“Se quiso traer a José Tomás para la corrida del centenario de Manolete”


En la siguiente entrevista, Fernando González Viñas reflexiona sobre las actividades organizadas por el centenario del nacimiento del torero más universal de Córdoba

González Viñas 3
Fernando González Viñas./Foto: LVC

“Hemos querido rendir homenaje a un Manolete vivo”. Esta y otras afirmaciones del comisario de los actos del centenario de Manolete, Fernando González Viñas, dan la medida del enfoque diferente que se ha pretendido dar a este singular acontecimiento que vive la ciudad. Con él hablamos frente a la exposición dedicada al torero en el Bulevar del Gran Capitán y desvela alguno de los entresijos y sensaciones de este año del centenario.
-¿Manolete es un símbolo necesario para Córdoba?
-Necesario en esta vida, y sobre todo para una ciudad que se supone estoica, no hay nada. Cuando no hay algo se busca una cosa nueva o uno puede alimentarse de lo que tiene. Ahora bien, es una figura que, dentro de lo que se puede considerar que tenemos, es necesaria. Si no existiera probablemente no lo echaríamos en falta -como tampoco a Averroes, por ejemplo-, pero una vez que está ahí es alguien a quien defender.
-¿La ciudad ha recordado su figura como debiera?
González Viñas 2
Fernando González Viñas./Foto: LVC

-Cada época tiene sus circunstancias. Hasta ahora, sobre todo, se ha rendido homenaje a su muerte. Está muy bien y de ahí parte el nacimiento del mito. Pero este año, por parte del Ayuntamiento se ha querido rendir homenaje a un Manolete vivo. Eso no quita que el Manolete muerto no exista. Hemos querido enfocar su figura también para los no taurinos, ya que hay que abrir la mente y adaptarse al momento. Es tan válido reivindicarlo el 28 de agosto (día de su muerte) como el 4 de julio (fecha de nacimiento).
-Cuando le ofrecen ser comisario del centenario ¿Cómo lo recibe?
-Lo primero radicaba en el enfoque que se le daba. Tengo una trayectoria en la que he estudiado la tauromaquia desde otro punto de vista, como se hace en la revista que realizamos Boletín de Loterías y Toros, por ejemplo. Soy historiador y tengo una idea sobre cómo enfocarlo. Por eso, mi primer pensamiento fue el de hacer las cosas como mandan los tiempos actuales. Fue una responsabilidad y un miedo, pero también veía la oportunidad de explicar, no sólo a Manolete, sino la tauromaquia sin miedos y hacer una reflexión de lo que significa para la sociedad.
-¿Hay miedo a decir que gusta la Fiesta?
-En los últimos años, por cierto tono violento hay quien tiene remilgos para expresarlo. Este tipo de cosas son cíclicas y el futuro puede estar en una reconcentración o defensa de la misma, o volvemos a las catacumbas y nos convertimos en una secta masónica donde tengamos que hacer una señal en el suelo para identificarnos.
-En los tiempos que corren, ¿se ha recibido la exposición con naturalidad?
González Viñas 4
Fernando González Viñas./Foto: LVC

-Después de un mes podemos decir que los daños son muy pequeños. Algunas inscripciones y alguien -más taurino que antitaurino- que intentó llevarse una de las fotografías y se quedó con el marco en la mano. Los vándalos están aquí como en cualquier ámbito de la vida, no se reduce a toros sí o toros no. Y estamos sujetos a cualquier falta de respeto. De todas formas, es una exposición que invita a la reflexión, tanto para el que le gusten los toros como para el que no.
-Ha escrito de Manolete y de José Tomás ¿Hay similitudes entre ambos toreros?
-Hay bastantes, pero dentro de un límite. José Tomás recuperó esa emoción a la hora de torear que tenía Manolete. Esa cercanía con el toro y la posibilidad de que te vayan a coger. En ese sentido, es tan profundo como lo era Manolete. Además, durante un tiempo José Tomás ha sido un símbolo para los que amaban la tauromaquia en unos tiempos convulsos, donde a los que no les gusta -que son los menos- gritaban mucho y, además, en Cataluña se estaba gestando la prohibición. Al torear en Barcelona se quiso ver como reivindicación de la tauromaquia. Ese tipo de aspectos sociales que van más allá, también los ha representado José Tomás. Se pueden establecer similitudes, aunque probablemente cuando pasen cien años creo que se hablará bastante más de Manolete, porque las circunstancias sociales en su época eran mucho más complejas.
-¿Córdoba le debe a sus toreros, entre ellos a Manolete, seguir teniendo una plaza de primera?
-Se lo debe casi más al Cordobés. Ahora bien, por sí mismo no hubiera podido (era un “dios”, incluso le dieron la medalla al mérito turístico). Pero tenía detrás a Manolete, a Machaquito, Lagartijo y tenía a Guerrita. Tenía el bagaje de una ciudad pequeña -en comparación con Madrid, Sevilla o Barcelona-, pero que cuando sacaba a un torero importante, era muy importante.
-¿Por qué no se ha incluido una corrida homenaje en los actos del centenario?
González Viñas
Fernando González Viñas./Foto: LVC

-En teoría, la encargada de organizar la corrida era la empresa que gestiona la plaza de toros de los Califas, FIT. En 1997 hubo una, organizada por el Ayuntamiento con grandes pérdidas para las arcas públicas, todo hay que decirlo. Me consta que hubo intención de hacer un festejo el día del nacimiento de Manolete (4 de julio) y traer a José Tomás. Se estuvo negociando con él hasta marzo, pero finalmente dijo que este año no toreaba y eso trastocó los planes de la empresa. Lo han intentado y todos estaremos de acuerdo en que José Tomás era la persona indicada para, de alguna manera, rememorar a Manolete. Aunque hay intención de poder realizar un festival en otoño.
-¿Qué le gustaría que quedase del Año de Manolete?
-Principalmente, que quedase ese Manolete vivo que tratamos de reivindicar, que lo identifiquemos con lo que hizo en vida. Su obra tanto dentro como fuera de la plaza, ya que realizó grandes obras benéficas. Es un personaje importantísimo dentro de la historia de la ciudad.