Lolo Vinos, entrenador del Juvenil del Córdoba Patrimonio: “Si tú tratas a los jugadores como se merecen, lo más bonito de ser entrenador es que te lo devuelven multiplicado por cien”


entrenador
Lolo Vinos, entrenador del Stilo Textil Córdoba Futsal./Foto: Irene Lucena
entrenador
Lolo Vinos, entrenador del Stilo Textil Córdoba Futsal./Foto: Irene Lucena

Llegamos a Vistalegre, el pabellón donde el primer equipo del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, está escribiendo las páginas de oro del deporte cordobés actual. En los alrededores, todo habla del Open de Pádel, pero en la puerta de acceso a deportistas nos espera el entrenador del Stilo Textil Córdoba Patrimonio. O lo que es lo mismo, el Juvenil del primer equipo blanquiverde.

Lolo cuenta con una experiencia en los banquillos más que contrastada y, en su primera temporada con los chavales del Córdoba Patrimonio, mantiene a su equipo invicto y líder de División de Honor. Sobre el parqué de Vistalegre la estructura de la pista de pádel, desde la grada el míster nos explica cómo ha sido su adaptación a este nuevo proyecto, cómo es su equipo, qué espera de sus chicos y de la admiración que siente por ellos y por los del primer equipo blanquiverde. 

-¿Cómo llega Lolo Vinos a entrenar al Juvenil del Córdoba Patrimonio?

-Se puso en contacto conmigo el director deportivo, Rafa García, y me comentó la posibilidad de hacerme cargo. El año pasado no había entrenado y me apetecía. Era una oportunidad importante, porque me gusta mucho entrenar la base y conocía a bastantes jugadores. A algunos los he tenido en etapas anteriores.

-El comienzo de temporada ha sido fulgurante.

entrenador
Lolo Vinos, entrenador del Stilo Textil Córdoba Futsal./Foto: Irene Lucena

-Es complicado -el equipo es nuevo, jugadores nuevos- acoplarse al entrenador, pero la verdad es que hemos solventado. Los partidos han sido complicados, en pistas como Ceuta, Melilla y en Motril. El equipo está muy bien. Los chavales tienen una actitud y una ilusión increíbles y eso es lo que ha permitido poder competir en los partidos y, luego, en los últimos minutos muchos de ellos han caído a nuestro favor.

-Si tuviera que destacar una característica del equipo…

-El lado personal de los jugadores. Son espectaculares. Los equipos se conforman de individualidades que son las que hacen que el grupo luego sume, en la parte deportiva. Pero en un deporte como este y en este tipo de categorías es muy importante el lado personal. Y es increíble cómo los chavales vienen a entrenar y la actitud que tienen. Y como se han enfrentado a un cambio de entrenador, que viene y ellos se han abierto; han comprado la propuesta que les hemos ofrecido, sin miramientos. No han mirado el lado individual para nada y el grupo está por encima de todo. Hemos conseguido hacer una gran familia en poco tiempo y eso es lo que nos queda. Porque los resultados, ahora mismo, están siendo favorables pero nunca sabes si lo van a seguir siendo y cuando la pelota no entra tiene que dar algo. El trabajo y, en este caso, el grupo y la familia que han formado.

-¿Cómo juega el Stilo Textil?

entrenador
Lolo Vinos, entrenador del Stilo Textil Córdoba Futsal./Foto: Irene Lucena

-Con una defensa alta, presionante, que creemos que es lo más similar al equipo que tenemos arriba. Un equipo que roba el balón en cancha contraria. Tenemos varios jugadores en posición de pívot, lo cual es una carencia que tenemos en el equipo de Primera División y tenemos tres jugadores bastante buenos en esa posición y queremos explotarlos para que el día de mañana puedan sacar ese tipo de jugador para el equipo grande. Sabe jugar en sistema 3-1 con pívot, también de 4 (otro modelo de juego que el senior también lo usa) y sobre todo, teniendo el balón y con una propuesta de ataque clarísima y siendo muy agresivos en la defensa.

-¿Cuál cree que es el techo que tiene este equipo?

