Josan González: “Ya no se trata de cuando vamos a poder entrenar, sino de cuando vamos a poder salir”


En la siguiente entrevista nos relata cómo son estos días extraños, cómo ve el futuro de la competición, su nuevo equipo, su experiencia en Murcia...

Josan González durante la entrevista con La Voz de Córdoba./Foto: LVC
Josan González durante la entrevista con La Voz de Córdoba./Foto: LVC
josan editada scaled
Josan González durante la entrevista con La Voz de Córdoba./Foto: LVC

“La verdad que lo llevo bien, estamos viendo cosas del equipo, se pasan los días más o menos rápido y con tranquilidad”. Así explica el entrenador del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, Josan González, cómo lleva el confinamiento. Nos atiende temprano, a través de una de esas plataformas que nos permite el contacto con el exterior o, mejor dicho, meternos en la casa de otro. Pero en este caso nos adentramos en la personalidad del preparador pontanés. Tranquilo, en la siguiente entrevista nos relata cómo son estos días extraños, cómo ve el futuro de la competición, su nuevo equipo, su experiencia en Murcia y su visión del club cordobés de cara al futuro. No pierdan detalle.

-Llega al Córdoba Patrimonio hace más de un mes y todavía no te has podido estrenar como entrenador del Córdoba, ¿cómo ha sido este tiempo?

-A medida que se estaba acercando el virus, yo creo que nadie en España éramos conscientes de lo que se nos venía encima. Yo llegué la semana antes de la Copa, ellos tenían un plan hecho hasta la Copa con unos viajes programados, adaptamos un poco la segunda semana para entrenar un poco más y después prácticamente todos nos fuimos a nuestro destino. 

Yo estuve en Málaga de hecho en la Copa, hubo más jugadores que estuvieron en la Copa. A la siguiente semana que era ya la de competición, es cuando se va mascando lo que va a suceder hasta el punto de que el miércoles para jueves dicen que se va a jugar a puerta cerrada y el jueves para viernes suspenden las competiciones, entrenamos ese viernes por la mañana y hasta ahora. 

Tranquilo en el sentido de que creo que obviamente una vez que ya estás en el Estado de Alarma y empiezas a informarte de otros países y ves como se está desarrollando todo, entiendes que claramente ahora mismo el deporte está en un octavo, noveno y prácticamente lo último de muchísimas cosas por delante. La primera de ellas que deje de haber fallecidos en España que es cuando se podrá empezar a hablar, a mí no se me pasa por la cabeza que no sea salir del Estado de Alarma en el sentido de que se deje de morir gente. No pienso en otra cosa habiendo 500 muertos diarios.

-¿Cómo lleva el confinamiento?

-Yo estoy tranquilo. Soy de Puente Genil, me debería haber ido con mi madre pero como venía de Málaga pero era el sitio donde más casos había y mi madre tiene 83 años decidí quedarme aquí. 

Mi novia no se pudo venir a Córdoba en el primer momento porque yo me tuve que venir muy rápido y claro una mudanza express tampoco se podía hacer y ahora cuando he querido ir a por ella pues ya no se puede. Son cosas que se aguantan, que no hace falta ponernos a nadie en peligro.

Yo la verdad que lo llevo bien, estamos viendo cosas del equipo, se pasan los días más o menos rápido y con tranquilidad.

-¿Ha visto muchos vídeos en estos días?

-Estoy viendo videos pero más que de lo que había, mirando el modelo de juego que queremos implantar el año que viene, los cambios que queremos hacer, jugadores que nos interesa y estamos viendo un poco el mercado. Las dos primeras semanas he intentado estar un poco al margen de las charlas que han estado saliendo pero ya ha llegado un momento que no puedes decir que no cuando ves que todo el mundo está colaborando.

Con los jugadores también nos reunimos cada 15 días de forma grupal cinco o seis jugadores, nos cuentan un poco como lo llevan, hoy hay entrenamiento con los preparadores físicos, te metes un rato a verlo y los saludas.

-¿Cómo es ese entrenamiento de los jugadores?

-Ahora Iñaki les diseña un plan de nutrición y de trabajo para cuando no hacen con el grupo. Preparan con lo que tienen, algunos se dibujan las escaleras en el suelo con cinta aislante, la fuerza la hacen con botellas de agua, el ingenio ha relucido. Estábamos haciendo dos días a la semana y sumamos el tercer día. Intentando hacerles ver que había que estar preparado porque la Federación estaba insistiendo mucho en que había que volver a jugar. Era también un tema muy mental de estar preparado que si había que volver a jugar había mucho en juego. 

-¿Se va a volver a jugar?

