Linternas y gritos de “tieso”: la otra realidad del Córdoba


Córdoba
Los aficionados blanquiverdes encienden las linternas de sus teléfonos móviles./Foto: Irene Lucena
Córdoba
Los aficionados blanquiverdes encienden las linternas de sus teléfonos móviles./Foto: Irene Lucena

El partido que enfrentó este sábado al Córdoba CF y al Badajoz, más allá de lo meramente deportivo, dejó varios detalles en la grada. Con una afluencia que rondó los 9.400 espectadores, estos corearon durante un buen rato el ya habitual grito de “tieso” al presidente de la entidad, Jesús León.

Y es que, aquella famosa comparecencia, en la que el propio mandatario se autoimpuso ese apelativo, acompañado de su localidad de origen, se ha grabado a fuego en el ideario colectivo de un cordobesismo, que se tomó con bastante sarcasmo las informaciones de los supuestos problemas del club con Endesa. Así, cuando en la segunda mitad no se encendían los focos del Arcángel, la guasa salió con las linternas de los móviles encendidas en la grada, como si de un concierto de Alejandro Sanz se tratase.

El sistema Martín comienza a dar sus frutos

Si en Yecla las dudas sobre el modo de jugar del Córdoba asaltaban al más pintado, ante el Badajoz los blanquiverdes cuajaron su mejor partido en lo que va de temporada. Las conexiones comenzaron a funcionar, respaldando al Martín y a su sistema de juego. Sin embargo, caprichos del fútbol, el cuadro cordobesista no venció.

Cara y cruz

Owusu, además de ser el autor del gol, demostró que cuando tiene el balón pasan cosas y se está convirtiendo en el jugador franquicia del Córdoba. También pasan cosas con Djetei, pero no las que desearía cualquiera. Su penalti nada más arrancar el choque fue el reflejo de una mala primera mitad del defensa blanquiverde. Mientras que Chus Herrero se sumó a la “fiesta” y tuvo la suerte de que el colegiado no lo expulsara poco después, por una acción evitable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here