El fútbol, un juego de barrio


Ahora es mucho más complicado ver en esos pocos espacios a chicos jugar al fútbol, porque la vida ya no se hace en la calle

Don Bosco futbol barrio
Don Bosco./Foto: MP
Don Bosco futbol barrio
Don Bosco./Foto: MP

Benjamines, cadetes, alevines… estas son algunas de las categorías (entre otras muchas), donde los niños van desarrollando su afición por el todavía deporte rey, al menos en casi todos los lugares de España, el fútbol.

Un juego, el de la pelota que ha ido decreciendo en audiencias televisivas por mor del otrora llamado pago por visión y que también ha bajado su intensidad en las calles de cualquier ciudad, si se compara con las décadas de los ’80 y los ’90.

El contexto social ha cambiado sustancialmente y, aunque los estadios se siguen llenando (baste el ejemplo del Córdoba CF esta pasada temporada en Segunda RFEF), tampoco deja de ser cierto que existe una cierta preocupación por el futuro del fútbol en lo que se refiere a las generaciones venideras.

Como se señalaba, en las últimas décadas del siglo pasado se jugó al fútbol, sobre todo, en la calle. Los barrios contaban con descampados que hacían las veces de terrenos de juego e, incluso, campos de tierra de los que en el caso de Córdoba queda algún vestigio, por ejemplo, en el barrio de la Fuensanta, junto a la iglesia de San Rafael.

Si bien, ahora es mucho más complicado ver en esos pocos espacios a chicos jugar al fútbol, porque la vida ya no se hace en la calle, sino en el propio hogar o en espacios reglados para la práctica deportiva. El fútbol ya no es un deporte de barrio, potrero, donde el más listo hacía el gol y esa pasión revertía en una afición que lo hizo indiscutiblemente el deporte rey.