El juez rechaza el recurso y cuestiona a la Federación


El titular del Juzgado de lo Mercantil considera que la venta de la unidad productiva es "justa, legal y lo mejor para todos"

Luis Rubiales./Foto: EP Federación juez
Luis Rubiales./Foto: EP
Luis Rubiales./Foto: EP Federación juez
Luis Rubiales./Foto: EP

El juez del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Córdoba, Antonio Fuentes, cuestiona que la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) “moderna, que está abriendo el fútbol español fuera de nuestras fronteras -léase la próxima Supercopa a celebrar en Arabia-, una liga que se está potenciando como producto a exportar, un modelo de gestión, unos profesionales, etc, que adquieren un prestigio, no casa precisamente con cerrar la puerta a inversores que no vienen sino a potenciar ello”, en alusión a la venta de la unidad productiva del Córdoba CF.

Así lo expone el juez en el auto que acuerda desestimar el recurso interpuesto por la Real Federación Española de Fútbol contra el auto de 18 de noviembre de este año en el que el juez autorizaba la separación de la unidad productiva del Córdoba Club de Fútbol de la Sociedad Anónima Deportiva (SAD) y se abría el proceso de subasta para la venta de dicha unidad.

En concreto, el recurso de la RFEF se basaba en dos ideas: por un lado “el principio de integridad de la competición”, que considera “violentado”, y por otro lado, “la problemática relacionada con la inclusión en la unidad productiva de los derechos federativos”.

Según se recoge en el nuevo auto judicial, fechado en esta jornada y facilitado por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), el juez considera que la venta de la unidad productiva es “justa, legal y lo mejor para todos”.

En relación al recurso interpuesto de la RFEF, el magistrado recuerda que ya tuvo ocasión de hacer algunas apreciaciones en su resolución del 26 de noviembre, de modo que “sin duda alguna el tono de la RFEF ha mutado sensiblemente en sus formas”, algo que el juez celebra que así sea, “dado que era absolutamente incomprensible e inaceptable la forma de defender su más que lícita posición jurídica por parte de la RFEF”.

Y es por ello por lo que en la resolución de este recurso no toma en cuenta “más que las meras razones jurídicas” porque además está “plenamente convencido de que el escrito de recurso, en sus formas, no representa a la RFEF ni a sus órganos de dirección, ni siquiera a sus servicios jurídicos, y que no dejó de ser una salida de pata de banco del letrado firmante del escrito, que en un malentendido derecho de defensa de sus lícitos argumentos jurídicos, quizás en una mala tarde –o mañana–, se excedió sobremanera”.

Al hilo de ello, aclara que no va a “consentir ni una sola vez más contenidos como el del escrito del recurso”, subrayando que “nadie ni nada, ni en formas ni en fondo está por encima de los jueces y tribunales”. “Con respeto y educación todo es defendible y admisible por este titular, pero cuando falta el decoro, si alguien piensa que este titular va a mirar para otro lado y a permitir que se insulte al Poder Judicial, que vaya cambiando su creencia”, ha apostillado.

“Estabilidad económica”

En sus razonamientos, el juez ha defendido que “el Córdoba pasa de estar en una dramática situación a tener una estabilidad económica”, al tiempo que “los casi 150 trabajadores de la entidad, muchos no precisamente millonarios, sino humildes trabajadores, van a poder seguir trabajando y cobrando”.

Igualmente, ha destacado que no logra entender “por qué las grandes inversiones sólo pueden ser para los grandes clubes y sus ciudades”, de manera que “para éstos todo es alfombra roja, pero cuando un club humilde tiene la suerte de poder, al menos, tener la posibilidad de levantar el vuelo, algo que es bueno para la ciudad y para el fútbol, cuesta un mundo convencer de ello”.

En este sentido, el togado remarca que “no se violenta a nada ni a nadie, el Córdoba CF seguirá compitiendo atendiendo sus obligaciones”, de manera que expone que no le cabe duda que “la RFEF va a entender este escenario como ha entendido otros en otros momentos, entre otras cosas porque es lo legal y además justo”.

Cabe recordar que el juez de lo Mercantil número 1 acordó a finales de noviembre autorizar la venta de la unidad productiva del Córdoba Club de Fútbol SAD en los términos de la única oferta presentada, con tres millones de euros, por el grupo inversor Infinity, después de que no se ha presentado oferta de ningún tipo, ni se ha hecho ingreso económico alguno en la cuenta del Juzgado tras finalizar el plazo concedido desde el día 18 de noviembre.

No obstante, aclaró que la resolución “es una autorización, no es una obligación, no es una adjudicación de una subasta judicial, no se está liquidando nada”, sino que “se autoriza a la administración concursal a que culmine el proceso de venta si lo estima oportuno”. Así, el juez explicó que “la administración concursal está habilitada para culminar la venta, pero no obligada a hacerlo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here