contrario, Suiza cuenta con un banco central diferente que tiene como divisa el franco suizo.  El banco central de Suiza no ha llevado a cabo las mismas políticas monetarias que el BCE, sino que ha demostrado ser mucho más responsable y gran parte de la diferencia, que no toda, radica de ahí. Dinero gratis decían, dinero barato decían… Al final ha resultado ser bien caro y esto no acaba nada más que de empezar”.