Vimpyca celebra su 50 aniversario


El acto contó con la presencia de sus patronos, el obispo de Córdoba y el teniente de alcalde de Presidencia

Participantes en el acto conmemorativo del 50 aniversario de Vimpyca./Foto: José I. Aguilera

En un acto cuidado al detalle, la Fundación Vimpyca celebró en las instalaciones del Residencial Acalifa -realizado por la promotora de la Iglesia en el barrio del Nuevo Zoco- su 50 aniversario. En una puesta en escena que estuvo conducida por el gerente de la Fundación, Francisco Melero, intervino el presidente Fernando Cruz-Conde. Este puso de relieve el espíritu de Vimpyca, durante este medio siglo de existencia, imbuido en el objetivo de ofrecer viviendas asequibles al sector menos pudiente de la sociedad. Asimismo, el canónico destacó la ayuda a los clientes que siempre ha prestado la institución.

Tras la presentación de un vídeo que repasó la historia de Vimpyca, se dio paso a un breve coloquio en el que participaron el actual vicepresidente, el sacerdote Juan Moreno, así como el anterior gerente, Jesús Álvarez. El canónigo emérito repasó la historia de la Fundación y recordó que nació tras el fallecimiento de Fray Albino. Y subrayó el servicio realizado a la sociedad cordobesa y andaluza, ya que nunca hubo un desahucio en estos 50 años. Lo que muestra el gran esfuerzo y vocación de servicio a la sociedad de la Iglesia, en este caso, a través de una empresa sin ánimo de lucro, como lo es Vimpyca.

Por su parte, el teniente de alcalde de Presidencia, Emilio Aumente, recalcó que, Córdoba debe estar muy agradecida a Vimpyca y animó a seguir con el mismo espíritu y resaltó el agradecimiento del Ayuntamiento de Córdoba por esta “magnífica tarea”. Mientras que el presidente de CECO, Antonio Díaz, resaltó que “estamos al lado del Cabildo y de la Iglesia, como no podía ser de otra manera, en iniciativas como las Rutas Fernandinas y también en esta celebración de los 50 años de esta fundación Vimpyca”.
Finalmente, el acto fue clausurado por el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández. El prelado no dudó en recalcar que los canónigos no se dedican solo a rezar, también a hacer el bien social, que tiene a Vimpyca como ejemplo de empresa bien llevada. “Les admiro. Rezan y dan trigo. Es una de las claves te del secreto de esta empresa. No ha habido enriquecimiento en los momentos boyantes”, señaló.  Demetrio Fernández felicitó a los patronos: “No hubiera sido posible sin la colaboración de un buen equipo de profesionales. Hay que acertar con las personas que colaboran.  Es importante que los laicos colaboren en tareas que promociona la Iglesia. Importante la dimensión ética de la empresa, no solo porque parte de la doctrina social de la Iglesia sino también porque no se ha buscado el negocio ni el enriquecimiento de nadie en estos 50 años, algo que no suele ser frecuente. Esto es un laurel que ponemos a los patronos al servicio de la sociedad durante estos 50 años. Esperemos que sea un testimonio para otras empresas de otros sectores. Merece un aplauso”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here