La Junta “no está dispuesta a firmar el cheque en blanco” de la nueva PAC


La reunión técnica celebrada en Madrid "no despeja las dudas sobre el modelo que quiere implantar el Gobierno"

Un agricultores trabaja con su tractor en el campo./Foto: LVC IAJ Junta
Un agricultor trabaja con su tractor en el campo./Foto: LVC
Un agricultores trabaja con su tractor en el campo./Foto: LVC IAJ Junta
Un agricultor trabaja con su tractor en el campo./Foto: LVC

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha mostrado hoy su negativa a la propuesta de acuerdo para la elaboración del Plan Estratégico de la Política Agrícola Común (PAC) planteada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, durante la reunión técnica celebrada hoy en Madrid. El secretario general de Agricultura de la Junta de Andalucía, Vicente Pérez, considera que el planteamiento del Gobierno no despeja dudas sobre aspectos básicos que son necesarios definir antes de alcanzar un gran pacto. “No estamos dispuestos a firmar un cheque en blanco”, ha recalcado.

La futura PAC “no puede ser un freno al impulso del sector agroalimentario, en el que Andalucía es una potencia. Después de tres años de negociaciones a nivel europeo, alcanzar el consenso nacional en un margen de dos semanas se antoja complicado, sobre todo, sin arrojar luz sobre cuestiones básicas que marcarán el futuro de los agricultores y ganaderos andaluces a diez años vista”. En este sentido, el secretario general de Agricultura considera “fundamental contar con estudios de impacto para que los consejeros de las distintas autonomías puedan adoptar una decisión con garantías suficientes en la Conferencia Sectorial prevista en principio para la próxima semana”.

En general, desde Andalucía se reclama “una mayor definición de los planteamientos esbozados y, al mismo tiempo, se recuerda que el acuerdo alcanzado en Luxemburgo permite aplicar el actual modelo andaluz con un incremento de las medidas ambientales, un modelo basado en la regionalización de las ayudas, como el pago básico a la renta y a los ecoesquemas, y en el sistema de derechos. Estos elementos se consideran esenciales para el reconocimiento de la diversidad de la agricultura andaluza, como han defendido al unísono tanto el conjunto de organizaciones profesionales agrarias como la Junta”.

Andalucía “está dispuesta a ceder en algunos aspectos de la negociación como la reducción en un tope del 50% de las regiones productivas actuales, pero no a un cambio rotundo en el que los agricultores y ganaderos andaluces salgan perjudicados en favor de otras comunidades autónomas. Esperamos que el Gobierno diseñe ecoesquemas flexibles, fáciles de cumplir por nuestros agricultores y con importes diferenciados por regiones productivas”, ha subrayado Vicente Pérez, que ha recordado que desde Andalucía se considera que el olivar tradicional, la ganadería extensiva y la actividad agraria ecológica deben ser considerados ecoesquemas por sí mismos. Para terminar, ha afirmado que “no queremos trasvases de fondos entre agricultores ni entre comunidades autónomas” .