El PP se opone la postura del CPFF al “reducir” la financiación de Andalucía en 2022


Molina ha señalado en un comunicado que "lo que hizo ayer el Gobierno de la Nación en el CPFF fue un chantaje intolerable a los andaluces"

Adolfo Molina./Foto: PP
Adolfo Molina./Foto: PP
Adolfo Molina./Foto: PP
Adolfo Molina./Foto: PP

El presidente provincial del PP de Córdoba, Adolfo Molina, se ha manifestado “en contra de la postura anunciada ayer por el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF)”, ya que “supone una reducción drástica de la financiación para Andalucía en el año 2022”, y “lo grave es que esta reducción impactará directamente sobre la prestación de los servicios esenciales a los andaluces y a los cordobeses”.

Molina ha señalado en un comunicado que “lo que hizo ayer el Gobierno de la Nación en el CPFF fue un chantaje intolerable a los andaluces, ya que la ministra María Jesús Montero plantea que la horquilla de déficit de las comunidades autónomas (CCAA) debe reducirse del 2,2 por ciento actual al 0,6 por ciento en 2022, sin aportación de fondos Covid”.

Además, “anuncian que nos devolverán los más de 574 millones de euros del IVA (534 más intereses de demora) pendiente de 2017, pero solo si les apoyamos los presupuestos de 2022″, algo que Molina considera “intolerable, sobre todo teniendo en cuenta que ese IVA es de las CCAA y así lo ha establecido el Tribunal Supremo; nos lo quitaron y ahora pretenden vender la devolución, condicionada, como una ayuda extraordinaria; esto es el colmo del cinismo político”.

De igual forma, según ha criticado Molina, “no es cierto que las CCAA reciban un 6,7 por ciento más el año que viene, porque han incluido ahí lo que nos deben”, añadiendo que “esto no afecta solo a Andalucía, pues también Valencia y Murcia han presentado una propuesta, para corregir los desequilibrios de infrafinanciación a través de un fondo transitorio, y ha sido rechazada”.

Con eso, según ha asegurado Molina, “Andalucía pierde cada día cuatro millones de euros por este injusto sistema de financiación pactado por Zapatero con los independentistas catalanes en 2009; 800 millones de euros al año que no llegarán a los andaluces”, lo que ha llevado al presidente del PP de Córdoba a preguntarse “a qué espera el PSOE-A de Juan Espadas para reclamar los que pertenece a los andaluces”.

“La realidad -se ha contestado a sí mismo- es que el PSOE-A de Espadas no es el PSOE andaluz ni el PSOE de Andalucía; en Andalucía hay un PSOE que es la sucursal del sanchismo en esta tierra”, lo cual no es bueno para Andalucía, ya que “el sanchismo, cada vez que tiene la oportunidad, castiga a Andalucía” y, mientras tanto, “Espadas mira para otro lado”.

CONFERENCIA DE PRESIDENTES

Por otro lado, Adolfo Molina ha expresado su preocupación por “as cesiones de Sánchez a los independentistas y nacionalistas en vísperas de la Conferencia de Presidentes Autonómicos” que tendrá lugar este viernes.

Así, “Urkullu anunció su asistencia tras arrancarle a Sánchez una reunión bilateral, que se celebra hoy, para hablar de cesiones de impuestos, y los catalanes no asisten porque ya han acordado negociar con el Gobierno en una mesa aparte, con lo cual se premia al socio de investidura que, como Aragonés, no asiste a la conferencia de presidentes, se accede a las demandas de Urkullu por acudir, y se ignora a las comunidades del PP, a las que amenaza con quitarles fondos si no apoyan los criterios de reparto”.

Por eso, según ha avisado Molina, “no se puede utilizar la Conferencia de Presidentes solo para sacar rentabilidad política para Pedro Sánchez”, ya que las reuniones de este foro, “deben ser instrumentos útiles, con acuerdos vinculantes, y no una sucesión de monólogos sin respuesta”.

LEY LISTA

Al margen de ello, Adolfo Molina ha valorado la importancia de la Ley de Impulso para la Sostenibilidad del Territorio de Andalucía (Lista), aprobada la semana pasada en el Parlamento andaluz, afirmando que “es una ley necesaria y urgente, para afrontar la realidad de estos tiempos después de años y años de desidia por parte de los anteriores gobiernos”.

Con esta ley, según ha opinado, “el urbanismo será más fácil de entender y más fácil de aplicar, agilizando los trámites y acabando con 20 años de maraña burocrática que dejaron los socialistas”, puesto que “el sistema caduco del PSOE mantenía un auténtico laberinto administrativo y un caos legislativo que solo dificultaba una buena planificación del territorio andaluz”.

Molina ha señalado que un ejemplo de ello es que “un promotor que quisiera desarrollar un proyecto tenía que pasar por 235 textos legales, y también que casi 500 PGOU de municipios andaluces han sido anulados o suspendidos parcialmente en los tribunales, con una media de tramitación de estos PGOU de ocho a diez años, y que ahora se sustituirán por una nueva norma con los que podrán aprobarse en dos años”.

Por cuestiones como éstas, según ha argumentado Molina, es por lo que la Lista “era una ley muy demandado por muchos sectores productivos andaluces, por ayuntamientos de todo tipo y por gran parte de la sociedad, y ahora nace desde el amplio consenso social, para revisar el urbanismo y la ordenación del territorio en Andalucía, con el fin de garantizar que todas las actuaciones urbanísticas sean viables social, ambiental y económicamente”.

La Lista supone “una revisión integral del urbanismo andaluz y aporta una reducción de trámites administrativos y orden legislativo, lo que permitirá desbloquear los problemas urbanísticos de muchos municipios”, a lo que se suma que “facilitará que haya menos conflictividad judicial y evitará los numerosos planes generales anulados por motivos formales o de fondo”, según ha concluido Molina.