El Covid-19 modifica la certificación e inspección para la Norma de Calidad del Cerdo Ibérico

50

El objetivo de las nuevas directrices es priorizar la salud de las personas y reducir el impacto en la actividad económica tanto de organismos de control como de operadores del sector

Cerdos ibéricos asaja módulos Pozoblanco cerdo PP
Cerdos ibéricos. /Foto: LVC
Cerdos ibéricos asaja módulos Pozoblanco cerdo PP
Cerdos ibéricos. /Foto: LVC

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha dictado unas directrices que hay que seguir mientras dure el Estado de Alarma por la alerta sanitaria provocada por el Covid-19 y que afectan a la Norma de Calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibérico.

Entre las directrices establecidas está la de que “en la medida de lo posible se evitarán los viajes de trabajo, suspendiendo incluso aquellos que se encontrasen ya programados”. Asimismo, “los organismos de control intentarán reorganizar la planificación de sus
inspecciones y auditorías, en la medida de sus posibilidades, tanto durante la vigencia del estado de alarma como una vez finalizado este”. Además, “durante el desarrollo de las inspecciones o auditorias, se adoptarán en todo momento las precauciones necesarias, de acuerdo con las recomendaciones de las autoridades sanitarias, que tendrán carácter prioritario de instrucciones de trabajo en el ámbito del Real Decreto 4/2014, mientras dure el estado de alarma declarado por el Real Decreto 463/2020, o por las normas que lo
modifiquen”.

En lo que respecta a las entidades de Certificación, aplazarán las auditorías de mantenimiento “hasta que se levante el estado de alarma y la situación sanitaria lo permita, pudiendo sustituirse por auditorías documentales”. Se podrán aplazar las auditorías de renovación por caducidad de certificado hasta seis meses a partir del levantamiento del estado de alarma y será válido el certificado durante el periodo de prórroga.

Se contempla, en todo caso que “cuando en las auditorías de mantenimiento o renovaciones aplazadas, la entidad de certificación tenga sospecha o prevea riesgo de
incumplimiento, ésta podrá realizar una auditoria documental a distancia, para verificar que se siguen cumpliendo los requisitos esenciales”.

Las auditorías de ampliación “deberán aplazarse y su reanudación se programará de común acuerdo con los operadores. No obstante, podrán realizarse documentalmente. En cualquier caso, se deberá realizar una auditoría ‘in situ’ en el plazo máximo de 4 meses a contar desde el día en que se levante el estado de alarma. Y las auditorías iniciales deberán aplazarse, aunque la entidad podrá solicitar la documentación que pueda verificarse. De igual forma se actuará en auditorías extraordinarias para el levantamiento de una
suspensión.

Las suspensiones voluntarias podrán levantarse mediante auditorías documentales y, para todos los casos, cuando una auditoría ‘in situ’ fuese imprescindible, la entidad podrá realizarla si las restricciones de movilidad vigentes en cada momento lo permiten, poniéndolo previamente en conocimiento de la autoridad competente y adoptando las precauciones necesarias, de acuerdo con las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Por último, y sobre las entidades de Inspección, “se aplazan las inspecciones ‘in situ’ iniciales y las referentes a control de factor racial y control reproductivo. El resto de inspecciones pueden sustituirse por actividades remotas” en las que se emitirán Documentos Transitorios Equivalentes (DTE) a los informes de inspección REA, REA-LAPS
y RE, que tendrán los mismos campos de información y la misma validez que éstos, empleando, como mínimo, los mismos tiempos de inspección que cuando se hacen in situ.

El documento al completo lo facilita Asaja Córdoba en su página web.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here