La fabricación de vehículos de motor en España ha descendido casi un 20% en 2020


Los coches híbridos y eléctricos no representan ni el 10% del total de los vehículos que circulan en España, aunque sus ventas están en crecimiento

Fábrica de coches./Foto: LVC
Fábrica de coches./Foto: LVC
Fábrica de coches./Foto: LVC
Fábrica de coches./Foto: LVC

EAE Business School ha publicado el informe “Sector Automoción” en el que se extrae que las cifras de producción de automóviles han descendido casi un 20% durante la pandemia y se asemejan a las de 2013, con una producción de casi 600.000 unidades menos que en 2019. “La industria del motor en España ante una situación de menor poder adquisitivo y una previsible reducción de las ventas ha sabido reaccionar y redimensionar su producción para no generar un stock que comprometiese a su futuro. A esto, ha sumado innovadoras medidas de recursos humanos para que tampoco afectase gravemente a las reducciones de las plantillas”, explica Eduardo Irastorza, autor del estudio y profesor de EAE Business School.

El grupo PSA, con marcas como Citroën, Peugeot y Opel, ocupa un sólido puesto en cuanto a producción en España, gracias a la venta de sus modelos comerciales y” su decidida estrategia exportadora”, doblando las cifras de su inmediato seguidor, SEAT.

En 2020, las cifras españolas de exportación de vehículos descendieron hasta niveles similares a los de 2014. La caída también se ha visto reflejada en las importaciones, tendencia latente desde 2017 y que no alcanza los 30.000 millones en estos momentos.

Los vehículos SUV siguen encabezando la lista, superior al resto de categorías juntas, y Madrid es la comunidad autónoma que más vehículos nuevos suma, equivalente prácticamente a la suma del resto de comunidades, un 59,39 % más que Cataluña, la siguiente comunidad con más matriculaciones”, explica el autor del estudio y profesor de EAE Business School, Eduardo Irastorza.

Las marcas más vendidas en España en 2020 han sido SEAT, Volkswagen, Peugeot y Toyota. Los modelos de coche más vendidos son Dacia Sandero, Seat León, Nissan Qashqai y Renault Clio.

“La crisis sanitaria y económica han sido los factores que han contribuido a frenar la compra de vehículos en España, siendo los vehículos comerciales e industriales los que más han notado las consecuencias. Por un lado, el menor uso de los mismos debido a los confinamientos y las restricciones las han retrasado; por otro, la indecisión a la hora de adquirir automóviles con nuevas motoriza­ciones. Este aspecto se va superando a medida que las reglamentaciones y las ayudas a los vehículos híbridos y eléctricos se van consolidando”, señala Irastorza.

El segundo puesto del ranking europeo de producción lo ocupa España, país que se ha consolidado a pesar de un 2020 duro para su industria, tanto en fabricación de automóviles como en la de componentes. Francia ocupa el tercer puesto por su estrategia de deslocalización y fusiones por todo el mundo, aunque sigue siendo un actor protagonista a nivel mundial.

Los coches híbridos y eléctricos

España, tal y como se cita en el estudio, ha asumido “formalmente el compromiso de cambiar su parque móvil de motorizaciones con combustible fósil a energías limpias”. Este reto no se trata solo de conseguir la sustitución en los plazos establecidos por la Agenda 2030, sino de ser capaces de seguir produciendo esos vehículos aquí y venderlos de aquí al mundo con éxito. Para ello, el autor cree esencial que se establezca “una completa y ambiciosa estrategia de reinvención sectorial, basada en la colaboración público-privada”.

Actualmente, los vehículos híbridos y eléctricos “no representan ni el 10% del total de vehículos en circulación en el país”, aunque sus ventas están en crecimiento “gracias a la legislación de acceso a las ciudades y las políticas de ayudas”. Madrid es la comunidad donde más coches de este tipo hay (20.838) y le sigue de lejos Cataluña (6273), aunque Cataluña lidera los puntos de recarga eléctrica (3753).