SATSE: “Años de creciente sobrecarga y tensión asistencial y ni una mejora retributiva”


El Sindicato de Enfermería denuncia "la falta de un justo reconocimiento retributivo al esfuerzo, dedicación y compromiso de las enfermeras"

Enfermera./Foto: SATSE
Enfermera./Foto: SATSE
Enfermera./Foto: SATSE
Enfermera./Foto: SATSE

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha denunciado que “las distintas administraciones públicas siguen dando la espalda a sus enfermeras y enfermeros al no reconocerles con una mejora retributiva su incansable dedicación y compromiso, antes y durante la pandemia del Covid-19, algo que sí sucede en países de nuestro entorno donde los sueldos duplican e, incluso, triplican a los que reciben los profesionales de nuestro sistema sanitario”.

SATSE critica que “la creciente sobrecarga y tensión asistencial que las enfermeras y enfermeros vienen sufriendo desde hace años, y que ha aumentado mucho más durante la pandemia, solo ha venido acompañada de compromisos vacíos por parte de sus respectivos servicios de salud, lo que les ha generado un sentimiento de decepción y frustración que deteriora lógicamente su fortaleza psicológica y emocional”.

Un claro ejemplo, afirma SATSE, es la falta de un justo reconocimiento retributivo a su innegable esfuerzo, dedicación y compromiso durante las 24 horas al día, los 365 días al año, al seguir percibiendo un sueldo base medio de unos 1.200-1.300 euros al mes. 

Unos profesionales que sufren jornadas de trabajo extenuantes, doblajes de turnos, ausencia de descansos, incluso en los días libres, contratos inestables y precarios y cambios permanentes de unidad y servicio en los hospitales, entre otras penosas condiciones laborales, apunta.

SATSE recalca que “estas difíciles condiciones laborales distan mucho de las que tienen las enfermeras y enfermeros que desarrollan su labor asistencial y de cuidados en centros sanitarios y sociosanitarios de numerosos países de nuestro entorno y que ha propiciado que miles de profesionales españoles hayan emigrado en los últimos años en busca de un trabajo digno y estable”.

En lo que respecta a sus condiciones retributivas, SATSE asegura que “países como Noruega pagan a sus enfermeras y enfermeros un sueldo mensual de hasta 5.000 euros; Alemania, hasta 3.000 euros; Suecia, hasta 2.800 euros, y Reino Unido, hasta 2.600 euros”.

Se trata, además, de países con “unas ratios de enfermeras/os por 1.000 habitantes muy superiores a las de España y que siguen queriendo aumentar sus respectivas plantillas lanzando de manera continua ofertas de trabajo a los profesionales de nuestro país al haber constatado que tienen una excelente preparación y cualificación. Apuestan así, afirma, por la prevención y los cuidados y, con ello, por una sanidad más sostenible y una ciudadanía más saludable y con una mayor calidad de vida”.

Por todo ello, desde el Sindicato de Enfermería se insta al conjunto de administraciones públicas competentes a que no sigan lanzando “discursos grandilocuentes y huecos, y realmente apuesten por mejorar la sanidad y las condiciones de las enfermeras y enfermeros, propiciando, entre otras mejoras, un aumento de sus retribuciones”.

“Nuestro país se sitúa, año tras año, a la cola de Europa en seguridad asistencial al tener una ratio de enfermeras y enfermeros por habitante muy por debajo de lo necesario, mientras nuestros responsables públicos y algunos políticos no quieren oír el clamor generalizado del conjunto de la ciudadanía que demanda contar con un sistema sanitario fuerte y con los recursos y medios que resulten necesarios en todo momento”, concluye SATSE.

Ante esta lamentable realidad, SATSE “seguirá trabajando en las distintas mesas y órganos de negociación, para que se resuelva con carácter inmediato la grave situación laboral y profesional que sufren las enfermeras y enfermeros y que lógicamente repercute en la atención y cuidados que reciben las más de 47 millones de personas que hay en nuestro país“.