“Hemos conseguido hacer una gran familia en poco tiempo y eso es lo que nos queda”

-Cuando hablo con Rafa, una de las cosas por las que me apetece coger el equipo es porque llevo mucho tiempo entrenando y la idea nuestra es terminar de formar a los jugadores. Que alguno de los jugadores llegue al equipo grande. El techo sería ese, que dentro de unos años veamos a muchos ahí. A corto plazo, esta temporada, intentar meternos entre los dos primeros para jugar la Copa de España. Por trabajo y ganas no va a ser. Otra cosa es que los resultados acompañen, porque los demás rivales también juegan, son buenos equipos y todos entrenan para lo mismo. 

-¿A cuántos jugadores de su plantilla ve jugando en Primera?

-Muchos. Si vemos que tenemos, ahora mismo, a 11 jugadores en el primer equipo que son de Córdoba, no se nos puede olvidar de dónde vienen. Vienen de jugar en Tercera División, en Segunda B, en Provincial… Hasta llegar a donde están han tenido que pasar todo ese camino. Si pensáramos que nuestros jugadores van a salir del Juvenil y ya van a dar el paso al equipo de División de Honor estamos equivocados. Ellos tendrán que seguir formándose y, cuando les llegue el momento, tener la oportunidad. Pero veo a muchos, porque son buenos deportistas. Tienen un espejo, que es el mejor que pueden tener, a 11 jugadores de Córdoba en el equipo de Primera. Pero son 11 ‘tíos’ normales y corrientes, súper humildes. Si el modelo que eligen es ese, veo a muchos jugadores en el primer equipo.

-Habla de la importancia de que se formen ¿Es muy complicado en el deporte de élite no caer en la tentación de competir por encima de la formación?

entrenador
Lolo Vinos, entrenador del Stilo Textil Córdoba Futsal./Foto: Irene Lucena

-Normalmente, en casi todos los equipos, los egos personales están por encima del bien común. Pero entiendo que el ego de un entrenador en una categoría de Primera o Segunda División, donde se está jugando un proyecto entero o su puesto de trabajo, al final tiene que buscar el bien común para mantener el proyecto y, a lo mejor, tienes que dedicarte más a eliminar la formación… Pero en un equipo Cadete o Juvenil no puede prevalecer el resultado sobre la formación de los futbolistas. Hay que invertir en formación, a cosas que se den en situaciones de partido donde, cuando lleguen a otros niveles más altos, se vaya a dar eso. Podemos jugar a otra cosa, pero vamos a perder muchas facetas del juego que ellos van a tener que asumir. Si eso se elimina, no podemos pedir que luego esos jugadores tengan una buena formación. Si queremos diversidad en las posiciones y que, cuando lleguen arriba, el entrenador les explique su modelo de juego y sepan hacerlo, la formación tiene que priorizar sobre el objetivo final.

-¿Es muy difícil convencer a un jugador, por ejemplo, de que cambie de posición porque el entrenador vea que es más válido para otra?

-Es complicada la imposición. Los entrenadores muchas veces imponemos las cosas sin darnos cuenta de… Al jugador hay que convencerlo desde el conocimiento. Tienes que aportarle datos y el porqué de las cosas. Cualquier jugador quiere mejorar, si le explicas la realidad del juego, la realidad de sus cualidades y que va a ser beneficioso para él, te lo compra. El problema es cuando le impones a un jugador ‘tienes que jugar ahí, porque lo digo yo’. Entonces carece de confianza en ti. 

-¿Cómo se vive, desde el Juvenil, lo que está haciendo el primer equipo del Córdoba?

“Si queremos diversidad en las posiciones y que, cuando lleguen arriba, el entrenador les explique su modelo de juego y sepan hacerlo, la formación tiene que priorizar sobre el objetivo final”

-Con una ilusión increíble. Para las personas que llevamos tantos años en el fútbol sala esto era impensable, que esté en Primera División y, máxime, con 11 jugadores de la casa (que a algunos he tenido la suerte de entrenarlos en la base). Y luego con una admiración todavía más grande, porque son tíos muy normales. Vas a otro deporte y a la gente que está en la élite, casi hay que hablarle de usted. Coincidimos con ellos en los entrenamientos y los chavales los ven, los saludan y son los mismos de siempre. Son un espejo (para los chavales). Estoy todo el día recordándoles que, si 11 tíos de la casa han conseguido el objetivo y se parten la cara todas las semanas, mínimo nosotros tenemos que hacer lo mismo. Mínimo, a partir de ahí ya veremos a dónde llegamos.