-Ayer salió la primera nota de prensa de la Federación donde había unas directrices, es verdad que era para el fútbol de Segunda B y tercera pero nosotros estamos en el mismo ámbito de deporte no profesional, y yo creo que no se va volver a poder jugar. A lo mejor, como están planteando, jugar los play off un partido.

El problema es que no sabemos cuando vamos a salir, ya no se trata de cuando vamos a poder entrenar sino de cuando vamos a poder salir. A lo mejor para esta temporada está bien acabarla así con los play off a puerta cerrada pero el año que viene obviamente habría que darle una vuelta  de tuerca. 

Lo que se está hablando es de ampliar la categoría que son dos viajes más y un mes más de sueldo y si jugamos a puerta cerrada, hay muchos club que  la billetería son una parte importante de su activo, por ejemplo el Córdoba sin ir más lejos si le toca como el año pasado la primera vuelta Pozo, Barça, Inter en casa y no puede tener taquilla al final pasamos a ser una liga local. 

El deporte está hecho para el público, es como si abrieran los teatros para que no fuese nadie, nosotros trabajamos para dar espectáculo al público. Obviamente tienen un marrón grande los que tienen que decidir esto, ahora mismo no somos una necesidad primaria ni mucho menos, hay muchísima gente por delante nuestra que son los que tienen que activar el país para que luego puedan volver los espectáculos.

-Se han hablado muchas fórmulas, ¿serías partidario de cortar y empezar de cero?

Josan González durante la entrevista con La Voz de Córdoba./Foto: LVC
Josan González durante la entrevista con La Voz de Córdoba./Foto: LVC

-Todo lo que se haga va a molestar a alguien, nadie va a quedar contento. Acabo de leer el tweet del equipo de fútbol de mi pueblo que han estado en play off y ahora solo juegan los Play Off de ascenso a Segunda B los cuatro primeros y por ejemplo Puente Gentil ha estado en Play Off.

Lo que están intentando hacer es un poco salomónico y al no haber descenso y jugar los Play Off, aunque sea de esta manera, contentar al mayor número de personas posibles pero todo el mundo no se va a quedar contento. Al ampliar los grupos, hay equipos que seguramente no van a poder con el coste, parece una tontería pero un mes al final es mucho. 

Yo soy partidario de que lo que decidan, lo decidan cuanto antes. Obviamente volver no se puede decidir volver hasta que no se sepa cuando vamos a salir a la calle. Para mí está clarísimo desde el primer día a lo que estamos abogados porque lo estamos viendo en otros países. Creo que hagan lo que haga alguno va a salir perjudicado pero estamos en un caso excepcional y, aunque duela, algunos club tendrán que entender que es lo que toca. 

-Le llama el Córdoba que supongo que para ti era cumplir un sueño entrenar al Córdoba, ¿cómo se digiere este proceso?

-Llevaba ya siete años en Murcia y las dos partes sabíamos que estaba llegando a su fin la historia, sobre todo que yo no iba a dar un paso en falso en el sentido de decir “me voy a ir a cualquier sitio o al extranjero”. Obviamente ni me lo pensé y lo cerramos más o menos rápido, a pesar de que Jose es muy duro negociando. 

-Viene de El Pozo, un club de grandes dimensiones ¿Qué balance haría de ese trabajo y cómo es el club?

-Yo llegué porque el entrenador que estaba antes que yo le salió una oferta en Kuwait, en octubre de 2013, y yo llegaba para terminar esa temporada. Llevaban dos meses de temporada y estaban buscando a alguien, me conocía el presidente de las bases de mi etapa en el femenino en Campillos y me llama. En un principio yo voy para una temporada para ver como funciono y caí de pie, caí en gracia y poco a poco me fui haciendo con muchas cosas. 

Mi trabajo ahí era como ayudante del primer equipo y con mi equipo. Poco a poco me fui haciendo yo también con la dirección deportiva de las categorías inferiores, junto con un compañero que se llama Guillermo y como segundo entrenador. Al final llegué a dirigir siete partidos en primera tras una sanción de Duda, entre ellos la Copa de España entera que perdimos. Eso en cuanto a mi evolución, hasta que llega un momento que ya dices que no es el momento de entrenar a este equipo porque me falta experiencia y es lógico, no hace falta que nadie me lo diga.

