La eterna duda de Jaime Romero


El extremo fue uno de los señalados del partido ante el Oviedo

Jaime Romero conduce el balón./Foto: Jesús Caparrós
Jaime Romero conduce el balón./Foto: Jesús Caparrós
Jaime Romero conduce el balón./Foto: Jesús Caparrós
Jaime Romero conduce el balón./Foto: Jesús Caparrós

El periplo de casi dos temporadas de Jaime Romero en el Córdoba CF, a buen seguro, no será recordado por la brillantez de su juego. El habilidoso extremo que llegó del Osasuna nunca terminó de explotar en el Córdoba y, de hecho, la pasada temporada acabó la segunda vuelta del campeonato, cedido en el Lugo.

No fue un año fácil para el manchego que, antes de partir a tierras gallegas, vio como primero con Carrión, luego con Merino y, después, con Jorge Romero nunca encontró protagonismo. Tuvo que ser en el Lugo -y sin grandes alardes- donde de la mano de Francisco pareció recuperarse. Un hecho que le sirvió para no volver a salir a préstamo (de nuevo con Francisco como valedor y, más tarde, con el límite salarial como motivo). Y, así, con Sandoval, Curro Torres y Rafa Navarro, Romero ha sido protagonista en numerosas ocasiones en las que, con cuenta gotas, ha dejado perlas de lo que un jugador de su gran calidad técnica podría llegar a ofrecer.

En la duda de sus condiciones-rendimiento, el último ejemplo se vio en el Carlos Tartiere. Y es que, durante los casi 30 minutos que estuvo sobre el césped, ni en defensa ni en ataque se le vio. De hecho, su bagaje defensivo -escaso- llevó a Menéndez a sufrir más de lo necesario. A lo que hay que sumar que -casualidad o no- su lesión y la salida al campo de Federico Piovaccari cambiaron por completo al Córdoba, para mejor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here