La realidad contradice a las acusaciones sobre el turismo


tasa turismo
Turistas en Córdoba. /Foto: LVC

El turismo, o la inversión en esta parcela, se ha convertido en una nueva arma arrojadiza del escenario político. Así, el diputado nacional del PSOE por Córdoba, Antonio Hurtado, a tenor de los datos que le ha facilitado el Gobierno de la Nación en respuesta a sus preguntas sobre el respaldo económico que ofrece al sector turístico cordobés, ha asegurado que “las ayudas al turismo del Gobierno de Mariano Rajoy son insignificantes”. Es más, en opinión de Hurtado, “el turismo mejora gracias al esfuerzo y apoyo de administraciones como la Junta de Andalucía, la Diputación de Córdoba, mancomunidades y ayuntamientos de la provincia, pero la Administración central se esta desentendiendo de apoyo alguno a un sector productivo tan importante” para Córdoba.
Unas afirmaciones que se contradicen con los datos globales de inversión en Córdoba, que ha puesto sobre la mesa el presidente del Partido Popular de Córdoba, Adolfo Molina. Éste ha recordado que “el compromiso de Mariano Rajoy con nuestra tierra se refleja en los 41.000 millones de euros aportados por el Gobierno de España a través de los mecanismos extraordinarios de financiación, así como en los Presupuestos Generales del Estado que aumentan la inversión en Andalucía en un 28 por ciento y en la provincia de Córdoba en un 50,4 por ciento.
Una Semana Santa discreta y un casco histórico descuidado

Cabe recordar que, en el ámbito turístico, la Semana Santa de 2018 en Córdoba no ha batido récords de ocupación hotelera. Con una ocupación hotelera media del 74 por ciento. La cifra se “salvó”, gracias a las reservas de los días centrales de la celebración. Unos datos a los que hay que sumar la delicada situación por la que atraviesa el cuidado del casco histórico, cuyo mantenimiento recae directamente sobre la administración local que gobierna el partido de Hurtado.
Y es que hacer turismo y elegir Córdoba es sinónimo que la primera imagen que se va a llevar el turista de la ciudad será negativa. Y es que el vandalismo, en forma de spray y pintada, ataca de forma continuada el mobiliario urbano, tanto del entorno como del propio casco histórico en los alrededores y en la propia Mezquita-Catedral de Córdoba. Unos hechos que, a todas luces, muestran dos formas de proceder opuestas y que no dejan bien a algunos de los actores en liza.
El pasado mes de febrero, el muro exterior del Conjunto Monumental Mezquita-Catedral de Córdoba, concretamente, el armazón dispuesto para llevar a cabo los trabajos de restauración de la Capilla Real, era atacado esta semana por los amigos del spray. Si bien, su deseo de inmortalizar su firma en un espacio tan emblemático duraba poco. De hecho, el Cabildo de la Catedral de Córdoba, apenas tardaba 24 horas en llevar a cabo la limpieza de las pintadas.
Esa forma de proceder, pulcra y rápida, contrastaba sobremanera con lo que ocurría en los alrededores del Conjunto Monumental. Así en el Puente Romano y en el Centro de Recepción de Visitantes podían apreciarse numerosísimas pintadas que no eran eliminadas. Baste recordar que, en La Voz de Córdoba, se hacía un particular recorrido este verano por la zona, mostrando como esta zona tan singular estaba pagada de daños que, si bien los principales culpables son los autores de los mismos, no deja de llamar la atención que, desde las diversas áreas municipales no se les ponga freno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here