El retraso en las ayudas a la modernización de explotaciones agrarias


Miles de agricultores esperan desde 2016 que la Junta resuelva y abone unas subvenciones financiadas al 75% por la Unión Europea

Uno de los aspectos que fueron mejor acogidos por los agricultores cuando se puso en marcha el Programa de Desarrollo Rural de Andalucía 2014/2020 fue el del establecimiento de una serie de ayudas para la modernización de explotaciones agrarias y ganaderas, con la finalidad de adaptarlas a las necesidades y requerimientos del siglo XXI. Esa alegría inicial se fue tornando en decepción al ver que no llega el momento de recibir el abono de estas ayudas.

explotaciones agrarias, agricultura, campo,
Campo cultivado de girasol./Foto:LVC

El trámite es complejo y el Consejero de Agricultura, Rodrigo Sánchez, reconocía esta semana en Córdoba que esperaba “resolverlo próximamente”. El motivo no es otro que el alto número de alegaciones presentadas a las resoluciones de estas ayudas, indicando que se han presentado “más de 5.000 alegaciones importantes” y que actualmente se encuentran en trámite de resolución.
Estas ayudas a la modernización de las explotaciones agrarias y ganaderas se financian en un 75 por ciento con el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader) que aporta la Unión Europea, mientras la Junta de Andalucía aporta un 17,5 por ciento y el Ministerio el 7,5 por ciento restante. La finalidad es financiar hasta el 50 por ciento como máximo de la inversión a realizar que tiene un tope de 120.000 euros, con lo que la mitad de la misma corre por cuenta del agricultor.
El Programa de Desarrollo Rural de Andalucía no comenzó con buen pie, porque no fue hasta 2016 cuando se convocaron las primeras ayudas. El plazo de presentación de proyectos se cerró en septiembre de ese año y todavía se está a la espera de la resolución de las ayudas. Este retraso tiene un problema añadido para los agricultores que presentaron un proyecto con unos precios ajustados al año 2016 y que han quedado desfasados por el tiempo transcurrido, por lo que muchos podrían renunciar a estas subvenciones.