"Una empresa que sobrevive en Córdoba, lo hace en cualquier sitio"


Manuel García, CEO de Emiral, forma parte de la mesa de Sanidad y Asuntos Sociales donde apuestan por que la privada garantice una cartera de servicios donde la sanidad pública no llega

“El mundo no se acaba en Alcolea”. Fue una de las frases de la conversación que este periódico mantuvo con Manuel García, cordobés director de proyectos de Emiral, empresa especializada en la gestión integral de sociedades científicas médicas y miembro de la Mesa de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). En dos años, su empresa, afincada en la capital cordobesa, ha logrado facturar más de un millón de euros. El 80 por ciento de sus clientes son europeos; solo el 20 por ciento, españoles. De ahí la importancia de que “el mundo no se acaba en Alcolea”.
En la web de Emiral, nada más entrar, salta el siguiente eslogan: “los que conducen y arrastran  al mundo no son los mejores, son las ideas”. Las que persigue él y la veintena de profesionales que conforman su equipo lo ha llevado a ser el primer cordobés en presidir la Mesa de Sanidad de la Confederación Española de Jóvenes Empresarios (CEAJE).
Está convencido de que hay mucho talento, grandes emprendedores en España en general y en Córdoba en particular pero “los cordobeses seguimos teniendo mucho miedo a salir fuera” a pesar de que cree fervientemente que “una empresa que sobrevive en Córdoba, sobrevive en cualquier sitio, porque damos unos servicios espectaculares”. Pero Córdoba, adolece del sector privado que debería tener  porque tenemos el AVE que nos conecta en hora y media con la capital y, sobre todo, porque hay capital humano.

20161111_115624-1
Manuel García, director de proyectos de Emirla y miembro de la CEOE. Fuente: LVC.

– El primer cordobés en presidir Ceaje y ahora, recientemente, en la Ceoe. Un orgullo para el empresariado cordobés.
– Tenemos grandes emprendedores en este país aunque soy consciente de que hay partes que mejorar, sobre todo, la competitividad. Debemos perder el miedo a salir fuera, y en Córdoba nos ha pasado mucho. Los emprendedores cordobeses seguimos teniendo mucho mucho miedo a salir fuera y yo creo que tenemos una gran ventaja, una empresa que sobrevive aquí en Córdoba, sobrevive en cualquier sitio, porque damos unos servicios espectaculares. Pero, evidentemente, no tenemos el sector privado que deberíamos tener. Estoy convencido de que las empresas deberían salir fuera y conquistar lo que realmente nos merecemos por nuestro trabajo. El mundo no se acaba en Alcolea.
– Usted es un ejemplo de ello. Emiral está implantada en muchos países europeos.
– Sí, el 80 por ciento de nuestros clientes son de países europeos, solo el 20 por ciento son españoles. Eso, en dos años, nos ha dado una facturación de más de un millón de euros y contamos con 17 empleados.  Emiral gestiona de manera integral sociedades científicas médicas, desde la comunicación al marketing, formación online, trabajamos con la universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Somos la segunda empresa que tiene un máster on line en España. Además, nos encargamos de la organización de eventos, congresos y todos nuestros clientes de industria farmacéutica, que son americanos y europeos.
– Como miembro de una mesa de la patronal donde se tratan garantías tan básicas para los ciudadanos, podríamos empezar por algo que preocupa, la gestión sanitaria. El Ayuntamiento de Madrid ha recibido críticas por la gestión de la sanidad pública. ¿Desde la Ceoe consideran la privatización en este servicio público?
– En primer lugar, en la mesa de Sanidad pensamos que debe haber un gran pacto de sanidad nacional. Desde mi punto de vista, creo que tenemos que mejorarla, hacerla más estable, para lo que necesitamos conseguir equidad en todo el territorio nacional porque sigue habiendo muchas diferencias en la cartera de servicios de las comunidades autónomas. Parece que hasta para ponerte malo hay que tener suerte en esta vida en la sanidad española.
– ¿Y qué proponen desde la patronal?
– Desde la patronal estamos haciendo un esfuerzo importante en crear un nuevo marco para que sea posible ese pacto donde no solamente tiene que estar la patrona, también los profesionales con sus sociedades científicas, los directivos sanitarios, que son los grandes olvidados, evidentemente, los responsables políticos y sobretodo los pacientes. Estamos solicitando que las sociedades de pacientes estén en esa mesa.
– ¿Es una declaración de intenciones o ya hay algún paso?
– Desde la Ceoe ya se lleva algún tiempo pidiéndolo y después de un año paralizados por la falta de Gobierno, hemos retomado la negociación porque es una de las prioridades más importantes de la patronal.
– Volviendo a la sanidad privada, ¿realmente las comunidades autónomas no pueden financiar el sistema de salud?
