José Luis Vidal: “Tengo datos de parroquias que han pasado de atender a 20 familias, a atender a 200”

273

En la siguiente entrevista, el ecónomo del Obispado, José Luis Vidal, desgrana estos y otros datos del pasado ejercicio y ofrece las claves de lo que está por venir

José Luis Vidal./Foto: Diócesis de Córdoba
José Luis Vidal./Foto: Diócesis de Córdoba
José Luis Vidal./Foto: Diócesis de Córdoba

¿A qué nivel se encuentra la autofinanciación de la Diócesis de Córdoba? ¿A cuánto asciende la aportación de los fieles? ¿Cómo está afectando la crisis del coronavirus en términos económicos. En la siguiente entrevista, el ecónomo del Obispado, José Luis Vidal, desgrana estos y otros datos del pasado ejercicio y ofrece las claves de lo que está por venir.

-En líneas generales, qué destacaría del balance económico.

Presentación del balance económico./Foto: Diócesis de Córdoba
José Luis Vidal durante la presentación del balance económico./Foto: Diócesis de Córdoba

-Destacaría la importante labor de trasparencia que realiza la Diócesis, al consolidar las cuentas de todas las entidades que forman parte de su estructura y que vienen desglosadas en el portal de trasparencia de nuestra página web.

Respecto a las cifras, son unas cuentas muy ajustadas. Tenemos un pequeño déficit de 79.000 euros. fundamentalmente, hay que destacar -en cuanto a los ingresos- el altísimo porcentaje de aportaciones directas de los fieles al sostenimiento y a la autofinanciación de la propia Iglesia. Que entre todas las actividades se sitúa por encima del 50 por ciento. Ello conlleva que la aportación de la X de la casilla de la Renta se quede por debajo del 20 por ciento de sus ingresos totales, porque es el Obispado el que recibe esa aportación directa, a través de la Conferencia Episcopal. Y alguna pequeña cantidad proviene de algunos proyectos que consigue Cáritas Diocesana, con la X que se marca de otros fines de interés general.

En los gastos hay que destacar que la Diócesis tiene dos partidas importantísimas de costes. En primer lugar y el más importante sin lugar a dudas, las acciones pastorales y asistenciales, que llegan casi hasta el 40 por ciento. y, en segundo lugar, lo concerniente a la conservación de edificios, gastos de funcionamiento y la rehabilitación tanto de templos como de casas parroquiales, el porcentaje de gasto supera el 30 por ciento. La retribución del clero no llega al 15 por ciento y la retribución del personal que se sitúa en el 11,5 por ciento.

-¿A qué nivel de autofinanciación está la Diócesis?

-Las entidades consolidadas de la Diócesis la aportación de la X no llega al 15 por ciento. También hay que tener en cuenta que esa casilla no es una ayuda del Estado ni viene de los Presupuestos Generales del Estado. Es una aportación voluntaria de los católicas. Lo que sí tenemos que intentar es que ese porcentaje sea cada vez menr. Pero no porque no queramos que se reciba, sino porque significará que tenemos más ingresos y ese porcentaje disminuye.

-El ideal es que las parroquias, por ejemplo, se autofinancien.

-Con los datos consolidados podemos decir que las parroquias se financian al cien por cien. Todo lo que reciben viene exclusivamente de los feligreses.

-Hablaba de la aportación de los fieles ¿Ha crecido en los últimos años?

José Luis Vidal./Foto: Diócesis de Córdoba

-Ultimamente se está viendo un incremento, porque hubo una bajada muy significativa con la crisis económica que se produjo en el año 2008 y siguientes. En los últimos años se ha visto un pequeño repunte en las atribuciones de los fieles. No obstante, no estamos en el nivel que consideramos óptimo, porque lo que debemos de buscar es la autofinanciación de todas las instituciones eclesiásticas; evitar, en la medida de lo posible, buscar otras fuentes de financiación como pueden ser los ingresos patrimoniales, financieros, etc. En ese sentido se ha puesto énfasis en la facilitación de estas aportaciones periódicas (a través de la página donoamiiglesia.es). Con la crisis sanitaria que estamos viviendo hemos habilitado la posibilidad de hacer donativos vía Bizum. Estamos a la espera de ver la eficacia que ha tenido este medio, pero por lo que hemos hablado con los sacerdotes parece que está funcionando.

-¿Cómo cree que va a afectar esta crisis del coronavirus?

-Ha habido un descenso evidente de ingresos en las parroquias. A esto se une que es en las parroquias, precisamente, donde se desarrolla la labor pastoral y asistencial de la Diócesis. O sea, que hemos tenido un descenso de los ingresos y, a la vez, un desbordamiento en la actividad asistencial. Se ha desbordado la asistencia de las cáritas parroquiales. Sin ir más lejos, tengo datos de algunas parroquias de las que soy cercano, que han pasado de atender a 20 familias a atender a 200 familias. Y eso necesita de recursos. Es cierto que se han volcado los feligreses. Evidentemente, todo lo que sea necesario y de donde tengamos que recortar se destinará a esas necesidades perentorias que tenemos hoy en día.

En otras instituciones, en el propio Obispado, los efectos se verán más en el futuro. Tiene unos recursos ordinarios que este año no se van a ver afectados, pero sí en el siguiente. Porque las entidades que aportan al Fondo Común Diocesano, lo hacen en virtud de los ingresos que han tenido en el año anterior.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here