León busca al mediador Oliver para retener el club


La situación retorna a diciembre de 2017, cuando ambos fueron de la mano a comprar el club

Oliver Córdoba
Imagen de archivo de Luis Oliver, Jesús León y Aythami./Foto: LVC
Oliver
Imagen de archivo de Luis Oliver, Jesús León y Aythami./Foto: BJ

(Emilio Leiva). Como adelantábamos en La Voz de Córdoba el pasado miércoles, el empresario navarro Luis Oliver, el único que, con habilidad y astucia sigue manteniendo hilo directo con León, sabedor de que es la única forma posible de cobrar lo que le adeuda, tiene un preacuerdo verbal con González y con León para asumir la posición del montoreño en el contrato de compraventa de las acciones del Córdoba C.F. a Azaveco. 

Hasta aquí, todo según lo reseñado. El lunes, con mantel y viandas, se reunió Oliver con González para cerrar los flecos. La propuesta de León, incapaz de hacer el pago que le queda pendiente a Oliver, pasaría por requerirle tres millones de euros y un sueldo de presidente de 250.000. De esta forma, Oliver adquiriría el Córdoba C.F. y asumiría, tras la conformidad de González, la deuda de 4’5 millones que abonaría una vez ascendido el Córdoba a Segunda.

Oliver chapurrea a quien le quiera oír su disconformidad sobre que León siga de máximo gestor, aunque sea decorativo, y airea que es el principal escollo de la operación. Nada más lejos de la realidad. Juego de trileros de difícil solución. 

La situación retorna a diciembre de 2017, cuando ambos fueron de la mano a comprar el club. Ese es el escenario. No se engañen. León anuncia querellas como medida de chantaje para la negociación y Oliver es el mediador. Cuesta trabajo creer que González haya aceptado ese trueque cuando vetó a Oliver de la compraventa. Habrá que ver las cláusulas del nuevo contrato ficticio que airean y que pinta más como compadreo de dos para forzar una negociación que una realidad fiable. La sociedad León y Oliver busca arrinconar a González para posponer el pago a dentro de unos años y simulan una compraventa entre ellos por un valor de tres millones como parte del show. Oliver se ofende por la cuantía y la imposición de su figura. González acepta el circo mientras sigue con la reclamación judicial del club. El Córdoba C.F. sigue sin abonar a Torres y Sandoval para evitar la suspensión de los derechos federativo. El viernes día de pago. Había una vez… había una vez… un circo lleno que alegraba siempre el corazón.