El Plan del Lobo, una "tomadura de pelo"


Asaja afirma que la Junta trabaja "en un proyecto de orden para la inclusión del lobo ibérico en el Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas"

El presidente de la organización agraria Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, ha pedido a la Junta de Andalucía que deje de “tomar el pelo” a los ganaderos con el programa para la recuperación del lobo ibérico, así como con el proyecto Life El lobo en Andalucía: Cambiando actitudes, porque las actuaciones que está llevando a cabo “indican que quiere darle facilidades al lobo”.

Oveja muerta por un lobo.
Oveja muerta por un lobo. /Foto: LVC

En una nota, Fernández de Mesa ha respondido así después de que la Delegación de Medio Ambiente de la Junta en Córdoba se haya dirigido a la organización agraria y haya dicho que el plan es “de gobernanza y comunicación ambiental” y que “no contempla la suelta de ejemplares”.
Sin embargo, Asaja ha explicado que “la Junta ha puesto en marcha el Life del Lobo, al mismo tiempo que se está trabajando en un proyecto de orden para la inclusión del lobo ibérico en el Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas”, por lo que todo indica que la Administración autonómica quiere “darle posibilidad y facilidades al lobo y, en su caso, reintroducirlo, toda vez que sigue manteniendo el planteamiento de su inexistencia en nuestros montes”, según Asaja.
Por ello, la asociación de agricultores y ganaderos se pregunta si es que la Junta de Andalucía pretende “engañar o tomar el pelo a costa del gasto de dinero público”; mientras “deja al abandono a las dehesas con un plan director sin fondos en el que a cada hectárea le corresponde una dotación financiera ridícula de 7,1 euros por hectárea al año”.
“Es paradójico que se dice desde la Junta que se quiere apostar por la dehesa, y la propia Junta de Andalucía olvida, con este Plan del Lobo, que los sectores ganadero y cinegético son hoy por hoy fundamentales para la conservación del medio natural y que, gracias a ellos, se mantienen ecosistemas únicos como la dehesa”, ha señalado la organización agraria.
Para concluir, Asaja ha remarcado que reivindicar la conservación de esta especie a toda costa “es una temeridad, porque el lobo causa enormes daños económicos a quienes verdaderamente mantienen el medio ambiente en el mundo rural, que son los titulares de explotaciones ganaderas o cinegéticas”.