“Era una obligación mantener el edificio y que no se cayera”


El Ayuntamiento comienza, en la recta final de la legislatura, los trabajos en la casa número 5 de la Plaza de San Agustín

edificio
Rehabilitación de una casa en la Plaza de San Agustín./Foto: BJ

“Hoy es un día importante porque empezamos a materializar una reivindicación histórica, que hay en esta parte de nuestro casco histórico”. En estos términos ha comenzado el primer teniente de alcalde y presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Pedro García, su comparecencia en la Plaza de San Agustín, donde se ha comenzado la primera fase de las obras para la construcción de un “equipamiento público”, en las casas 4 y 5.

García ha especificado que las competencias sobre el número 4 “pertenece a la Junta de Andalucía”, mientras que la 5 es del Ayuntamiento y las obras a realizar son de “consolidación de las cubiertas y de algunos arreglos internos”. Con 400.000 euros de presupuesto de los Fondos Edusi, a juicio de García, para “el gran proyecto de rehabilitación de la casa número 5”. Y ha subrayado que solicitaron que se iniciaran, a la anterior Administración de la Junta, los trabajos de la otra casa a la vez.

Unas labores que dan comienzo a cuatro meses de las elecciones y que García ha justificado su retraso, tras casi cuatro años de mandato, en base a que “había que presupuestarla, hacer el proyecto, tener el dinero y hacer el proceso de licitación que, por desgracia, no es fácil, pero ya está aquí”.

Pese a ello, el uso que se dará al espacio una vez se halle rehabilitado no se ha detallado. En este sentido, la responsable de la asociación Galea Vetus, Isadora Doñer, ha asegurado que “los usos no están definidos. Se van a definir conjuntamente entre el Ayuntamiento y la asociación. Y queremos que sean múltiples”. Mientras que el técnico de la GMU, Rafael García Castejón, ha detallado que el plazo de esta primera fase es de dos meses, “si no llueve”, costando con un “presupuesto de adjudicación de cerca de 60.000 euros, IVA incluido, y era una obligación (de la GMU) para mantener el edificio y que no se cayera”.