Maca: “Tenemos que intentar por todos los medios no defraudar a esta gente”


Miguel Ángel Martínez, Maca./Foto: Irene Lucena
Miguel Ángel Martínez, Maca./Foto: Irene Lucena
Miguel Ángel Martínez, Maca./Foto: Irene Lucena

“Cuando salí por la bocana de vestuarios y meré hacia arriba, hasta en los barrotes que separan el anfiteatro de arriba estaba gente apostada. Lo comento con mis amigos y mi familia, que ese día lo tendré grabado de por vida”. Así explica el entrenador del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, Miguel Ángel Martínez, Maca, lo que sintió la primera vez que vio un lleno en Vistalegre.

El técnico nos recibe al acabar el penúltimo entrenamiento de 2019, un año que jamás olvidará tras el ascenso a Primera División que consiguió con el equipo blanquiverde. En la siguiente entrevista, Maca habla de su equipo, del momento en que se halla, de cómo es su plantilla, su presidente y de la importancia de conseguir un “éxito” tan importante para la ciudad como mantener a su escuadra en la mejor liga del mundo, con el presupuesto más bajo de la categoría. Ahí es nada, pero retos más difíciles ha conseguido.

-¿Qué nos espera en 2020 con el Córdoba Patrimonio?

-Espero que nos traiga el éxito deportivo de mantener la categoría, que es el objetivo primordial del club y es a lo que todos aspiramos. Entendiendo que es nuestro primer año, creo que sería un logro bastante importante para el proyecto, para la ciudad, para el club… que cuando termine la liga regular en 2020 digan los números que somos equipo de Primera División.

-Hablamos de 2020, pero 2019 ha sido un año muy importante.

-Todos los que estamos en el club lo recordaremos de por vida. Ese 1 de junio conseguimos un ascenso a Primera División, que no era el objetivo en un principio -porque quizá no éramos un equipo con los mimbres para subir-, pero conseguimos llegar a ese play-off, donde es verdad que el equipo hizo un trabajo extraordinario y, al final, se consiguió un hito. 2019 nos dio el debut en Primera División con ese histórico triunfo ante uno de los fuertes de la competición, como es el Magna. Todos los que estamos aquí recordaremos 2019 como un año fabuloso.

-“Un hito” ¿Se ha valorado la dimensión de ese ascenso?

Miguel Ángel Martínez, Maca./Foto: Irene Lucena

-Creo que sí. No hay más que venir un partido a vernos. Siempre digo que Córdoba es una ciudad con una tradición de Futsal y con unas ganas de verlo de toda la vida. Yo que conozco este mundillo y veo el día a día, creo que Córdoba está impregnada de Futsal desde siempre. No hay nada más que ver la cantidad de clubes, lo bien que se trabaja con las bases… Y, cuando ha llegado la oportunidad, hemos visto que la respuesta social ha sido fabulosa. Ya el año pasado hubo varios llenos en Vistalegre y este, sin ir más lejos, el día que jugamos contra Burela era un martes por la noche -al día siguiente había que ir a trabajar- y se registró una entrada de 3.200 personas. Eso da una idea de lo importante que es el fútbol sala para la ciudad y de lo entusiasta que está toda la afición, el club y todo el mundo.

-¿Qué siente cuando sale al campo y ve todo esto lleno de gente?

-Es fabuloso. Recuerdo el primer lleno que he visto desde dentro, como coprotagonista del asunto. Fue el día que jugamos en Copa contra El Pozo de Murcia. Cuando salí por la bocana de vestuarios y meré hacia arriba, hasta en los barrotes que separan el anfiteatro de arriba estaba gente apostada. Lo comento con mis amigos y mi familia, que ese día lo tendré grabado de por vida. Porque es un privilegio para nosotros ver Vistalegre con ese ambiente.

“Sin ir más lejos, el día que jugamos contra Burela era un martes por la noche -al día siguiente había que ir a trabajar- y se registró una entrada de 3.200 personas. Eso da una idea de lo importante que es el fútbol sala para la ciudad”

-Hablaba de aquel 1 de junio. En Mengíbar se consiguió el ascenso en un pabellón mucho más pequeño que este, ¿cómo se gestiona esa presión?

-Es una cancha con unas características muy diferentes a la nuestra. Allí el calor del público se nota. Aunque tiene un aforo de escasamente mil personas, es una pista muy caliente donde la gente está muy cerca de la zona de juego. Ascender allí, con aquel ambiente deportivamente “hostil” y contra un equipo que venía haciendo las cosas muy bien, la verdad es que es algo que guardamos en la memoria. Recuerdo a la gente saltando cuando acabó el partido. Yo no sabía si saltar, si correr, llorar, reír…

-Y, ¿cómo fue aquella noche?

