Rafael Bados: «Al comercio se le manosea mucho pero al final no se nos toma en serio»


El presidente de Comercio Córdoba reclama a la Junta más ayudas y la presencia en el Consejo Andaluz del Comercio

Sólo en Córdoba el sector del comercio concentra a  16.919 empresas, que suponen el 31,5% del total de las empresas de la provincia – en la ciudad  son 7.200 – lo que significa que casi una de cada tres empresas se dedica a la actividad comercial. En la capital genera mas 48.000 empleos, lo que representa el 27,5% del total de trabajadores de la provincia cordobesa. El pequeño y mediano comercio, ese que también se conoce como comercio de cercanía, es una actividad económica que representa el 16.5 % del Producto Interior Bruto.

Sin embargo, el sector ha sufrido como ninguno la pandemia. «Desde Comercio Córdoba llevamos tiempo diciendo que a nosotros nos va a costar más trabajo volver a la normalidad pre-covid. Es un sector que venía ya de años muy complicados, por lo tanto la vuelta va a ser más difícil que para otros sectores que rápidamente, como hemos visto, han recuperado su actividad previa a la pandemia». Rafael Bados, presidente de esta asociación, recuerda que la cosa no pintaba precisamente bien antes del virus. «Llevamos más de una década en una reconversión silenciosa, con la aparición de las grandes superficies, los grandes formatos comerciales y firmas, y lo último en llegar que es la venta on-line, que es el gran ogro al que todos tememos», señala, y añade que «Para el pequeño comercio y el de cercanía adaptarse a estos competidores es muy difícil» Sobre todo el reto que supone la venta on-line, ya que  «dar ese salto para las micropymes y  los autónomos necesita ayuda de la administración,   no solo económica sino formativa. Hay que buscar algún tipo de estructura que dé soporte y apoyo para que ese proceso no sea un salto al vacío».

Comercio

Si de algo presume la actual administración autónoma andaluza es de la ayuda que está prestando a los autónomos en particular para sobrellevar los efectos de la crisis. Sin embargo, el sector del pequeño y mediano comercio, si bien reconoce esas medidas -aunque también han padecido otras durísimas en la pandemia- denuncia el hecho de no tener voz donde consideran que deben estar. «No contamos en los órganos de representación,  en el Consejo Andaluz del Comercio, y esto hay que resolverlo. El comercio es un sector que supone el 23 % del empleo andaluz», denuncia Bados. «Esto no tiene sentido y se lo hemos reclamado al consejero del ramo, Rogelio Velasco, en multitud de ocasiones. Y no hay respuesta».

A este respecto Rafael Bados apunta que » se presentó una proposición no de ley  por iniciativa de VOX, hace ya más de un año, que fue votada por unanimidad de todos los grupos políticos integrados en la confederación Comercio Andalucía en el Consejo Andaluz de Comercio. Nos llamó rápidamente el consejero para darle solución en unas semanas pero ha pasado un año  y no se nos ha integrado. Lo primero que tiene que hacer la Junta de Andalucía es darle voz al sector del pequeño comercio allí donde tiene que estar».

El presidente de Comercio Córdoba apela a la administración autonómica para apoyar un impulso necesario para el comercio de cercanía cordobés, ya que «la pandemia ha sido un tsunami que ha afectado a toda la provincia y ha hecho muchísimo daño al sector. La recuperación la vemos con bastante dificultad porque ya se partía, como digo, de una situación complicada. Se ha llevado por delante a muchos establecimientos pero seguiremos peleando para poder continuar con la actividad» y vuelve a solicitar » la colaboración y ayuda de las distintas administraciones, fundamentalmente de la Junta, para retomar la actividad».

El pequeño comercio de la ciudad es grande

«En Córdoba tenemos un fantástico comercio, con cuatro grandes zonas comerciales, que es importante mejorar y hacerlas más accesibles que permitan al ciudadano recorrer sus calles. Es la única forma que tenemos para competir con los grandes formatos». Bados advierte que no cuentan con las mismas armas frente a la competencia y que «el equilibrio se está volcando hacia las grandes superficies en detrimento del pequeño y mediano comercio», de ahí la insistencia de que la administración andaluza articule más medidas. Son conscientes de su peso estratégico pero no se ven compensados. «Al comercio se le manosea mucho pero al final no se le toma en serio». Y es que, concluye el presidente de Comercio Córdoba, «El comercio es el segundo empleador de la provincia tras la agricultura, y éste sector está sujeto a la temporalidad, mientras que en el comercio un 80% es indefinido, estable de calidad y con un 60% de mujeres».