Mª Dolores Jiménez: "Licitar obra pública es casi un suicidio"


Desde la Asociación de Constructores, Construcor, piden a los partidos políticos que corrijan el desequilibrio de la inversión pública en Córdoba con respecto a la media andaluza

La licitación pública ha subido en el primer semestre de este año prácticamente el doble que en 2017 pero sin embargo sigue alejada de la media andaluza y del estado. Por este motivo, la Asociación de Empresarios de la Construcción e Infraestructuras de Córdoba, Construcor, pide a los políticos con representación parlamentaria “que hagan un esfuerzo de acuerdo y colaboración para que los presupuestos de las diferentes administraciones  equilibren el peso real de la provincia y su lugar en el conjunto de Andalucía y del Estado, donde está entre las 25 primeras provincias españolas en cuanto a peso económico y las 15 primeras en cuanto a población”.
La presidenta de la asociación, Mª Dolores Jiménez, sobre la licitación, ha tenido palabras muy duras dirigidas a las administraciones hasta el punto de decir que hoy por hoy “licitar obra pública es casi un suicidio” y ha pedido para cambiar esta situación, “que se licite coherentemente, a precios razonables para que sean viables las obras porque si no, pasa lo que estamos viendo que al final las obras no se terminan porque  no se pueden llevar a cabo en esas condiciones y eso es malo para todos”.

Francisco Carmona, Antonio Díaz y María Dolores Jiménez, en su comparecencia en la sede de CECO./Foto:LVC

Primer semestre
Si bien la licitación pública en Córdoba ha subido de forma considerable en el primer semestre del año, al doble que en 2017, la serie recoge datos muy por debajo de la media. De hecho, no alcanzamos en Córdoba la licitación promedio de Andalucía por habitante de los últimos 5 años, ocupando la sexta posición.  Además, el grueso de la licitación, 100 millones de los 109, se produjo antes del 9/03 coincidiendo con la entrada en vigor de la nueva ley de contratos, desde marzo hasta el 31  de julio solo se han licitad 9 millones, así que mucho nos tememos que si la tendencia sigue las cifras a final de año sean malas.
Vivienda
Con respecto a la vivienda, la vivienda nueva crece a un ritmo mayor  que la usada con un aumento del 24,4 por ciento con respecto al año anterior. Entienden desde Construcor que esto se debe a la demanda “embalsada ” de años atrás. Sobre el incremento de precio Francisco Carmona, secretario general de esta asociación de constructores, considera que está muy relacionada con la situación de la GMU ya que “si uno no sabe si van a tardar en darle una licencia tres meses o dos años, tiene que repercutir ese riesgo en el precio final que paga el comprador, máxime cuando a corto plazo ya se está  hablando de un repunte de la inflación y de una subida de los tipos de interés. El promotor asume más riesgos y los incrementa en el precio”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here