La recuperación económica será solo parcial mientras la pandemia no sea controlada


XXIII Informe LEO de la Universidad Loyola en colaboración con CEA

Presentación del informe LEO./Foto: Universidad Loyola recuperacion
Presentación del informe LEO./Foto: Universidad Loyola
Presentación del informe LEO./Foto: Universidad Loyola
Presentación del informe LEO./Foto: Universidad Loyola

Las proyecciones macroeconómicas del XXIII Informe Loyola Economic Outlook (LEO), que elabora el Departamento de Economía de la Universidad Loyola en colaboración con la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), describen un alto grado de incertidumbre sobre la evolución de la economía española y andaluza en 2021 y 2022, cuya recuperación será solo parcial mientras la pandemia no sea controlada. Así lo han expuesto en la presentación del estudio su director, el profesor Olexandr Nekhay, y el secretario general de CEA, Luis Fernández-Palacios. 

Las medidas adoptadas por las administraciones parecen haber aplanado la curva de la tercera ola epidemiológica. Una continuación del descenso del número de afectados por el virus y de la vacunación podría propiciar que la recuperación económica cobrase fuerza a partir del tercer trimestre de 2021. En ese contexto, cabría esperar para entonces un fuerte repunte, consecuencia de la reactivación de actividades relacionadas con el Comercio, la Hostelería y el Turismo internacional.

Así, el PIB de España podría crecer un 5,6% en 2021; una estimación que presupone una recuperación del sector turístico de alrededor del 60% de las pérdidas ocasionadas por la crisis sanitaria. En 2022 también se registraría una alta tasa de crecimiento económico: alrededor del 5,2%. En Andalucía, el crecimiento para estos dos años será de menor magnitud debido en gran parte a que el desplome de la actividad económica regional fue menor que a nivel nacional. En 2021 se estima un crecimiento de la economía andaluza de en torno al 5,0%. Para el año 2022, el mismo podría rondar el 4,8%.

Esquivada, de momento, una segunda recesión 

Según el Informe LEO, las economías española y andaluza evitan, por el momento, una segunda recesión. El PIB del cuarto trimestre de 2020 se expandió un 0,4% en España y un 0,3% en Andalucía. No obstante, los datos disponibles hasta ahora del primer trimestre de 2021 no permiten descartar que empecemos el año con un estancamiento económico o, incluso, crecimiento negativo. En el escenario central del estudio, la variación del PIB en el primer trimestre se situaría alrededor del -0,1%. En el segundo trimestre, el crecimiento sería algo más moderado (alrededor del 1,2%). No sería hasta el tercer trimestre, -suponiendo, como ya se ha mencionado, la reactivación del Turismo-, cuando el PIB registraría un fuerte repunte, que podría llegar a superar el 3%.

El consumo iría en línea con el comportamiento del PIB, con un crecimiento del 6,7% en 2021 y del 5,4% en el año 2022. De otro lado, el consumo público podría expandirse un 3,0% en 2021, con el mantenimiento de las políticas de estímulo. La formación bruta de capital crecería un 8,9% en 2021 y algo menos en 2022 (8,1%). Las exportaciones podrían crecer un 10,5% en 2021, frente a un 12,2% de las importaciones, mientras que sus tasas de crecimiento en 2022 podrían acercarse (7,2% para exportaciones frente 7,7% para importaciones). 

Datos de empleo a nivel nacional

El empleo medido en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo aumentaría en un 3,5% en 2021. Mientras, los ocupados, -incluidas entre ellos las personas en ERTE-, podrían decrecer un 0,9% en 2021 a causa del fin de los ERTE por fuerza mayor prevista para el 31 de mayo de 2021. Esas personas dejarían de contabilizar como ocupadas, siempre y cuando los ERTE no se prorrogasen de nuevo. Así, la tasa de paro (calculada con la cifra de ocupados) alcanzaría el 18% en 2021 y el 16,6% en 2022. Estos datos están alineados con los publicados por el Banco de España, que predice que la recuperación de la tasa de desempleo no empezará a ser evidente hasta 2022: estima que la tasa desempleo podría estar entre un 17% y un 21% en 2021, y entre un 14% y 18% en 2022. 

Perspectivas económicas para Andalucía

En cuanto a las perspectivas económicas para Andalucía para 2021 y 2022, el Informe LEO describe una recuperación económica moderada que dependerá de la evolución de la pandemia y del proceso de vacunación. El efecto negativo de la tercera ola de la COVID-19 en la región, donde se ha alcanzado el récord de casos de todo el periodo pandémico, puede suponer un obstáculo importante para la recuperación. De esta forma, LEO estima que el crecimiento para Andalucía será ligeramente inferior al de España tanto para 2021 (5%) como para 2022 (4,8%). Este menor crecimiento se debe, principalmente, a la inferior caída del PIB de Andalucía (-10,3%) con respecto a España (-11,0%) en el año 2020, lo cual implica que el rebote también sea unas décimas menor que a nivel nacional aunque la senda de recuperación sea similar.

En cuanto a otros indicadores macroeconómicos, la tasa de paro en Andalucía es del 22,74% (INE, datos EPA IV trimestre de 2020), una de las más altas de España. En su estudio, realizado en colaboración con CEA y dentro del proyecto CEA + Autónomos, los economistas de la Universidad Loyola pronostican un incremento de la tasa de desempleo en 2021 hasta alcanzar el 24% por el efecto “fin de ERTE”, previsto para mediados de año. Por otro lado, estas predicciones muestran una mejoría de la tasa de desempleo para el año siguiente, 2022 (23,2%), aunque sin recuperar los niveles previos a la pandemia. 

Probablemente, debamos esperar hasta 2023 para constatar una recuperación total en el empleo perdido durante la crisis de la COVID-19 en Andalucía. Al igual que para España, se espera que las tasas de empleo y ocupación comiencen su recuperación a partir del tercer trimestre de 2021, cuando la llegada del verano y el impulso en las vacunaciones abran un nuevo escenario económico.

Desde la patronal andaluza, su secretario general subraya que el crecimiento de la economía dependerá en gran medida del programa de vacunación, cuya aceleración debe ser prioritaria para paliar la incertidumbre actual de los consumidores y las empresas. Fernández-Palacios insiste en la directa relación entre la universalización de la vacuna, la posibilidad de una mayor movilidad y un clima, al cabo, de mayor confianza en el futuro. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here