El primer semestre de CajaSur cierra con un beneficio del 18,7% más que el año pasado


Según CajaSur, el beneficio "se alinea con los objetivos marcados por la entidad, mientras que la evolución de la actividad bancaria logra superar las expectativas"

El Grupo Kutxabank ha obtenido en el primer semestre del presente 2017 un beneficio consolidado de 170,2 millones de euros, un 18,1 por ciento más con respecto al mismo periodo de 2016, contando para ello con una aportación positiva de 12,4 millones por parte de CajaSur.

Oficina de Cajasur.
Oficina de Cajasur. /Foto: LVC

De este forma, según ha informado en un comunicado el propio banco, con sede en Córdoba e integrado en el Grupo Kutxabanx, el beneficio de CajaSur ha crecido un 18,7 por ciento más, respecto al primer semestre del ejercicio anterior. En base a estos datos, Kutxabank ha destacado que, “con importantes movimientos corporativos en el sector bancario, y en un entorno exigente desde el punto de vista regulatorio y supervisor”, durante la primera mitad del año “las tres principales agencias de rating internacionales han mejorado su visión sobre la fortaleza del grupo bancario, que ha sido reconocida entre las mejores del sector”.
En este escenario, ha señalado que el beneficio “se alinea con los objetivos marcados por la entidad, mientras que la evolución de la actividad bancaria logra superar las expectativas”. Durante la primera mitad de 2017, Kutxabank ha continuado con el proceso de redimensionamiento de su cartera industrial, adecuando la posición a su nivel de capital y reduciendo el riesgo por concentración. Como consecuencia de dicha política, los ingresos por resultados de operaciones financieras y diferencias de cambio han ascendido a 243,8 millones de euros, que, sin embargo, han sido destinados casi de forma íntegra a saneamientos y provisiones extraordinarias.
Sede central de Cajasur.
Sede central de Cajasur. /Foto: LVC

A pesar de la presión a la baja de los tipos de interés de referencia, el margen de intereses muestra síntomas de recuperación desde finales de 2016. De esta forma, en el segundo trimestre había avanzado un cinco por ciento con respecto al primer trimestre de 2017, hasta alcanzar en el semestre los 276,4 millones de euros. Además, las previsiones que maneja la entidad indican que la comparativa interanual del margen posiblemente se situará en positivo al final del presente ejercicio.
El crecimiento en fondos de inversión y planes de pensiones, así como la mayor actividad en medios de pago, impulsada por las nuevas funcionalidades digitales y la recuperación gradual del consumo, han motivado que los ingresos por servicios o comisiones hayan continuado creciendo hasta los 185,5 millones de euros, un 7,7 por ciento más que en el mismo periodo del año pasado.
Con todo, el saldo del margen básico (intereses y comisiones) se ha situado en 461,8 millones de euros, un 0,5 por ciento más, confirmando la mejoría y el cambio de tendencia, ya reflejada en los dos últimos trimestres.
Al igual que en el primer trimestre de 2017, la reordenación de las participaciones en empresas, además de los resultados antes mencionados, ha motivado una rebaja de los ingresos por dividendos y de puesta en equivalencia, que han alcanzado los 38,8 millones de euros, un 55,3 por ciento menos que en junio de 2016. La entidad destaca, asimismo, la aportación recurrente de la actividad de seguros, recogida en el epígrafe de otros resultados de explotación, que ha crecido un 13,7 por ciento, hasta los 47,7 millones de euros. El margen bruto, por su parte, ha avanzado un 28,2 por ciento, hasta los 782,2 millones de euros.
La política de contención del gasto y de mejora de la eficiencia del banco han permitido continuar aminorando los gastos de administración, que han caído un 3,3 por ciento con respecto al primer semestre de 2016, con una disminución del 4,3 por ciento en los gastos de personal y un 0,9 por ciento en los gastos generales. Estas bajadas han situado el margen de explotación en 438,4 millones de euros y la ratio de eficiencia en el 48,5 por ciento.
En línea con la política del Grupo Kutxabank de “prudencia máxima” en el registro de provisiones y saneamientos extraordinarios, este epígrafe (321,3 millones de euros) ha crecido un 153,3 por ciento. En consecuencia, el resultado del grupo ha crecido más de un 18,1 por ciento, y ha alcanzado los mencionados 170,2 millones de euros.