Wizink devolverá más de 17.000 euros a una cordobesa


'Reclama Por Mí' logra que el Juzgado de 1º Instancia Nº 73 de Madrid declare nulo el contrato de dicha tarjeta y falle a favor de la afectada, A.P.M.

acusada Montalbán agresiónwizink
Juzgado./Foto: LVC
acusada Montalbán agresiónwizink
Juzgado./Foto: LVC

El Juzgado de 1º Instancia Nº 73 de Madrid ha declarado nulo el contrato de una tarjeta Barclaycard, propiedad de Wizink, condenando, por tanto, a la entidad a cancelar la deuda pendiente a la cordobesa A.P.M. y a devolverle todas las cantidades abonadas en concepto de intereses remuneratorios y comisiones, exactamente 17.687 euros. 

“Necesitaba dinero para hacer frente a varios gastos que se me acumularon y, bueno, pensé que era una opción sencilla y cómoda de poder superar ese bache económico”, explica A.P.M, vecina de Córdoba.

Corría el año 2000 y le ofrecieron la tarjeta revolving en un centro comercial, “cumplimentando el propio vendedor todos mis datos sin explicarme nada, salvo que con esa tarjeta podía ir pagando cómodamente mis compras”, explica. 

Algo que, poco a poco, A.P.M vio que no era así y que, por mucho que abonase todas las cuotas del crédito, la cuantía a devolver a Wizink apenas bajaba.

Así, esta cordobesa decidió acudir a Reclama Por Mí, plataforma que ha conseguido que, finalmente, el Juzgado haya fallado contra Wizink declarando el contrato de la tarjeta nulo por “falta de transparencia”.

Y es que, como se recoge en la propia sentencia, la letra pequeña e ilegible es la principal característica del contrato firmado por A.P.M. pero no solo eso: como señala el Juzgado, “no es cuestión ya de que las cláusulas sean ilegibles, es que ni siquiera se incorporan al contrato”. 

Por tanto, la sentencia declara que las condiciones que regulaban dicha tarjeta revolving no superan el control de transparencia y deben tenerse por no puestas.

Una sentencia que anula el contrato, cancela la deuda pendiente de A.P.M. y obliga a Wizink a devolverle todo lo abonado de más, en concepto de intereses.

“La falta de transparencia es otra gran trampa de las tarjetas revolving. Son productos de los que, al contratarlos, el usuario no recibe información clara sobre su funcionamiento, condiciones o intereses a aplicar y esto provoca una clara indefensión de personas como A.P.M. frente a entidades que comercializan este tipo de créditos”, explica Javier Moyano. 

Indefensión con la que es posible acabar “reclamando a través de profesionales, haciendo que la Justicia pueda actuar. Es el único modo de restituir los derechos de los afectados por estos productos, acabar con la pesadilla que para ellos suponen las tarjetas revolving”, añade.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here