Antonio Torcuato: “Los vendedores ambulantes somos personas, no papeleras del mobiliario urbano”


El presidente de los comerciantes ambulantes reconoce que "sentimos que se ríen de nosotros en nuestra propia cara".

mercadillo IU
Mercadillo. /Foto:LVC
7196b180 5c40 4e76 b3be 6ee964dd505c
Antonio Torcuato./Foto: Jesús Caparrós

El presidente de la Asociación de Comerciantes Autónomos Ambulantes de Córdoba (Comacor), Antonio Torcuato, ha emitido un comunicado en el que ha denunciado que, “con motivo de obras a realizar en el recinto de El Arenal, el mercadillo que habitualmente se instala los domingos en esta ubicación se vio obligado a una profunda modificación que le afectó de manera drástica, desde el día 19 de septiembre del presente año. Esta modificación se realizaba con la premura que suponía el supuesto inicio de las obras en la semana inmediatamente posterior a esa fecha señalada, pregonado por el equipo de gobierno municipal en los medios de comunicación a bombo y platillo”.

En ese sentido, Torcuato ha desvelado que, “a día de hoy, las obras no han comenzado ni tienen visos de iniciarse, habiendo transcurrido ya tres domingos (19, 26 de septiembre y 3 de octubre) sin señal de movimiento alguno en la pretendida y cacareada reforma”. Esto para lamentarse de que “el próximo domingo será el cuarto en el que los vendedores ambulantes, más de 250 familias, se ven obligadas a sufrir las muy negativas consecuencias del cambio sin que la obra haya comenzado”.

Una situación que a Comacor le resulta “indignante, incalificable y sobre todo irresponsable”. Esto debido a que “se haya dado el paso precipitado e innecesario de obligar a un colectivo tan numeroso como vulnerable, y en situación económica grave, desesperada, a asumir un cambio como este, para ahora hacerle asistir semana tras semana al bochornoso espectáculo de que su sacrificio está siendo en vano”. Por lo que Torcuato ha confesado que “sentimos que se ríen de nosotros en nuestra propia cara”.

En Comacor, “por más que intentamos entender las razones, no somos capaces de comprender la falta de seriedad y planificación del Ayuntamiento, y la absoluta carencia de sensibilidad hacia los vendedores ambulantes”. De modo que Torcuato ha subrayado que “los vendedores ambulantes somos personas, no papeleras del mobiliario urbano”.

Y se ha preguntado “¿Es que nos somos ciudadanos? ¿Es que no pagamos tasas e impuestos? ¿Es que no tenemos derechos? Para responder que “¡Ya está bien! Somos personas humildes que solo queremos trabajar con dignidad sin sentirnos humillados ni tratados con desconsideración. No pedimos favoritismos, solo justicia, trato digno y no padecer una y otra vez los caprichos del gestor de turno”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here