La plantilla de Zumos Palma inicia un encierro indefinido en la planta de Palma del Río


"Con este encierro los trabajadores también buscan proteger las instalaciones, que están abandonadas por parte de la empresa"

La plantilla de Zumos Palma inicia un encierro indefinido en la planta de Palma del Río./Foto: CCOO
La plantilla de Zumos Palma inicia un encierro indefinido en la planta de Palma del Río./Foto: CCOO
img 20211220 wa0017
La plantilla de Zumos Palma inicia un encierro indefinido en la planta de Palma del Río./Foto: CCOO

La plantilla de Zumos Palma ha iniciado hoy un encierro indefinido en las instalaciones de la fábrica de Palma del Río para exigir “una solución a la situación laboral en la que se encuentran tras la renuncia de Central Andaluza de Gestión y Suministros Plásticos, S.L. (Cegeplas) al contrato con la propietaria de la planta, el fondo de inversión turco Toksöz”.

El pasado 10 de noviembre, Cegeplas se hizo cargo de la planta de exprimido de Zumos Palma, comercializadora de la marca Zumosol, pero solo unos días más tarde anunciaba que renunciaba al contrato por incumplimiento del mismo por parte del fondo de inversión turco y que procedía a dar de baja a los 37 trabajadores y trabajadoras de la Seguridad Social. 

CCOO entiende que “al rescindirse el contrato, es Zumos Palma la que debe asumir de nuevo a la plantilla pero, hasta la fecha, Zumosol no se hace responsable del embrollo que ha generado ella misma”, señaló el secretario General del Sindicato de Industria de CCOO de Córdoba, Agustín Jiménez, quien acusó a Zumos Palma de llevar a la plantilla a una situación de “limbo legal” y de “absoluta indefensión”.

El sindicato sospechó en su momento que la cesión de los trabajadores a Cegeplas era ilegal y decidió denunciar la situación ante la Inspección de Trabajo y la Delegación Territorial de Empleo de la Junta. “Por fin hoy, tres semanas después de interponer la denuncia, la Inspección de Trabajo ha acudido a las instalaciones de Zumosol en donde los trabajadores pretenden permanecer encerrados hasta que Zumos Palma les dé de alta en la Seguridad Social y les abone las seis nóminas que se les adeudan tras el rechazo del SEPE del segundo ERTE presentado por la empresa”.

“Además, indicó Jiménez, con este encierro los trabajadores también buscan proteger las instalaciones, que están abandonadas por parte de la empresa, para evitar su deterioro y posibles sustracciones de material”.

CCOO exige a Zumos Palma que vuelva a hacerse cargo de sus empleados y empleadas y les dé de alta en la Seguridad Social y “si no tiene un plan de viabilidad para la factoría y la quiere vender, que entre en una negociación con los trabajadores, plantee un Expediente de Regulación de Empleo y negociemos de buena fe las partes” aunque dejó claro que “no queremos que la planta se desmantele”.