Maca abraza a Juanra al finalizar un partido./Foto: Irene Lucena

-Después de hacer las típicas fotos, fuimos a la Feria (era el segundo fin de semana). Apenas habíamos podido disfrutar porque lo que nos traíamos entre manos era muy importante y habíamos tenido que entrenar todos los días. Ni los jugadores ni el cuerpo técnico podíamos permitirnos el lujo de dar una vuelta por la Feria. Recuerdo que ese día, los jugadores -en previsión de que eso ocurriera- hablaron con una caseta para que nos hicieran un reservado. Nos fuimos todos y fue una fiesta.

-Desde entonces hasta ahora han disputado una vuelta completa de la liga en Primera ¿En qué momento está el equipo? Y cuál ha sido el mejor partido.

-Partidos complicados ha habido muchos. Creo que la mejor primera parte que hemos hecho en lo que va de campeonato fue cuando jugamos contra Burela, que era un rival directo. Al margen del 5-1 final, a nivel de vistosidad de cara al espectador, creo que fue un partido muy bueno. Se han hecho partidos muy buenos, como el día del Levante. Incluso contra Inter Movistar, aquí en casa, que se perdió por la mínima, pero dando una imagen muy buena, de competitividad durante los 40 minutos. Incluso tuvimos, a falta de tres segundos, una situación muy clara para empatar. Y la gente se fue muy contenta. Recuerdo una imagen, el día del Barcelona, que a final se impuso la calidad del equipo catalán, que es uno de los mejores del mundo, a falta de minuto y medio con un marcador muy holgado para ellos todo Vistalegre se puso en pie para animar al equipo, porque reconocían el esfuerzo que se había hecho.

-¿Cómo es la plantilla que dirige?

-Son gente muy humilde, que tiene el trabajo por bandera. En el campo corren, codo con codo, con los compañeros. Donde no llega uno llega el otro. Somos un equipo que, desde la humildad, intentamos hacerlo lo mejor posible; dejarnos hasta la última gota de sudor en la pista. Esa una de nuestras fortalezas. Son todos muy buenos chichos. El vestuario está sano y es gente muy acogedora.

-Y cómo es el presidente.

-Un trabajador incansable. Como dice él, es un cazador de causas perdidas. Todo lo que se le mete entre ceja y ceja lo termina consiguiendo. Tiene una gran capacidad para llevar a cabo distintas áreas del club. Lo mismo está de reunión con un colaborador importante, que está acompañando a algún jugador a la clínica. Es también muy humilde; multiusos, digo yo. Y con una capacidad de trabajo enorme.

¿Y cómo es Maca? Tiene fama de duro.

Miguel Ángel Martínez, Maca./Foto: Irene Lucena

-Más que duro, diría meticuloso. Soy un entrenador al que le gusta mucho cuidar los detalles. Trabajo mucho también. Quizá durante el entrenamiento o el tiempo en la pista, pero los jugadores saben que luego pueden contar conmigo para cualquier cosa. Río con ellos, me voy de cervezas con ellos cuando se puede. Pero sí es verdad que trabajo mucho, que me fijo en los detalles. Me gusta aprovechar mucho el entrenamiento. Hay veces que el jugador viene  con sus problemas de casa o con la mentalidad que no es la óptima para entrenar y por ahí llamo un poco la atención e intento que todos estén centrados en el trabajo, porque tenemos una cosa preciosa entre manos y tenemos que intentar que no se nos vaya.

“Somos un equipo que, desde la humildad, intentamos hacerlo lo mejor posible; dejarnos hasta la última gota de sudor en la pista”

-No me quiero ir sin hacerle esta pregunta ¿Nos vamos a salvar?

-Esa es la pregunta que tenemos todos en la cabeza. Quiero responder en clave positiva. Va a ser un año muy difícil hasta el final. Ahora estamos en una situación que da algo de esperanza. Hemos completado la primera vuelta y no hemos pisado la zona de descenso. Pero viene una segunda vuelta muy larga, muy dura, donde quizá el factor sorpresa de los primeros partidos ya no va a existir y siempre va a ser más difícil competir. Pero todos queremos, por la importancia del proyecto, por lo que está creciendo el club… No quiero cargar de más responsabilidad a los jugadores ni meter presión, pero es cierto que tenemos que intentar por todos los medios no defraudar a esta gente que está con nosotros todos los sábados aquí. No hay nada más que ver la ilusión cara de los niños, la de los padres. Hay una expectación social tremenda. No queremos que esto sea flor de un año. Vamos a poner todo de nuestra parte, todo nuestro trabajo para que el equipo continúe en Primera División porque Córdoba lo merece.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here