La gestión pública que “arruina el sector turístico de Granada"


Granada
Alhambra./Foto: LVC

Las diferencias en la gestión entre la Mezquita-Catedral de Córdoba y la Alhambra de Granada son notables. Y, pese a que para la alcaldesa de Córdoba Isabel Ambrosio sea un referente para el modelo de gestión compartida que propugna, la realidad es que el monumento nazarí tiene un patronato que –además de estar inmerso en varios procesos judiciales por corrupción– no comparte, precisamente, su cometido con los empresarios granadinos.
De hecho, la Federación de Empresas de Hostelería y Turismo de Granada se lamentaba a finales del pasado mes de julio, de que el Patronato de la Alhambra no escuche al sector. Por lo que pedía a la Subdelegación del Gobierno tener voz, voto y presencia en la toma de decisiones, a través de la creación de una mesa en la que se les incluyera.
La petición se producía por la gota que colmó el vaso de la paciencia del sector, tras la introducción del nuevo sistema de venta de entradas que, con carácter nominativo, ha hecho descender el turismo en la capital nazarí de forma alarmante. Y es que, como se hacía eco Ser Granada, a juicio de los empresarios, este procedimiento hará que, en dos años, Granada haya perdido hasta el 40 por ciento de su turismo, dada la mala imagen que el caos alrededor de la Alhambra ha provocado.
“El nuevo sistema de entradas de la Alhambra arruina el sector turístico de Granada”, aseguraba Juan Peláez, para subrayar que el nuevo sistema de entradas organizadas es un caos y está ahuyentando a los turistas y está provocado la ruina de las agencias locales. Haciéndose eco del sentir de agencias de viaje, guías turísticos y patronal hostelera. Un modelo que es el que Ambrosio quiere tomar como referencia para la Mezquita-Catedral de Córdoba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here