Que no te engañen con el recibo de la luz


La liberalización del sector eléctrico trae consigo una competencia desleal entre las distintas suministradoras que compiten por el usuario

El alto número de demandas presentadas tanto en el Ayuntamiento como ante las distintas asociaciones de consumidores por prácticas fraudulentas en el servicio eléctrico ha llevado al Consistorio a poner en marcha una campaña que llegará a todos los barrios y a los 92.000 hogares cordobeses para evitar ser víctima de una de estas acciones. La concejal responsable de Consumo, Alba Doblas, ha señalado que con esta acción se pretende “dar luz a un tema muy oscuro”.

Alba Doblas. (Eléctrico)
Alba Doblas. /Foto: LVC

La aparición de estas prácticas fraudulentas surge de forma casi paralela a la liberalización del sector eléctrico, hace que las distintas empresas compitan entre sí con una “endulzada oferta comercial, persuasivas técnicas de venta y sugestión en los métodos de venta”, lo que sitúa al consumidor “en una situación de incertidumbre y desconocimiento”, como se afirma en la campaña. Además se les informará sobre el derecho de desistimiento, así como sobre la manipulación de los contadores, las condiciones para que se dé el corte de suministro, así como las vías para realizar las reclamaciones de forma efectiva.
Del 21 de noviembre al 2 de diciembre se repartirán 40 mesas informativas por todos los barrios de las capital donde los voluntarios de las distintas asociaciones de consumidores ofrecerán información a los cordobeses para que “no abran la puerta a desconocidos ni hagamos caso a ofertas que no son las más favorables”, como ha explicado Doblas.
Esta campaña sucede a la que se realizó sobre la estafa en la revisión de la instalación de butano, que dio buenos resultados, y ésta cuenta con la participación activa de colectivos de consumidores como Hevia, CREA, Adicae, Facua y UCE.
Las principales denuncias sobre el suministro eléctrico se centran en la disconformidad con la facturación, el cobro de servicios adicionales que no están contratados, la penalización al regularizar un consumo no facturado con anterioridad, cortes de suministro sin notificación, contrataciones vía telefónica donde no se cumplen las condiciones pactadas o las visitas de agentes comerciales que persuaden de nuevos servicios o de cambios de tarifa o compañía.