Asaja lamenta el ‘ataque’ del “portavoz” del ministro Planas al campo cordobés


El ministro Planas, a través de su “portavoz” Hurtado, "insiste en romper el consenso y la cogobernanza saltándose las orientaciones de la UE para el periodo transitorio sobre la PAC"

psoe
Antonio Hurtado atiende a los periodistas junto a Isabel Ambrosio en una imagen de archivo./Foto: LVC

El presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, ha lamentado el ataque al campo andaluz y cordobés que, “desde el sillón de los despachos”, ha realizado el diputado socialista por Córdoba Antonio Hurtado al afirmar que “los defensores del ‘status quo’ en la PAC son los grandes privilegiados”, lo cual es una “rotunda falsedad, una calumnia y una ofensa para los agricultores y ganaderos cordobeses”.

Fernández de Mesa ha afirmado que las declaraciones de Hurtado obedecen “a que ha recibido instrucciones del ministro de Agricultura”, Luis Planas, quien con sus propuestas de la PAC ha conseguido el rechazo unánime de todas la organizaciones agrarias y cooperativas andaluzas. Y más aún, con estas declaraciones del “portavoz” de Planas, “también está desautorizando a la inmensa mayoría de alcaldes y concejales de todos los partidos políticos, incluido el del ministro, que sí están trabajando en la defensa de los agricultores y ganaderos de Córdoba”.

Asaja destaca que esta insistente y unilateral actitud del ministro “rompe el clima de diálogo y consenso con el campo andaluz y cordobés con el que se debería tratar los debates del futuro modelo de aplicación de la PAC”.

Y es que el sector agrario andaluz, de forma unánime y conjunta, ya manifestó su disconformidad a esta propuesta planteando a Planas modelos alternativos que evitaran el perjuicio que se produciría a los agricultores y ganaderos cordobeses y andaluces. Pero, sin embargo, no los ha tenido en cuenta y “va a implantar, autoritariamente y sin estudios que evalúen adecuadamente su impacto, un modelo sin que haya habido un acuerdo entre el ministerio y las comunidades autónomas”, como lo hubo para convergencia vigente hasta la fecha. Por tanto, “el ministro cambia las reglas de juego a mitad de partido sin dialogo ni consenso”.

Por ello, Asaja pide que se aplique durante estos dos años de transición el modelo de convergencia aplicado y consensuado hasta ahora, según lo acordado en su día entre el Ministerio de Agricultura y las comunidades autónomas.

Por último, Fernández de Mesa recuerda a Planas que “el presupuesto PAC que tienen España, Andalucía y Córdoba lo han generado todos los agricultores y ganaderos con su trabajo y esfuerzo”, reconocido a través de las ayudas que reciben actualmente, por lo que “no es justo penalizarlos y eliminar sus derechos históricos cuando gracias a ellos llegan esos millones de euros a Córdoba, Andalucía y España”.

En este sentido, Asaja exige a Planas que abandone ya “su ataque a los cordobeses y Andalucía”, donde precisamente él fue consejero de Agricultura. Asaja recuerda que el ministro debe ser coherente con lo que defendía cuando era consejero. Siempre pidió que se contemplaran las particularidades del campo andaluz y, en mayo de 2013, rechazó la aplicación de la convergencia interna hacia una tasa plana, lo que supondría un cambio radical en el conjunto de la PAC, que afectaría a Andalucía de forma muy negativa.

Por ello, desde la organización agraria se le solicita que se mantenga fiel con la posición que él dice que defiende cuando afirma que ha querido que España no pierda presupuesto. Los agricultores y ganaderos quieren lo mismo que él para España, que es no perder ayudas para su explotación y que Córdoba y Andalucía no pierdan presupuesto. Este cambio de posición es “una incoherencia incomprensible, salvo que haya intereses políticos a favor de algún otro lugar de España o contra Andalucía”.

Por todo ello, las afirmaciones del diputado socialista, “portavoz” de Planas, “son un ataque a todas las organizaciones y cooperativas agrarias de Andalucía”, que de forma unánime han mostrado su rechazo al proyecto del real decreto de transición de la PAC y ya en septiembre del año pasado manifestaron su disconformidad a este “drástico cambio en el modelo de convergencia”, que ya se recogía en el borrador del real decreto remitido por el ministerio, al tiempo que desde Andalucía se plantearon modelos alternativos que evitasen perjuicios a los agricultores y ganaderos.