A nivel del club yo no sé cuanta historia tiene pero desde que se formó La Liga Nacional ya estaba el club y es un club que ha ido creciendo a la orden del día. Tiene un organigrama muy bien montado, dentro de las instalaciones del Palacio de Deportes tenemos nuestra oficina, que ahora en Vista Alegre también hay un despacho y una sala de juntas. Luego tenemos todas las categorías inferiores muy bien montadas, con entrenadores muy buenos. Muchos detallitos que marcan la diferencia y obviamente es un modelo que vamos a intentar asemejar en Córdoba, sobre todo con las categorías inferiores, captar los mejores jugadores de Córdoba, tenerlos cerca, para que esta filosofía de tener 50 o 70% de la plantilla de Córdoba no se acabe cuando se acabe esta generación pero bueno, para eso hay que sembrar para poder recoger. Esa era una segunda parte de mi trabajo para el que vengo que aquí que se habría empezado una vez que estuviésemos salvados que, obviamente, es lo más importante, tener el equipo ahí como referencia, porque está claro que la ciudad lo demanda como se ha visto en los llenos históricos del pabellón.

-Cuando llega a Córdoba, ¿qué te encuentras cuando llega a nivel del club?

-No hay que olvidar que el Córdoba ha pasado en tres años de la Segunda B a la Primera División, esas prisas por subir hacen que  en todo tenga que ir poco a poco, que el club está a lo mejor un poco verde en algunas fases, puede ser, pero sobre todo me encuentro con muchísima gente con mucha disposición de trabajar y de hacer las cosas bien para que el club sea mejor cada día. Ha sido todo siempre predisposición para querer mejorar. 

Un ejemplo es que Maca tenía su despacho en su casa y a mi me gusta trabajar en donde esté la instalación, ahí había un despacho y lo tenían de almacén, le dije a Jose y Rafa “a mi me gustaría trabajar aquí porque me siento que necesito mi puesto de trabajo” y en dos días estaba aquello limpio, preparado y yo estaba trabajando en Vista Alegre, de hecho tuve que ir el sábado segundo de confinamiento a por el ordenador porque yo lo tenía todo ahí. 

-A nivel de equipo, ¿cómo lo ve?

-A nivel deportivo tengo claro que el equipo tiene posibilidades de conseguir el objetivo, sino no me tiro al charco porque yo vivía muy bien en Murcia, tenía mi vida montada, deportivamente estaba muy bien posicionado también, muy bien mirado, pero yo veo que la plantilla tiene un potencial acorde con el objetivo, de hecho está fuera del descenso. Lo único que yo creo es que hay jugadores que están lejos del nivel por el que se ficharon y mi objetivo un poco fue recuperar a los jugadores que estaban un poco con menos confianza, lo que si tengo claro es que con seis o con siete no podemos conseguir el objetivo, necesitamos a los 14 o 15 al máximo rendimiento y un poco más. Son siete partidos que son los que marcan la historia del club para bien o para mal y hacía falta un poco más del 100%, además el club tiene un margen de crecimiento enorme. Una vez que nos asentemos vamos a ir dando pasos y vamos a ser más ambiciosos deportivamente, siempre que la crisis económica que venga nos lo permita pero creo que la crisis va a afectar a todos los equipos por igual.

A nivel deportivo conocía a todos los jugadores, con algunos había tenido la suerte de coincidir anteriormente y con los que no los conocía porque son muchos años a primer nivel con El Pozo. Yo creía que había jugadores que habían rendido por debajo de su nivel y obviamente ellos lo reconocen y ese ha sido el primer objetivo, subir a todos al barco. Habíamos preparado muy bien el partido de Ferrol, yo creo que teníamos muchas posibilidades de ganar fuera, era la primera semana esa del cambio y la gente estaba con muchas ganas, era la primera semana del cambio, la gente estaba con muchas ganas pero bueno, ahora es secundario. 

-De cara al futuro, ¿qué potencial de crecimiento le ve al Córdoba?

-Antes de la crisis era un equipo que este año siguiente se tenía que consolidar en primera, mantenerse sin pasar apuros, y ya el tercer año en primera marcarnos pequeños objetivos. Primero creo que sería intentar ser el primer equipo de Andalucía con todo lo que ello supone teniendo a Jaén al lado, que ha ganado dos copas además, y obviamente luchar por ese séptimo u octavo puesto que nos diera acceso a un histórico Play Off y a la Copa de España que creo que sería un premio absoluto para el trabajo de tantos años de Jose y de los jugadores que llevan desde el principio aquí y bueno, creo que sería un éxito para toda la gente que trabaja en Córdoba por el fútbol sala. 

Ese sería un poco el planteamiento a nivel deportivo, difícil porque hay que sembrar, regar y trabajar pero confiando en que tenemos capacidad para eso. Hay que ser realista porque los seis primeros es otra liga diferente, solamente en cuanto a presupuesto puede haber un jugador del Inter que cobre más que toda la plantilla nuestra. 

-¿Cómo se consigue lo que consigue Viña Albali? ¿Eso sería posible en Córdoba?

