Abierto el plazo para solicitar ayudas para autoconsumo


La Junta incrementará, además, hasta los 69 millones su programa
regional de incentivos para energía solar reabierto en mayo para
atender las 14.000 solicitud

Autoconsumo
Placas solares./Foto: Junta de Andalucía
Autoconsumo
Placas solares./Foto: Junta de Andalucía

Un total de 66,3 millones de euros en incentivos para instalaciones de autoconsumo con energía solar fotovoltaica y eólica, 14,4 millones para almacenamiento, y 16,5 millones de euros para equipos de climatización y agua caliente sanitaria con energía solar térmica, biomasa, geotermia, hidrotermia y aerotermia. En total, un presupuesto en ayudas que asciende a 97,2 millones de euros y que, desde hoy, la Junta de Andalucía pone a disposición del sector residencial, administraciones públicas, entidades sin ánimo de lucro, sector servicios y otros sectores productivos de Andalucía para facilitar que empresas y familias puedan tener un mayor control sobre la gestión y el consumo de su energía.

La Agencia Andaluza de la Energía, gestora de esta nueva línea de ayudas, abre la ventanilla de este programa, regulado por el Real Decreto 477/2021 de 21 de junio y financiado con fondos Next Generation, que permanecerá activo hasta diciembre de 2023 o el agotamiento de los fondos.

Debido a la alta demanda de este tipo de instalaciones, el Gobierno andaluz incrementará además en 18 millones de euros adicionales el presupuesto de su Programa regional de incentivos para el Desarrollo Energético Sostenible de Andalucía destinado a instalaciones solares, que se reabrió el pasado 12 de mayo, entre las que se incluyen las fotovoltaicas de autoconsumo. La finalidad de este incremento es poder atender todas las solicitudes recibidas hasta la fecha, que ascienden a más de 12.500, así como aquellas que están actualmente en proceso de presentación y que se estiman en unas 1.500 adicionales hasta la finalización del presupuesto.

De este modo, la Junta, a través de la Agencia Andaluza de la Energía (adscrita a las Consejerías de la Presidencia, Administración Pública e Interior y de Hacienda y Financiación Europea), habrá destinado en los últimos seis meses un total de 69 millones de euros cofinanciados con fondos FEDER para impulsar el aprovechamiento de energía renovable solar en la comunidad autónoma.

Seis programas de incentivos

En lo que respecta a la nueva línea de ayudas cuyo plazo de presentación de solicitudes se abre hoy, se divide en seis programas en función de la tipología de instalación, equipo que se incentiva y el tipo de beneficiario.

Así, los programas de incentivos 1 y 2 subvencionan las instalaciones de autoconsumo con fuentes de energía renovable eólica o fotovoltaica, con o sin almacenamiento, en el sector servicios y otros sectores productivos de la economía.

El programa de ayudas 3 apoya el almacenamiento en instalaciones de generación renovable existente en estos mismos ámbitos. El almacenamiento es una tecnología imprescindible para avanzar en la descarbonización del sistema eléctrico, por eso se incentiva también su incorporación en instalaciones de autoconsumo renovables siempre que no superen una ratio de capacidad instalada de almacenamiento frente a potencia de generación de 2 kWh/kW.

Estas mismas actuaciones se respaldan en los programas 4 y 5 para el sector residencial (personas físicas, ejerzan o no actividad económica, comunidades de propietarios, comunidades de energías renovables y comunidades ciudadanas de energía), las administraciones públicas y el tercer sector (entidades privadas sin ánimo de lucro), con la diferencia de que estos beneficiarios deberán consumir anualmente, al menos, el 80% de la energía generada con la instalación fotovoltaica o eólica.

Las viviendas, incluidas las de propiedad pública y el tercer sector, son las únicas que pueden optar al programa de incentivos 6, mediante el que podrán poner en marcha instalaciones para climatización y agua caliente sanitaria de tecnología solar térmica, geotérmica, hidrotérmica, aerotérmica (exceptuando las de aire-aire) o equipos de biomasa como insertables, estufas, termoestufas y calderas que deben reducir, al menos, un 80% las emisiones de gases de efecto invernadero. Para ello, deben cumplir la normativa de ecodiseño y utilizar biocombustibles certificados bajo normas de calidad (pélets, astilla, hueso de aceituna y cáscara de frutos secos). No se incentivan dispositivos que empleen leña como combustible.