Hasta más ver


El Córdoba CF se despide en un campo grande en el partido más triste

Córdoba
Un lance del encuentro entre el Deportivo y el CCF./Foto: Deportivo de la Coruña
Córdoba
Un lance del encuentro entre el Deportivo y el CCF./Foto: Deportivo de la Coruña

El Córdoba ya es equipo de Segunda B. Más de lo que era. Menos de lo que será cuando llegue septiembre y llegue la depresión, la de verdad. Entonces nos quedará Enrique, José Eduardo y Rafa. En definitiva, los que nunca faltan a su cita con el Córdoba, con los de las frenas blanquiverdes que, estén donde estén, son las que a unos pocos les duelen como un puñal en mitad del pecho.

El mismo puñal que, por esperado, se ha clavado por penúltima vez en Riazor. Un campo mítico para que caiga un equipo infame que, como sus dirigentes, nunca estuvo a la altura de las circunstancias. Por suerte, el último capítulo ya se cerró y ahora toca pensar en lo que viene, en la realidad terrible de la categoría de bronce, la que ha mantenido en el pozo a grandes clubes y de la que el Córdoba debe escapar lo antes posible.

Entre tanto, el encuentro de este sábado sirvió para que un clásico como el Deportivo se aferrase a una promoción que, aunque dice poco del conjunto que fue, el peso de la camiseta sirvió para doblegar a la del Córdoba. Ya sólo queda esperar que la blanquiverde asuste en los campos que vienen. Ahora solo queda despedirse, hasta más ver.