-Viña Albali no ha sido de un día para otro, ha ido construyendo muy poco a poco. Es un equipo que se ha ido consolidando poco a poco, que tiene unos mimbres, que ahora tiene un sponsor que ha metido mucho dinero, han fichado muy bien, han hecho una comunión perfecta afición-equipo y han acertado con el entrenador. Que se puede, obviamente, que es muy difícil y tiene un mérito terrible también. Yo lo veo lejos hoy por hoy, ese boom de estar todos los años segundo o tercero, llegar a Copa, yo creo que se puede pero sería marcando unas metas que hoy por hoy están alejadas de la realidad. Yo soy de las personas que creen que nada es imposible pero si me dices que Dumbo volaba te digo que es mentira. Es verdad que se puede, que vamos a intentar jugar con el corazón todos los partidos arropados por mucha gente, pero de ahí a lo que ha hecho Valdepeñas, es que nadie lo ha hecho. Una cosa es lo de Jaén que tiene también mucho mérito pero es competiciones cortas, como Copa, Copa del Rey, y otra cosa es ser un equipo tan sólido durante toda la cosa regular, a la altura solo de los grandes. Ahora hay que intentar mantenerse, porque lo malo que tiene comer jamón ibérico todos los días es que ahora quieres todos los días jamón ibérico y hay días que hay que comer mortadela, nosotros vamos a ir comiendo mortadela poco a poco y ya llegará el día que nos comamos un plato de jamón.

“A nivel deportivo tengo claro que el equipo tiene posibilidades de conseguir el objetivo, sino no me tiro al charco porque yo vivía muy bien en Murcia, tenía mi vida montada, deportivamente estaba muy bien posicionado también”

-Josan no llega al Córdoba de la nada ni solo de El Pozo, ¿cómo influye todo ese bagaje?

-Tengo la suerte de haber entrenado en todas las categorías que hay, desde prebenjamines hasta Primera y Segunda femenina, pasando por Segunda y Primera masculina. Yo lo que creo que no me doy realmente cuenta del entrenador que era y como he ido creciendo con la experiencia y la formación que he ido adquiriendo. Me enriqueció mucho robar ideas de los demás, que creo que es muy importante y luego a nivel de gestión. El año del femenino fue un año muy duro porque bueno, bajaban cuatro y quedamos quintas por la cola, nos salvamos pero hubo problemas de pago desde el primer día y a nivel de gestión creo que me convalidaron psicología ese día. 

Luego al final en el día a día con El Pozo, estás dentro de un vestuario que para lo bueno y para lo malo hay movidas con tíos que son cracs y ganan cinco veces más que tu y si eres listo y te fijas en las cosas vas aprendiendo, pero bueno tu ya tienes un bagaje sobre cosas que has visto para luego tu resolver tus problemas porque, obviamente, vas a tener problemas cien por cien y vamos a tener que resolverlos y de esa resolución de problemas es donde va a radicar el éxito de Josan, del Córdoba y del futuro proyecto.

-¿Cómo va a jugar el Córdoba cuando pueda jugar?

-Bueno, nosotros vamos a intentar tener una defensa muy agresiva como tenía Maca pero con cambios y luego en el ataque vamos a variar un poco, pero sobre todo la idea es intentar que cuando la gente vaya a Vista Alegre se divierta, además de ganando, que todo el mundo se divierte ganando, vamos a intentar dar espectáculo, tener jugadores que realmente levante a los espectadores de la butaca como se suele decir. Vamos a fomentar el equipo para eso, para que no tengan miedo, para que encaren, en fin para que la gente relacione ir a Vista Alegre con pasárselo bien independientemente de ganar o perder, obviamente todo ello dentro de un marco de orden y con el principal objetivo de sumar puntos.

-¿Qué mensaje le mandaría a la afición?

-Ahora mismo que se queden en casa que cuanto más nos quedemos en casa antes podremos volver a disfrutar, no solo del fútbol sala sino de dar un paseo con los niños por la calle. 

A la afición felicitarla porque han puesto a Córdoba en todo lo alto, cuando yo hablo con un jugador que me interesa todo el mundo habla de las ganas que tiene de jugar con ese pabellón lleno cantando el himno y obviamente felicitarlos porque se han volcado con el equipo y tienen un mérito enorme de que el equipo esté donde esté y que para conseguir todo lo que hemos dicho necesitamos ese Vista Alegre lleno, esa Córdoba volcada que yo he visto como rival, incluso en mi partido de Segunda creo que había 2000 personas, una exageración, y eso es lo que les pido que cuando todo vuelva a la normalidad que ellos vuelvan a la normalidad con nosotros y que se dejen la garganta como han hecho toda la temporada y las anteriores.