Un vertido de alpechín tiñe de negro el Guadalquivir


El característico olor que desprende el alpechín no deja lugar a dudas. El agua discurre negra a su paso por Córdoba. Las imágenes desde el puente romano hacen suponer lo peor.

Parecía que estaba controlado y que no era nada pero la realidad es otra. El vertido accidental de orujo detectado el martes en El Carpio ha llegado a Córdoba capital, ha teñido de negro el Guadalquivir y amenaza seriamente a su joya de la corona, los Sotos de la Albolafia. desde el Puente Romano la imagen es desoladora, agua negra, un olor insoportable y peces muertos flotando.

Agua negra en el Guadalquivir./Foto:LVC

La Delegación de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta en Córdoba abrió “expediente sancionador” a una secadora de orujo como responsable de que se haya producido un “vertido accidental” al río Guadalquivir, detectado este lunes a la altura de El Carpio. Así lo confirmaron  a Europa Press fuentes de la Administración autonómica, las cuales precisaron que, una vez se tuvo conocimiento del vertido de orujo al Guadalquivir, técnicos de Medio Ambiente se personaron en el lugar para establecer el origen y las causas del vertido, determinando que procedía de una empresa de la comarca, debido a que en la misma se había producido una “fuga accidental por rotura”.
Imagen del rio tras el vertido bajo el Puente Romano

En su momento, según han señalado las mismas fuentes, a los daños provocados por el vertido no se les dio importancia en lo referido al número de peces que han resultado afectados, aunque las consecuencias finales del vertido para la flora y la fauna de la zona aún deben ser evaluadas, lo que determinará que la conclusión del referido expediente conlleve o no una sanción para la empresa en cuestión.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here