-¿Qué supone para la ciudad tener a un equipo como el Córdoba Patrimonio en Primera División?

Lolo Vinos, entrenador del Stilo Textil Córdoba Futsal./Foto: Irene Lucena

-A nivel social, ya estamos viendo la cantidad de gente que se ha movilizado. El fútbol sala en Córdoba estaba un poco dormido, porque no teníamos ningún referente en la capital, era más en la provincia. A nivel deportivo, este año creo que se han incrementado los equipos en la Federación: el año pasado había siete u ocho equipos en cadetes y este hay 22; en Senior provincial había seis o siete y este año creo que hay 14; se han duplicado todas las categorías de ferderado en Córdoba. Eso a nuestro deporte en la ciudad le da muchísimo.

-Pero en Córdoba siempre se ha jugado mucho al fútbol sala.

-Sí, incluso gente que queda los sábados y los domingos para jugar. Pero era muy difícil competir con el fútbol siete. En los deportes federados era complicado. Sí había muchos en municipal. Esto le  ha dado un empuje bastante grande, porque la tradición está, pero la gente estaba un poco dormida. Ahora se ha animado.

-Ahora hay apoyo de instituciones públicas como el Ayuntamiento y privadas como el Cabildo al Córdoba Patrimonio. Pero ¿que le haría falta al fútbol sala cordobés?

“El fútbol sala en Córdoba estaba un poco dormido, porque no teníamos ningún referente en la capital, era más en la provincia”

-Apoyo siempre. Pero hay que ver en la situación en que estamos, porque también hy que apoyar al baloncesto, al balonmano… es complicado. En este caso, creo que hay que apoyar al deporte de élite, que moviliza a tanta gente. Y si el fútbol sala está donde está y ha llegado sin ayuda -porque ha tenido muy poca del anterior gobierno del Ayuntamiento, por circunstancias— hay que apostar, porque lo que se da se recibe con creces. Hay que invertir.

-Ahora empieza a conocerse más cómo trabaja el primer equipo, pero cómo lo hace un equipo de cantera.

-Siempre se tiene que readaptar, porque no se nos puede olvidar que el primer equipo entrena siete u ocho sesiones. Entrenando en pistas de colegio, como siempre se ha hecho, y nosotros no tenemos queja en tema de material por parte del club. Soy un privilegiado porque entrenamos dos días en Vistalegre y otro en Fidiana. Pero un equipo base la manera de entrenar tiene que readaptarla porque el tiempo es oro.

-A lo largo de su trayectoria como entrenador, cuál es el mejor y el peor recuerdo.

Lolo Vinos, entrenador del Stilo Textil Córdoba Futsal./Foto: Irene Lucena

-Gracias a Dios, buenos recuerdos tengo muchos. No podría destacar alguno. Me quedo, sobre todo, con la cantidad de gente que he conocido en el mundo del fútbol sala, amigos, jugadores que he entrenado y me traen a sus hijos para que los entrene (he montado una escuela). Momentos malos hay muchos, pero no merece la pena ni nombrarlos. Me quedo siempre con lo bueno. Al final, los deportistas tenemos días muy, muy malos, pero siempre hay una verdad, que es la que tienes que transmitir, y por suerte el deporte te da otra oportunidad de volver a los buenos.

-¿Qué es lo mejor de ser entrenador?

-Lo que les das a los jugadores, te lo devuelven multiplicado por diez. Sobre todo uno que ha sido jugador (me considero todavía jugador, no entrenador), porque cuando uno está entrenando tiene que ponerse en el lado de todos y cada uno de los jugadores. Son 10, 12, 14 o 16 personas diferentes y te tienes que poner en lo que te molestaría a ti en cada situación e intentar no hacerlo. Si tú tratas a los jugadores como se merecen, lo más bonito de ser entrenador es que te lo devuelve multiplicado por 100. Eso es lo más gratificante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here