Cajasur cierra el primer semestre del año con un beneficio de 11,1 millones de euros


Desde Kutxabank se ha subrayado el "excelente comportamiento" de los ingresos 'core'

Sede central de Cajasur en Córdoba en una imagen de archivo./Foto: LVC
Sede central de Cajasur en Córdoba en una imagen de archivo./Foto: LVC
Sede central de Cajasur en Córdoba en una imagen de archivo./Foto: LVC
Sede central de Cajasur en Córdoba en una imagen de archivo./Foto: LVC

Cajasur Banco ha obtenido un beneficio de 11,1 millones de euros en el primer semestre del presente año, mientras que la pujanza del negocio bancario ha elevado hasta los 125,5 millones de euros el resultado, en el mismo periodo, del Grupo Kutxabank, en el que se integra la citada entidad financiera con sede en Córdoba.

Otro datos destacado, según ha informado Cajasur, respecto a sus resultados en los primeros seis meses de 2021, es que su tasa de morosidad ha bajado del por ciento por primera vez en su historia, situándose en el 2,9 por ciento, muy por debajo de la media del sector. A nivel grupo, la mora mejora hasta el 1,95 por ciento y el volumen total de activos dudosos se sitúa por debajo de los 1.000 millones de euros.

Por otro lado, desde Kutxabank se ha subrayado el “excelente comportamiento” de los ingresos ‘core’, que se incrementan un 8,6 por ciento, y la importante disminución de los gastos de explotación, que se reducen un 6,6 por ciento y que han compensado la ausencia de resultados extraordinarios destacados, lo que explica la disminución del resultado neto en un 8,8 por ciento con respecto al mismo periodo en 2020.

En este sentido, ha apuntado que la buena evolución en la contratación de sus productos y servicios bancarios claves permite a la entidad “revisar al alza” las previsiones anuales fijadas al inicio del ejercicio, ya que ha continuado “ganando cuota de mercado y marcando crecimientos récord” en áreas de actividad fundamentales en un contexto “complejo”.

El volumen de negocio del Grupo Kutxabank ha alcanzado los 122.373 millones, un 7,4 por ciento más que hace un año. Este crecimiento se ha visto favorecido por la buena evolución de la inversión crediticia productiva de la redes de negocio (que avanza un 6,9 por ciento), los recursos de clientes, y especialmente por los recursos fuera de balance, que han aumentado un 7,9 por ciento en los últimos 12 meses.

En un análisis de su cuenta resultados, los ingresos ‘Core’ del negocio bancario han registrado un fuerte crecimiento del 8,6 por ciento (564,4 millones de euros), impulsados principalmente por los ingresos por servicios y de los procedentes de la actividad aseguradora, que han avanzado un 16,8 por ciento.

El margen de intereses ha avanzado un 1,2 por ciento, en un entorno “persistente de tipos de interés en negativo”, y la aportación del negocio asegurador ha crecido un 12,6 por ciento, y ha alcanzado los 72,4 millones.

Estos datos reflejan que más del 51 por ciento del negocio ‘core’ bancario proviene de la diversificación de ingresos al margen de los tipos de interés negativos y suponen, además, el 104 por ciento de los gastos de administración.

Por su parte, la aportación recurrente de la cartera de participadas ha mantenido su “tradicional fortaleza”, y los resultados derivados del cobro de dividendos y de la contribución de las asociadas se ha situado en 35,1 millones de euros.

Por otro lado, esta partida de otros resultados de explotación recoge, en negativo, el coste de las contribuciones del grupo al Fondo de Resolución Nacional, así como otras tasas como las vinculadas con la prestación patrimonial de los activos fiscales diferidos, o el impuesto sobre los depósitos de clientes. Con todo, el margen bruto ha superado los 574,3 millones de euros, un 7,8 por ciento más.

La entidad financiera ha destacado que ha continuado realizando un “relevante esfuerzo” para reducir los gastos de explotación, mientras ha continuado “reforzando” sus provisiones. Los gastos de explotación se han rebajado en 21 millones respecto a junio de 2020, lo que supone una mejora del 6,6 por ciento. De esta forma, el margen de explotación se ha situado en 279 millones, un 28,8 por ciento más.

El banco ha señalado que, en línea con la gestión de “máxima prudencia” que desarrolla el grupo, se ha mantenido estable el “relevante nivel de saneamientos” de la cartera crediticia y de otros activos, partida a la que se han destinado 144 millones, un 23 por ciento inferior al pasado año, a causa de las provisiones que se realizaron para afrontar el proceso de prejubilaciones. Finalmente, el beneficio consolidado del grupo se ha situado en los ya mencionados 125,5 millones, que suponen un 8,8 por ciento menos que en el mismo periodo de 2020.

El banco ha indicado que todo ello, “en un contexto económico que ha continuado supeditado a la evolución de la crisis sanitaria”, si bien las previsiones macroeconómicas han experimentado “una mejora notable y los mercados financieros han continuado creciendo”. Además, Kutxabank ha destacado que, en este “entorno complejo”, ha continuado ganando cuota de mercado a lo largo de todo el año en sus productos ‘core’.

RÉCORD EN HIPOTECAS

El banco ha señalado que la “buena evolución” de la actividad comercial de la red minorista ha vuelto a ser una de las claves del primer semestre del año, al superar “con creces” las previsiones fijadas en nuevos préstamos hipotecarios, préstamos al consumo, recursos o en la actividad aseguradora. Por cuarto trimestre consecutivo, Kutxabank “ha vuelto a marcar crecimientos históricos en la rúbrica de nuevas hipotecas”.

De esta forma y en la actualidad, Kutxabank concentra el 46,2 por ciento del mercado total de préstamos hipotecarios de Euskadi, alcanza el 17,4 por ciento en Andalucía, y el diez por ciento en el conjunto de España.

El Grupo ha vuelto a rebasar la barrera de los 1.000 millones de euros en nuevas formalizaciones y ha superado los 2.300 millones en la primera mitad del año, lo que supone un incremento del 70,8 por ciento respecto al mismo periodo en 2020, y un 39 por ciento más respecto a 2019.