– Creo que las dos deben de existir para que el sistema sea eficaz. No hay un paradigma de decir si a la sanidad privada y no a la pública, pienso que todo puede cohabitar. Creo que potenciaría más tener una mejor sanidad porque la sanidad privada garantiza una cartera de servicios donde la pública no llega, con acuerdos podemos mejorar el sistema de salud de todos los españoles, este es el objetivo.
-Pero ¿eso significaría un desembolso extra para nuestras cotizaciones a la seguridad social?
– No, eso significa una gestión por parte de las comunidades.
– ¿Los ciudadanos no lo van a notar en sus bolsillos?
– Una de las grandes garantías sociales que tenemos en este país es la sanidad pública y debemos apostar por ella desde todos los sectores, pero podemos mejorarla llevando una relación público-privada de éxito. Es más, es que la sanidad sigue siendo un sector fundamental dentro de la economía española en el sentido de que la industria farmacéutica es la única herramienta que apoya el I+D de forma seria, se gastan todos los años millones de euros, el año pasado fueron 1.007 millones de euros exactamente; en ensayos clínicos y en formación, una formación que debería de dar el sector público y es justamente la empresa privada la que está dando esta formación
-Sin embargo, a la sociedad le asusta la fórmula del copago.
– Los españoles somos unos ciudadanos que se nos ha permitido cada vez que teníamos una receta pública llevarnos una caja entera, no hemos tenido una política de racionalidad en el sentido de los medicamentos. Nosotros apoyamos la racionalización, pensamos que si necesitas 8 cápsulas no tiene sentido que te lleves 20, porque además es un gasto inútil, porque lo vas a tirar. Estamos en contra del copago porque pensamos que no es una medida eficaz, pero si apoyamos la racionalización
– Es cierto que los propios facultativos se quejan de que los ciudadanos no sabemos usar el sistema sanitario. Como nuestro ritmo de trabajo es frenético aprovechamos los fines de semana para irnos a urgencias a que nos miren un resfriado, colapsando los hospitales. En este sentido, ¿nos hace falta un educación sanitaria?
– La educación forma parte del problema. El paciente es fundamental para el sistema, la educación sobre el uso del sistema de salud es necesaria. Por ello, tenemos que tener claro cuáles son los picos en el sentido de urgencias . Si hablamos de urgencias, en la empresa privada siempre decimos que el cliente tiene la razón, pues tenemos que adaptarnos a eso. Por supuesto con educación, pero lo que no tiene sentido es que sabiendo la medicación y que va a haber picos en verano no se refuercen los hospitales sino todo lo contrario.
-¿Falta entonces previsión en la gestión?
– Debemos de saber cuáles son nuestros picos, en ciudades costeras, no es algo nuevo, sabemos que vamos a multiplicar por 4 o por 5 nuestra población, tenemos que adaptarnos.
– ¿Se malgastan recursos?
– Siempre se dice que España gasta mucho en sanidad, no es verdad. España gasta un 9 por ciento de su PIB, estamos en la liga de Polonia, esa es nuestra liga. Francia y Alemania gastan el 11 por ciento del PIB. Decir que España gasta mucho en sanidad, no es verdad, gastamos bastante poco en sanidad comparado con otros países, pero ese 9 por ciento deberíamos emplearlo mejor.El gran problema de sanidad en España es que hay mucha diferencia entre comunidades autónomas por la gestión y ahí sobretodo se habla mucho de la joya andaluza es la sanidad, pues estamos en la cola, Andalucía es la cola.
-¿Por qué?
Porque nos gastamos 1.007,11 euros al año por andaluz la media nacional  es 1.232,60 y el País Vasco se gasta 1.583,73 euros por ciudadanos.
– Bueno, puede que la joya andaluza sean los profesionales más que los fondos destinados a ello.
– Yo creo que hay que hacer una autocrítica en Andalucía. Nos queda mucho que mejorar en sanidad. La la gran inversión de este año en la Junta  Andalucía es una donación de Amancio Ortega, vamos a tener aceleradores de primera como el resto de España gracias a la iniciativa privada de donación de un empresario gallego, si no, no tendríamos los aceleradores que tiene el resto de España. Es cierto que la gran joya son los grandes profesionales. En Córdoba, en particular, tenemos gente de referencia a nivel español.  Pero sí que nos alarma a las grandes empresas que trabajamos en sanidad que los profesionales sanitarios, la gente buena, se está yendo a la privada y fuera de Andalucía. Es algo que debemos de frenar.
– Muchos médicos tienen que compaginar en jornadas maratonianas sus turnos en el hospital con consultas privadas.
– La Junta de Andalucía está haciendo contratos a un 30 y a un 40 por ciento. Un residente lo primero que hace es  buscar trabajo, y los primeros de sus especialidades, evidentemente, no se quedan aquí. Y eso es una inversión de la Junta de Andalucía y de todos los andaluces que no se ve recompensada en nuestros hospitales porque en contra de lo que pasaba en los años 70 y 80, muchos profesionales que apostaban por la sanidad pública por los contratos que se están haciendo se tienen que ir a la privada, que está ganando mucho músculo, también en Córdoba.
