El centro, el nuevo 'Candem' cordobés


Quizá no tanto como el popular mercadillo londinense, pero el centro de Córdoba se va impregnando con el espíritu europeo de los puestos de artesanía

Perfumes, marroquinería, bufandas multiusos y artesanos de cuero ya se han instalado en la carpa del Paseo de La Victoria que se ha inaugurado en la lluviosa tarde de ayer por parte de las autoridades municipales que se han interesado, sobre todo, por los artículos manufacturados.

Representantes municipales con el responsable de Comacor, en la inauguración de la carpa navideña. Fuente: LVC.
Representantes municipales con el responsable de Comacor, en la inauguración de la carpa navideña. Fuente: LVC.

Este año el tradicional mercadillo navideño cambia de apellido; no lo organiza la Unión de Vendedores Ambulantes de Córdoba (Uvaco) como así ha ocurrido en los últimos 20 años por discrepancias sobre la localización que solicitaron. Ya el año pasado, el Paseo de La Victoria contó con dos zonas de puestos navideños, la de esta entidad y la de la Asociación de Comerciantes Ambulantes Autónomos de Córdoba (Comacor) que ha sido la que este año ha cogido el relevo para evitar perder un lugar de compras asiduo de los cordobeses, sobre todo, de aquellos que tienen un presupuesto más ajustado y van en busca de los “detallitos” para regalar.
Antonio Ángel Torcuato, el presidente de Comacor se ha mostrado muy optimista con las ventas a pesar de que la lluvia no acompañaba y de que los cordobeses corrían paraguas arriba y abajo en busca de los descuentos del ‘Black Friday’. Hay 23 puestos, cuatro menos que el año pasado, pero los comerciantes cuentan con la mejor de sus sonrisas para atender al público muy amablemente.
 
 
Puesto de bufandas "mágicas". Fuente: LVC.
Puesto de bufandas “mágicas”. Fuente: LVC.

Por su parte, la delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Córdoba, Amparo Pernichi, se ha mostrado encantada con los puestos de la carpa, sobre todo, con Artesanía Gómez de El Viso que tiene unas botas hechas a mano preciosas, fabricadas con productos de primera calidad y todo de forma artesanal.
También el portavoz del grupo municipal del PP en el Consistorio, José María Bellido, ha asistido a la inauguración y ha señalado que esta iniciativa “no se podía perder en la ciudad porque además, a los cordobeses nos gusta venir a la carpa, tenga el apellido que tenga”. Ha valorado la importancia del comercio de cercanía como el que representan los puestos, la mayoría de ellos de cordobeses que fabrican y diseñan sus propios productos.
Es el caso de Revolución, un puesto de joyería de piel natural con sama, con detalles icónicos muy de moda y, sobre todo, donde sus diseñadoras y dependientas explican todos los detalles de las piezas, casi únicas que venden. “Mire, pruébeselo señora” le explican a una clienta que está buscando “un regalo para mi hija, que le gustan mucho estas cosas”.
 
Un original
Un original ‘gadget’ para hacer croquetas. Fuente: LVC.

Un puesto original es el de las bufandas que se convierten en cuellos, en chals y ¡hasta en vestidos! Un producto muy curioso que ha causado gran expectación entre el tímido público que ayer se atrevió a sortear la lluvia constante. Otro ‘gadget’ original es la croquetera, unas pinzas para hacer uniformes croquetas.
Pero además de la carpa, instalada entre el Mercado Victoria y la hilera de puestos fijos de La Victoria incita a echar un ojo a esos kioskos donde se encuentran monederos de cuero, pañuelos, paraguas, bolsos, ropa “hippy”, zapatillas similares a las de las grandes marcas, pero un poco más económicas y todo un escaparate de colgantes, anillos y pulseras.
 
 
 
 
20161125_172343
Ya instalados en el espíritu más londinense al estilo ‘Candem Town’ se puede continuar la experiencia de mercadillo yendo hacia la Plaza de Las Tendillas por la calle Gondomar, pasando el Bulevar Gran Capitán, ya se ve el coqueto mercado navideño lleno de puestos con figuritas para el Belén y todos los elementos necesarios para aprovechar el periodo de Adviento que comienza y engalanar el hogar al tiempo que se llena la despensa de dulces bocados típicos de estas fechas.