– ¿Tenemos sanidad privada de referencia en Córdoba?
– San Juan de Dios presta servicios a aseguradoras, por consiguiente actúa como privada además de pública. También está Cruz Roja y el proyecto de Quirón. En muy poco, en España hemos pasado de ir al médico por las mañanas y visitar por las tardes la consulta privada del mismo doctor. Ahora mismo, en Córdoba nos encontramos con hospitales como Cruz Roja y San Juan de Dios donde muchos de sus profesionales están en la pública. Pero yo espero que Quirón rompa con eso, que intente que sus profesionales sean siempre a full time. En Córdoba vamos a ver la evolución de la sanidad privada a lo largo de todo su tiempo, va a ser un buen ejemplo. Porque cuando entre Quirón, posiblemente Cruz Roja tendrá que adaptarse a la nueva realidad. Por ejemplo, San Juan de Dios ha hecho un gran esfuerzo ya para adaptarse a los nuevos tiempos. Quirón va a cambiar el panorama médico de la sanidad en Córdoba.
-De cara al turismo sanitario, ¿nos vamos a convertir en un sitio en referencia de cara a que  personas de otras provincias se acerquen a Córdoba o eso ya es demasiado?
– No digo que no vaya a existir turismo sanitario, aunque tenemos grandes profesionales y ahí quiero destacar fundamentalmente las sociedades científicas de primer nivel Córdoba sigue teniendo a gente como Manuel Anguita que es el presidente electo de la sociedad española de cardiología que es la gran referencia de Córdoba, tenemos grandes profesionales en la sanidad cordobesa pero en ese sentido no tenemos un estructura de privada para captar un turismo sanitario todavía, a corto plazo es complicado.
– Otra de sus áreas de responsabilidad en la patronal es el de asunto sociales. ¿Cuáles son los retos ante, por ejemplo, una Ley de Dependencia que no ha sido capaz de garantizar en gran medida el bienestar de las personas dependientes y de sus familias?
– Con la ley de Dependencia nos pasa un poco como con la sanidad. Debemos tener un gran pacto que nos permita en cualquier comunidad tener una misma cartera de servicios. También debemos mejorar nuestra relación con las empresas que gestionan el servicio a la dependencia porque el ahogo que han tenido muchos ayuntamientos sin posibilidad de pagar a las empresas, hace que muchas de ellas hayan renunciado a los contratos, porque era imposible de cobrar los servicios.  El municipalismo está muy bien pero hay tres cosas en la que no debe haber diferencias entre comunidades: educación, sanidad y asuntos sociales. Son las tres garantías.
-¿Piensa que deberíamos volver a la centralización del estado?
– La centralización bien entendida no estaría mal, sobre todo, marcando unas reglas del juego. No tiene sentido que dependiendo de donde vivas tengas unos servicios u otros. Esta situación se evidencia en la subasta de los medicamentos. Hay que ofrecer precios competitivos pero no mermar la calidad de los medicamentos para que al final la administración se la den a empresas que no dejan trabajo en España. Si a la negociación colectiva de medicamentos, no a la subasta indiscriminada sin límites de calidad y de abastecimiento.
-Ante todas estas cuestiones tan macro, el perjudicado sigue siendo el paciente.
– Claramente, en este caso, la subasta en Andalucía el precio se ha reducido entre un 25 y un 30 por ciento, para ello, hemos renunciado al 80 por ciento de los medicamentos de primera línea que además generaban empleo en España. Por encima de los estatutos de autonomía está la Constitución Española donde la salud es un derecho fundamental que no puede verse mermado por la política de las comunidades autónomas.
-¿Nos espera un mejor horizonte en este sector en Córdoba ya que parece que se ha solucionado el embrollo judicial de la farmaceútica Pérez Giménez?
– La industria farmacéutica es un sector en crecimiento que este año aspira a alcanzar un 4,5 por ciento anual con respecto a la UE. Somos un sector que estamos en crecimiento donde, además, dos terceras parte de los trabajadores son mujeres, con un perfil de formación elevada y con unos datos de empleo estable, de contratos fijos de un 84 por ciento. Somos un sector muy fuerte en la calidad de nuestros contratos laborales. Pero en Córdoba nos hace falta todavía mucho apoyo institucional. Para que realmente pudiéramos tener empresas inversoras, habría que dar suelo a coste menor que nuestra competencia. La administración local tiene que hacer un esfuerzo para dar garantía. Tenemos un parque tecnológico maravilloso, pero está vacío, necesitamos potenciar eso. En ese sentido yo soy mucho de pactos, tiene que haber un acuerdo a nivel local para decir, señores, tenemos un buen instituto como es el IMIBIC, pero nos hace falta inversión privada y para eso necesitamos que haya empresas que les interese estar en Córdoba, precios competitivos, condiciones o facilidades, tener un sitio para hacer reuniones. No tenemos centro de congresos, carencia que también influye en la industria fundamentalmente, necesitamos un centro de convenciones y ferias.